La ruta de Foglia a Río 2016

Jano ya tiene diagramada su preparación olímpica y también su costo: US$ 95.637
Alejandro Foglia ya puso proa rumbo a los Juegos Olímpicos. El lunes comenzó con trabajos físicos en el Yacht Club Uruguayo y ayer cerró los números de lo que le costará su preparación.

Nada es fácil en el mundo del yachting. Y menos para un uruguayo. El barco, las velas, los traslados, el entrenador... Todo suma. Y Foglia ya sabe que los gastos de su preparación ascenderán exactamente a US$ 95.637.

Tras clasificarse por cuarta vez consecutiva a los Juegos –en noviembre en el Mundial de la clase finn de Nueva Zelanda– y pasar unas vacaciones en Bali, Jano, de 31 años, retornó a Uruguay.

"El lunes empecé a entrenar con el Oso (Óscar Gadea, su preparador físico) para activar el físico con gimnasio y bicicleta", contó a Referí.

Foglia pesaba 74 kilos cuando competía en la clase laser standard –en la que compitió en Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012–, pero la clase finn le demandó subir 14 kilos de peso a fuerza de gimnasio.

Para el 12 de enero tiene previsto retornar a España. El uruguayo se radicó en ese país en 2009, en Barcelona, para subir sus niveles de entrenamiento en laser. En 2013 se mudó a Valencia donde se concentra el mejor nivel europeo de finn, la clase más veterana del programa olímpico ya que se disputa desde Helsinki 1952.

"Entre el 18 y 19 de marzo voy a tener mi primera regata de entrenamiento en Valencia", contó.

Ahí se medirá con rivales de Hungría y Eslovenia –ya clasificados a Río 2016– y con otros de España, República Checa, Portugal, Italia, Rusia e Irlanda que están en busca de la última plaza europea que se disputará en Palma de Mallorca a fines de marzo.

La clase finn dispone 23 plazas por Juego Olímpico: 17 para los clasificados a través de los mundiales, cinco de cada uno de los clasificatorios continentales y uno para el organizador, Brasil.

El británico Giles Scott se perfila no solo como la gran estrella de la clase tras ganar los últimos tres mundiales (son anuales) sino también como el sucesor de su compatriota Ben Ainslie oro olímpico en 2004, 2008 y 2012 en finn.

"Del 7 al 13 del mayo será el Mundial en Gaeta, Italia, de ahí vuelvo a Uruguay y todo junio pienso prepararme en Río de Janeiro", adelantó.

La bahía de Guanabara lo espera para entrenar en la misma cancha de los Juegos.

"La conozco, ahí corrí los Juegos Odesur de 2002 (14º puesto en 19 barcos), los Juegos Panamericanos de 2007 (sexto en 12, ambos en clase laser) e hice toda la preparación para los Juegos de Pekín porque la condición era similar: corriente y poco viento", explicó.

"Sé que muchos europeos se están quejando de la contaminación que hay, pero para mí es un lugar normal. El gran defecto que tiene es que en la zona donde nos subimos a los barcos había un caño colector, pero según pude saber lo están arreglando", expresó.

Los gastos que se vienen

Foglia cuenta con una beca del Comité Olímpico Uruguayo, otra de la división de deportes del Ministerio de Defensa y es apoyado por la Secretaría Nacional del Deporte que entre sus últimos aportes le compró el barco y le costeó su participación en el Mundial.

"Para este año debo afrontar un montón de gastos: un barco nuevo, velas y mástil nuevos, entrenador, viajes y estadías", dijo.

¿Por qué un barco nuevo? Porque en esta clase los barcos son personalizados, a diferencia del laser donde todos eran uniformes y se podían alquilar en el lugar de cada competencia.

El barco de Foglia está en Valencia. No es el que le compró en 2013 –a un costo de € 20 mil– la Dirección Nacional de Deportes (hoy Secretaría) porque ese lo entregó como parte de pago de un nuevo barco al que le puso
€ 3.000 encima. Y a Río (los Juegos arrancan el 5 de agosto) hay que mandarlo con dos meses de antelación por vía marítima.

"En ese tiempo voy a necesitar otro barco para poder seguir entrenando", explicó. Las velas y el mástil también son personalizadas y varían según el físico del regatista y las condiciones de navegación.

A eso se le deben sumar los viajes con su entrenador (el italiano Luca Devoti), seis meses de entrenamiento en el Centro Deportivo de Valencia y la estadía en Río de Janeiro para entrenar en junio, entre muchos otros gastos. Foglia cuenta desde Londres con un solo apoyo privado, el de Directv.

Los números están sobre la mesa. El yachting es mucho más que subirse al barco y correr regatas.


Acerca del autor