La revolución de las mujeres en el fútbol

El fútbol les dio un espacio para crecer y cada año se multiplican; además, después de 88 años la AUF organizará un mundial, un sub 17 femenino en 2018
Cada uno lo vivió a su manera. Esa transformación cultural fue penetrando en todas las capas sociales y rompiendo tabúes. Derribando mitos. Construyendo igualdad. Las niñas ya no sólo iban a acompañar a sus hermanos a ver un partido de baby fútbol, sino que de pronto estaban adentro de la cancha corriendo a la par de ellos. Las jóvenes dejaban de ser las novias de quienes jugaban fútbol 5 y se transformaron en protagonistas de su propia historia dentro del campo. Las mujeres ya no solo miraban cómo los hombres organizaban torneos de fútbol, sino que también comenzaron a disputar sus propias competencias. Cualquier espacio o ámbito era propicio para avanzar en esa revolución que proponían las mujeres.

El fenómeno del fútbol practicado por mujeres en Uruguay está en un momento de esplendor y en un punto de ebullición, con un acontecimiento muy particular: en 2018 Uruguay será sede de un Mundial sub 17 femenino y organizará una competencia de FIFA por primera vez después del Mundial de mayores masculino de 1930. El Mundialito de 1980 fue un torneo excepcional.

¿El origen?

Para algunos esa explosión del fútbol femenino en Uruguay empezó a fines del siglo pasado, para otros en los primeros años de 2000. Están los que afirman que el disparador fue el Mundial de Sudáfrica 2010. Independientemente del punto de partida, que se puede correr en el tiempo más/menos 10 años, todo confluye en la realidad actual: el fútbol encontró entre las mujeres una forma de desarrollarse como pocas otras actividades a nivel deportivo y social.

Lo que está documentado es que el pasado 27 de octubre, el fútbol practicado por mujeres festejó 20 años en la AUF. Que dos décadas después de aquellos siete equipos que se organizaron bajo el impulso que le dieron entre otros Jorge Burgell y Matilde Reisch y la influencia de FIFA -que había iniciado una campaña para imponer el fútbol femenino-, la AUF tiene 33 equipos, organizará la Copa Libertadores femenina en diciembre próximo y un Mundial en 2018. En OFI, ONFI, ADIC, ligas de barrio, torneos empresariales se multiplican los equipos femeninos.

"Este 'boom' de fútbol practicado por mujeres se refleja a todo nivel, desde la AUF a la escuela. Las niñas juegan con más libertad. Hay un ejemplo bien gráfico: hace muchos años, en los recreos las maestras no dejaba jugar en la cancha a las niñas, entraban los varones y nostras mirábamos al costado. Ahora, ha cambiado; se empezó a romper esa idea de que cada deporte tiene un género asignado, y eligen el deporte que más les gusta", explica Valentina Prego, presidenta del Ejecutivo del fútbol femenino de la AUF. "Es parte de un cambio cultural", subraya.

Graciela Rebollo, entrenadora de la selección (ahora trabaja junto a Ariel Longo) y profesora de educación física, resume su experiencia en una anécdota: "Un día en 2000 acompañé a Rodrigo, uno de mis hijos, a jugar al baby fútbol. A Valentina, su hermana, le pedí que se sentara al costado de la cancha, como me había pasado a mí y a tantas mujeres a lo largo de la vida. De pronto, el entrenador, un hombre veterano y con gran recorrido en el fútbol, la invitó a jugar. Me resultó extraño, pero me pareció la mejor lección de todas; desde entonces nunca más salió de la cancha y sigue jugando. Es cierto que al principio a los varones les costó compartir equipo con ella, la miraban y no la marcaban; o no se la pasaban, porque era una niña. Después se acostumbraron y superaron ese nivel de adaptación y se rompió el cascarón".

De organizadora a presidenta

"En 2008 mis amigas querían jugar y les empecé a organizar los torneos. Así comenzó a crecer La Picada, en donde jugaron 50 equipos durante cinco años seguidos, todos los domingos de tarde y en siete canchas a la vez", comenzó explicando Prego, licenciada en sicología, quien desde abril de este año es presidenta del Ejecutivo del fútbol femenino de la AUF. "Muchas de las jugadoras que participaban allí competían en la AUF, entonces Nair Ackerman (expresidenta) me ofreció acercarme para mejorar las competencias federadas. Sin planteármelo mucho, me gustó, descubrí que no había una lógica, un sistema, empecé a tratar de armar equipo de trabajo y largamos. Ahora tenemos torneos sub 16, sub 18 y mayores jugando al mismo tiempo, por primera vez. En sub 16 con 10 equipos, sub 18 con 10 y mayores con 13", agregó.

El camino

La presidenta observa un gran escenario. "El fútbol practicado por mujeres potencialmente puede tener una ventaja, que hay 100 años de historia de fútbol masculino federado, y si uno tiene la astucia de mirar hacia atrás y ver los errores puede recorrer el mismo camino sin repetirlos. No significa que lo podamos hacer, pero tenemos eso a la vista para no equivocarnos. Es inteligencia acumulada, una construcción de todos". Actualmente la AUF tiene 33 equipos (825 jugadoras federadas).

Prego puntualiza: "El fútbol femenino es un ejemplo de emprendedurismo, construcción colectiva, de eso que pasa en Uruguay del trabajo de mucha gente honoraria en todo el país. Creo que nos falta darle un carácter nacional y continuidad al fútbol infantil con el fútbol juvenil y de mayores, porque está pasando mucha actividad, creció muy rápido y va a crecer más, pero todavía no tiene las estructuras generadas como para que esté bien organizado. En el interior pasa de todo, el campeonato lo organiza OFI, pero no hay relación con el que organiza la AUF, ni con el de ONFI para niñas. El fútbol femenino está dividido en tres grupos como si fueran rubros distintos y nos falta poner todo junto, en un mismo lugar y establecer cómo queremos trabajar el fútbol femenino de aquí a 10 años, con un plan macro. Mi intención no es trabajar en los detalles, sino hacia donde queremos ir evitando que nos arrastre la ola sin una idea".

Rebollo, entrenadora de Uruguay en el Mundial sub 17 de 2012, subraya que el fútbol femenino "recorre un camino vertiginoso", y que eso "hay que aprovecharlo".

Por lo pronto, en Uruguay el fútbol ya no es propiedad de los hombres, las mujeres multiplican la oferta, jerarquizan la actividad con el Mundial de 2018 y están dispuestas a aprovechar la historia para dar un gran salto al futuro en esa revolución que está en marcha.

Algunos datos

El 15 de agosto de 1996 es histórico para el fútbol practicado por mujeres en Uruguay: ese día se ficharon las primeras futbolistas en la Asociación Uruguaya de Fútbol, que luego tomaron parte del Campeonato Uruguayo.

El primer Uruguayo femenino comenzó el 27 de octubre de 1996 en el Parque Nasazzi. En ese torneo participaron Rampla Juniors (campeón), Cerro (vicecampeón), Liverpool, Basáñez, River Plate, Danubio y Bella Vista.

El equipo que más Campeonatos Uruguayos jugó en 20 años en la rama femenina fue Nacional, que acumula 16 participaciones. En la tabla histórica le siguen Wanderers y Rampla Juniors con 14 cada uno.

Rampla Juniors, pionero en la actividad del fútbol practicado para mujeres en Uruguay, es el que más títulos ganó en los 20 años; conquistó nueve primeros puestos y cuatro vicecampeonatos. No juega desde 2009.

Nacional fue un animador del torneo femenino desde la segunda edición y participó ininterrumpidamente hasta 2004. Se ausentó entre 2004 y 2009, y volvió sin pausas hasta la actualidad. Este año jugará Copa Libertadores.

Peñarol participa este año por tercera temporada en el fútbol practicado por mujeres. El estreno de las aurinegras en esta actividad fue en 2012, la segunda participación en 2013 y la tercera es en el torneo en curso.

El Campeonato Uruguayo de la A de este año lo disputan siete equipos y la tabla de posiciones, tras 10 fechas, las lidera Colón con 22 puntos y le siguen Nacional con 18, Peñarol con 14, River Plate con 13, SAC de Canelones 11, Wanderers 4 y Uruguay Montevideo 3. En la B, está primero Línea D Cutcsa con 28 puntos, Salus 19, UDELAR 16, Seminario 14, Figli Della Toscana 10 y Oriental 0.

Las goleadoras del Campeonato Uruguayo es Jaqueline Viana (Peñarol) con 13 goles y le siguen Juliana Castro (River Plate), Jennifer Clara (River Plate), María de Lourdes Viana (Peñarol) con 12 y Adriana Castillo (Nacional), Nicol Silveira (Nacional) y Stefany Suárez (Colón) con 11.

El domingo se jugará la undécima fecha con Peñarol-Wanderers a la hora 16.30 en el Paladino, Colón-River Plate a las 14 en el Parque Suero y Uruguay Montevideo-Nacional a las 16.30 en el Parque Ancap.

Uruguay jugó cinco Copa América. La primera fue en 1998 y culminó octavo. En 2003 fue noveno, en 2006 subió al podio y logró la medalla de bronce, en 2010 culminó décimo y en 2014 finalizó séptimo.

La Libertadores se juega en Montevideo y Colonia

Entre los días 6 y 20 de diciembre, Uruguay será sede de la Copa Libertadores de fútbol femenino. La competencia se desarrollará en Montevideo y Colonia, es organizada por la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y competirán 12 equipos.

Por ser anfitrión, la AUF tendrán dos representantes, Colón (último campeón) y Nacional (vicecampeón). Además actuarán Ferroviaria y ADI Foz Cataratas (Brasil), Deportivo UAI Urquiza (Argentina), San Martín de Porres (Bolivia), Colo Colo (Chile), Unión Española (Ecuador), Sportivo Limpeño (Paraguay), Universitario (Perú), Estudiantes de Guaricó (Venezuela) y resta definir el representante de Colombia.

El torneo se divide en tres series de cuatro grupos, clasifican a las semifinales los tres primeros y el mejor segundo. Colón va como cabeza de serie en el A, Nacional en el B y Ferroviaria de Brasil en el C. Los grupos A y B se jugarán en Montevideo, el C, las semifinales el día 17 y finales el 20, tendrán como sede Colonia.

El sorteo de los grupos se realizará el próximo miércoles en la AUF:

La Libertadores la dirigirán 31 arbitras y de Uruguay participarán Nadia Fuques (árbitra), Luciana Mascarañas (árbitra asistente), Adela Sánchez (árbitra asistente) y Silvia Ríos Riveiro (cuarta árbitra).


Uruguay se prepara para recibir el Mundial sub 17 de 2018

"El Mundial sub 17 que se jugará en 2018 es gran el desafío", explica Valentina Prego, presidenta del Ejecutivo femenino de la AUF. "Es la oportunidad de invertir y dejar un legado en cancha, en infraestructura, en organización, en capacitación de personal, porque llegarán expertos de FIFA en todas las áreas y dinero de FIFA. Si se elige bien dónde invertirlo puede ser un legado en general y para el fútbol de mujeres en particular", subrayó.

En el Mundial participarán 16 selecciones, tres selecciones de Europa, Asia, África y Concacaf, dos de Sudamérica, una de Oceanía, además de Uruguay como anfitrión.

El torneo se jugará en tres ciudades, una de ellas será Montevideo.

La AUF prepara para ese torneo al plantel sub 15, que será sub 17 en dos años. "La idea es que comiencen a trabajar ahora y continúen su preparación hasta el Mundial y se instale el concepto del proceso permanente de selecciones", agregó Prego.

El último Mundial se jugó este año en Jordania, lo ganó Corea del Norte -derrotó por penales a Japón en la final- y por Sudamérica clasificaron Brasil, Venezuela y Paraguay. Venzuela culminó cuarta, tras perder 4-0 ante España la definición del tercer puesto.

OPINIÓN DE ARIEL LONGO*

En el primer entrenamiento que tuve con la selección les pregunté si estaban dispuestas a tener un entrenamiento profesional en un fútbol amateur, y me dijeron que sí, y las veías ansiosas por progresar. Ese es un valor agregado que tienen ellas.

Venía del fútbol masculino durante 29 años como entrenador, y me encontré con un mundo diferente y ávido de progresar. Diferente porque son amateurs y porque asumen otras obligaciones, que no ves en los varones: casi todas estudian, casi todas también trabajan, entonces los entrenamientos no pueden ser tan frecuentes.

Cuando nos preparamos para el Sudamericano de Santos, me encontré con algo desconocido por mi pasado, pero me fui muy reconfortado al final del campeonato con una cosa que me pidió el Ejecutivo que era si se podía ir profesionalizando en el amateurismo. Al respecto debo señalar que hubo una disciplina notable por parte de las muchachas. En la competencia se notó que estábamos lejos, especialmente en la parte física, porque no teníamos una base para competir en ese aspecto a nivel internacional comparada con países como Colombia, Brasil y Venezuela, que van camino al profesionalismo.

Más adelante, en el sudamericano sub 17 de Venezuela confirmé algo que es bueno para el fútbol y para lo que se viene, el Mundial sub 17; las muchachas en las categorías más chicas están mejor preparadas para seguir desarrollando el fútbol. Tienen una ventaja: las anteriores generaciones empezaban a jugar entre los 11 y 14 años, las sub 15 actuales empezaron entre los 5 o 6 años y eso les ayuda a desarrollar la parte motriz a una edad clave.

Ahora hay que ayudar a la formación física de las jugadoras, lograr convenios con gimnasios, tener buena dosificación de suplementos alimenticios. Lo más importante, la capacidad técnica, la tienen. Hay una muy buena generación que empuja.

* Entrenador y coordinador de selecciones femeninas


Cuadro de honor del Uruguayo

Año Campeón Vicecampeón

1996​ Rampla Juniors ​Cerro

1997​ Nacional ​Rampla Juniors

1998​ Rampla Juniors​ Nacional

1999 ​Rampla Juniors​ Nacional

2000 ​Nacional​ Rampla Juniors

2001 ​Rampla Juniors ​Nacional

2002​ Rampla Juniors ​Nacional

2003 ​Rampla Juniors Wanderers

2004 ​Rampla Juniors ​Huracán

2005 ​Rampla Juniors ​Huracán

2006 ​Rampla Juniors ​Inau

2007 ​River Plate​ Rampla Juniors

2008 ​Rampla Juniors ​River Plate

2009 ​River Plate​ Rampla Juniors

2010 ​Nacional ​River Plate

2011-2012 ​Nacional Cerro

2012 Cerro Wanderers

2013 ​Colón ​Nacional

2014 ​Colón​ Nacional

2015 ​Colón ​Nacional


Populares de la sección

Acerca del autor