La serie está abierta

Wanderers no pudo superar a Junior de Barranquilla y definirá su futuro en Barranquilla
Wanderers igualó sin goles ante Junior de Barranquilla en el partido correspondiente a la ida de los octavos de final de la copa Sudamericana en el Estadio Luis Franzini.

Wanderers llegaba al partido con un invicto de 12 partidos sin conocer la derrota con ocho victorias y cuatro empates y el libreto de un equipo aceitado que no negocia su estilo.

La cara opuesta era Junior que ayer sumó su sexto partido sin victorias y está 15º en el Clausura colombiano.

Así las cosas, la tónica del partido, desde el principio, marcó la paridad propia de dos equipos en una instancia clave del torneo.

Uruguayos y colombianos, conscientes de que la serie tiene dos capítulos, salieron a especular en el primer tiempo con sus armas, tenencia, juego a ras del suelo y volantes liberados con el arco rival entre ceja y ceja.

Pese a la importancia de la cita, Wanderers jamás renunció a su libreto, intentó soltar a los laterales, Santiago Martínez copó el medio con gran autoridad, Matías Santos buscó circuitos con Manuel Castro y Rodrigo Rivero al tiempo que Joaquín Verges y Sergio Blanco se alternaban para bajar a pivotear y sacar a los cafeteros de su zona defensiva.

Junior se paró con un claro 4-4-2 con dos volantes externos que se volcaron siempre al ataque como Vladimir y Sebastián Hernández.

La intención de los visitantes era clara: quitarle la pelota a Wanderers, obligarlo a correr para desgastarlo y defenderse desde la tenencia.

Por eso el primer tiempo fue entretenido, porque los hombres de Gastón Machado nunca se resignaron y, aún jugando lejos del arco, lograron tener la posesión del balón.

Ante ese escenario, la primera jugada de riesgo no tardó en llegar y a los 10 minutos Leonardo Burián les devolvió el aire a los hinchas tras tapar un mano a mano con gracias a un gesto técnico notable.
Cinco minutos después, el ex Nacional fue llamado a actuar otra vez para quedarse con un disparo de Yony González.

Los colombianos, un escalón por encima a nivel físico, cortaron el juego de manera reiterativa lo que obligó al paraguayo Julio Quintana a mostrar varias tarjetas amarillas.

Esa fue la forma que tuvieron para protagonizar las primeras ocasiones hasta que Wanderers logró capitalizar la tenencia en los primeros minutos del complemento.

Castro, Rivero y hasta el lateral Mauricio Gómez se animaron a llevar peligro sobre el arco del uruguayo Sebastián Viera que coronó una buena actuación.

En el complemento Machado movió el banco y cambió la fórmula para luchar contra la altura de los zagueros colombianos.

Mandó a la cancha a Santiago Bellini y a Santiago Gasparini, que aportaron movilidad y sumaron voluntades en el área rival sin poder abrir el marcador.

El partido se terminó con la sensación de un pacto de no agresión, ya que Wanderers buscó cerrar el arco y no recibir goles en contra ante un rival que también jugó para blindar su zona defensiva.

Wanderers, que ya eliminó a O'Higgins y a Zamora sin perder ni recibir goles como visitante, viajará con la confianza que le dan sus argumentos al calor de Barranquilla.

Embed


Populares de la sección