La resaca inglesa: no se apaga el escándalo de Rooney

un nuevo escándalo salpica a la selección inglesa que tuvo un 2016 para el olvido dentro y fuera de la cancha
Qué año! La selección de Inglaterra, país que inventó el fútbol, culmina un año 2016 complicada a nivel deportivo y para el olvido por los escándalos afuera de la cancha. La gota que rebasó el vaso fue la reciente borrachera de su capitán, Wayne Rooney, quien concurrió a una boda en el hotel donde concentraba el combinado, bebió y hasta posó para las camáras de los invitados (ver foto).

El ídolo de Manchester United jugó el pasado viernes el partido clasificatorio para Rusia 2018 en el que ganaron a Escocia por 3-0, pero se lesionó la rodilla, lo que le impidió disputar un amistoso ante España el martes.
Entre medio de los dos encuentros, el jugador acabó autoinvitándose a una boda que se celebró en el hotel de concentración de la selección y terminó ebrio, según las fotos y los testimonios publicados el miércoles por el diario sensacionalista The Sun.

Con el paso de las horas, el tema se convirtió en escándalo nacional en Inglaterra y en el mundo del fútbol. Rooney pidió disculpas por lo que había hecho y la Federación Inglesa (FA) investigará cómo fue la noche de fiesta del capitán para saber qué pasó.

"Iniciaremos una investigación sobre lo que realmente pasó. ¿Participaron miembros del cuerpo técnico o no?", declaró ayer el director de la FA, Martin Glenn, a Sky Sports.

"Es decepcionante. Creo que es apropiado que se haya excusado, porque esto no da una buena imagen del capitán de la selección inglesa. Pero no quiero dramatizar", continuó Glenn.

Mientras investiga, la FA ya tomó la determinación de prohibir a los jugadores de la selección salir en sus noches libres durante las concentraciones entre los partidos internacionales.

Además, el máximo organismo del balompié inglés, que ya se mostró abierto a incrementar el control sobre los jugadores en su tiempo libre, está estudiando las afirmaciones que aseguran que varios futbolistas salieron de fiesta el sábado por la noche.

The Sun publicó que otros 10 internacionales estuvieron bebiendo en la madrugada del sábado al domingo en una discoteca de Londres hasta las 4.30.

Según la FA, a partir de ahora los jugadores convocados seguirán teniendo tiempo libre, aunque no noches libres como hasta ahora, por lo que deberán estar de vuelta en la concentración antes de las 23.

Floja Euro y un DT pescado
En la cancha, el año de la selección inglesa tuvo una Eurocopa decepcionante.

Con Marcus Rashford como revelación y quizá el punto más alto de lo que le pasó a nivel deportivo al equipo de los tres leones, llegó a la Euro francesa con la ilusión de ser protagonistas, afianzados con los resultados previos.
Sin embargo, el optimismo en el equipo de Roy Hodgson se evaporó en la fase de grupos, en la que se ganó in extremis a Gales (2-1) y no se pudo pasar del empate con Rusia (1-1) y Eslovaquia (0-0).

El pase a cuartos de final parecía en el bolsillo después de que Inglaterra quedara encuadrada en octavos con la modesta Islandia, equipo que debutaba en una Eurocopa. La presión pudo con el poco experimentado equipo puesto por Hodgson e Inglaterra, una vez más, se despidió de una gran cita por la puerta de atrás.

El experimentado DT renunció a su cargo y en su lugar llegó Sam Allardyce, una figura reconocida en el Reino Unido, un entrenador de la vieja escuela inglesa.

Sin embargo, después de solo 67 días y un partido dirigido, Allardyce fue destituido tras verse involucrado en una trama de corrupción de fichajes destapada por el diario The Telegraph. El rotativo británico hizo público un video grabado con cámara oculta en el que el técnico explica, entre otras cuestiones, cómo burlar las leyes del mercado de fichajes.

Hasta las manos, Allardyce dejó su puesto y la FA confió en Gareth Southgate, el seleccionador sub 21, quien dirigió los últimos cuatro partidos del año –con dos triunfos y dos empates–, lo que hizo que en breve lo nombren seleccionador hasta 2020.

El nuevo DT le había puesto paz al equipo, pero en una noche de alcohol todo se descontroló.

"Bebían como demonios"

El alemán Jürgen Klopp, DT de Liverpool, salió en defensa de Wayne Rooney y aseguró que antes "todas las leyendas bebían como demonios y fumaban como locos. Esta es la generación de futbolistas más profesional que ha habido nunca; no solo en Inglaterra. Al fin y al cabo, todos son seres humanos", agregó.

El dt no lo sanciona

Tras el partido contra España del pasado martes y tras conocerse el escándalo de Rooney, el técnico Gareth Southgate se mostró tajantemente en contra de una posible sanción para el jugador. "Wayne se lesionó el viernes y no podía entrenarse el domingo. Eso es todo", zanjó. El miércoles, en privado, el delantero le pidió disculpas al DT.