La tenista imbatible juega en silla de ruedas

Se llama Esther Vergeer y es una de las estrellas de los Juegos Paralímpicos: hace 13 años que no pierde

Con más de 13 años en el primer puesto en los rankings del tenis en silla de ruedas e invicta desde 2003, con 465 victorias consecutivas, Esther Vergeer comenzó su participación en los Juegos Paralímpicos de Londres con una prueba sólida de que es la atleta con más dominio en un solo deporte.

La holandesa de 31 años amplió ese dominio a 468 partidos, con un 6-1, 6-0 frente a la tailandesa Sakhorn Khanthasit en los cuartos de final del martes.

La opinión generalizada es que sólo la paquistaní Jahangir Khan ha tenido una racha más larga de victorias consecutivas —con 555— pero eso fue durante cinco años, de 1981 a 1986. La racha de Vergeer ha tomado más de nueve años.

El ex campeón de Wimbledon Richard Krajicek ha calificado a su compatriota como "quizás la deportista más exitosa de todos los tiempos", algo que es difícil de rebatir.

"No es una motivación por si misma llegar a esa marca de 555", dijo Vergeer a The Associated Press en Eton Manor, un lugar construido especialmente para los Paralímpicos y situado en el extremo norte del Parque Olímpico, en el este de Londres. "Pero, por supuesto, sigo tratando de superarme a mí misma. Sigo tratando de desarrollar el deporte del tenis en silla de ruedas", agregó.

"Si en el camino gano partidos, tal vez en unos años le acerque a los 555, pero repito: hay un montón de chicas que están trabajando muy duro y que están apenas detrás de mí. Eso lo sé. Yo podría perder en cualquier día".

Los números que Vergeer ha impuesto desde 1996, cuando hizo su primera presentación internacional, son asombrosos.

Ha ganado 42 títulos de Grand Slam (21 individuales, 21 dobles) y cinco medallas de oro paralímpicas (tres individuales, dos dobles). En el periodo 2004-2006, ganó 250 juegos consecutivos. En total, ha ganado 162 títulos individuales y el game que perdió contra Khanthasit fue el único que ha concedido en tres partidos de estos Paralímpicos.

"Mi serie de victorias conlleva mucha presión", dijo Vergeer, quien ha estado en silla de ruedas desde que tenía ocho años, cuando una operación para corregirle una hemorragia alrededor de la médula espinal la dejó parapléjica. "Cada vez que voy a la cancha mucha gente tiene muchas expectativas de mí y eso me presiona mucho. Creo que si pierdo un día será bueno para el juego, porque eso significará que la competencia es cada vez más fuerte y que hay más mujeres jugando en un nivel más alto".

Vergeer no sólo supera a sus rivales en poder —siendo capaz de servir a 125 kilómetros por hora (78 mph)— y en técnica —en la que su revés desdeñoso es similar en estilo al de Roger Federer_, sino que también está muy por delante en términos de tecnología.

"Quickie" ("Rapidita"), el nombre de la silla de ruedas que utiliza durante sus partidos, fue renovada para los Juegos de Londres. Tiene un diseño radical, en el que las piernas y rodillas de Vergeer quedan trabadas juntas y dentro de un dispositivo debajo de la silla, al que ella llama un "cubo". De hecho, parece más un carro con dos ruedas en la parte delantera y otras dos en la trasera. La mayoría de los competidores sólo tienen una rueda en la parte trasera y sus piernas están separadas y en ángulo recto.

"La diseñé porque creo que en una silla normal, con un cubo cuadrado, se hacen muchos movimientos con la cadera y las rodillas, hacia arriba y hacia abajo, hacia delante y hacia atrás. Se pierde mucha energía con eso, así como mucha colocación y ritmo", dijo Vergeer, orgullosa de su artilugio.

"No es cómoda —cuando termino de entrenar o un partido, es un alivio_, pero funciona. Me hace muy estable, me hace sentir muy fuerte en la cancha", aseguró.

Esther Vergeer

Populares de la sección

Comentarios