¿La sub20 encontró su kriptonita?

Uruguay enfrenta mañana a Perú por el hexagonal; en el partido ante Brasil fue controlado por primera vez su buen circuito de juego

La selección sub20 enfrenta mañana a Perú en la segunda fecha del hexagonal final del Sudamericano sub20. Tras el empate ante Brasil, que lo dejó segundo detrás de Argentina, e igualado junto a los brasileños, Colombia y Paraguay, ahora Uruguay tiene el desafío de volver al triunfo, ante un rival más accesible que la siempre potente canarinha.

Pero el partido ante Brasil también dejó algunas conclusiones importantes. Fue el primero en el que el equipo de Fabián Coito fue maniatado, porque Brasil reaccionó ante el partido de la primera rueda y la cortó los circuitos futbolísticos que tan bien habían funcionado, sobre todo en el primer partido ante los brasileños y en la goleada 6-1 ante Chile. Los norteños pensaron antes en destruir que construir, como muchas veces es el estilo uruguayo, y le salió muy bien.

El partido ante Perú marcará si el equipo de Coito encontró su kriptonita, o si un rival de menor nivel no puede alcanzar el acierto táctico que tuvo Brasil.

Los puntos clave del juego de Uruguay
La presión: Uruguay construyó todo su juego a partir de la presión en toda la cancha al rival. Así recuperó pelotas rápido y no dejó crear a los rivales en campo contrario. El triángulo Nández-Arambarri-Pereiro fue clave para recuperar las pelotas e iniciar jugadas, con pases cortos y rápidos y buscando rápidamente habilitar a los volantes abiertos Castro y Acosta, y al delantero centro Jaime Báez.

El circuito que cortó Brasil
Ayer en declaraciones en A Fondo de Am 1010, Coito dio algunas interesantes puntas acerca del juego de Uruguay y cómo Brasil logró controlaron: “Se hace a partir de la gran intensidad con la que se juega, la presión al rival. Tenemos una transición muy rápida de defensa-ataque, con un circuito de futbolistas que juegan detrás del centro delantero. Nos lo cortaron con fouls, no nos dejaron hacer esa forma de tocar. Cada vez que Pereiro la tocaba hacían un seguimiento individual y nos complicaron la aceleración del juego, por eso salió entreverado”, explicó Coito.

De todos modos, el DT destacó la respuesta uruguaya: “La característica nuestra fue una gran capacidad de adaptación al partido que hizo Brasil. Más allá del cambio de estrategia, ellos siguen teniendo grandes futbolistas. Por eso fue un partido complicado”.

Ante Perú
Uruguay no cambiará su sistema, que le ha funcionado y lo mantiene invicto en el torneo. “Vamos a ver en qué condiciones se están recuperando los jugadores. Si hay cambios pueden obedecer a cuestiones técnico tácticas o poner a los que están más entero. Pero la base del equipo va a ser la misma que a lo largo de la primera fase y el partido ante Brasil”, dijo ayer Coito.

La duda entonces pasará por si Perú logra emular el trabajo brasileño. En ese caso, seguramente Uruguay intente algo que hizo con Brasil: los pases largos a Báez o a los volantes abiertos para evitar ese complicado pasaje por la mitad de la cancha. Seguir haciendo rápida la transición de defensa a ataque, pero arrancando desde más atrás.

“Perú es un equipo duro, van a tratar de cambiar la disposición de los jugadores respecto a Argentina. Tiene un centrodelantero muy movedizo, una línea de cuatro que arriesga poco en ataque, muy de vez en cuando cruzan la mitad de la cancha. Tienen dos mediocampistas centrales que intentan ser la salida y el gran obstáculo es vencernos para generar situaciones de ataque”, agregó el entrenador.


Populares de la sección

Comentarios