La reina busca la corona que le falta

Luciana Aymar, la mejor jugadora de hockey sobre césped en el mundo, intentará junto a Las Leonas, el seleccionado argentino que capitanea, la medalla de oro en los Juegos Olímpicos

Luciana Aymar, capitana y referente del hockey sobre césped femenino de Argentina, buscará coronar su carrera con el título que falta en su vitrina: el oro en los Juegos Olímpicos.

En su última competición vestida de albiceleste, La Maga tendrá además la distinción de ser la abanderada de la delegación de su país en el desfile de la ceremonia inaugural de Londres 2012.

Elegida por amplia mayoría para liderar el contingente albiceleste, la estratega de Las Leonas recibió 10 votos en la disputa con otros deportistas como el tenista Juan Martín del Potro (5), el ciclista Walter Pérez (3) y el jugador de baloncesto Luis Scola (1).

“Era uno de mis sueños, entre otros muchos que fui cumpliendo como jugar un Mundial o unos Juegos Olímpicos. El tema de llevar la bandera es muy importante porque estás representando no solo a todos los deportistas sino también a todo un país. Para mí es muy gratificante y uno de los premios más importantes de mi carrera”, reflexionó Lucha.

Las reminiscencias con su época escolar contrastan con su actualidad en cuanto a méritos para ser abanderada.

“Era imposible que en el colegio pudiera llevar la bandera. Obviamente que los primeros comentarios cuando fui designada para la ceremonia de mi familia fueron: ‘Como no la pudiste llevar en el colegio, por fin ahora se te va a dar’, porque en el secundario había empezado a viajar e iba poco y nada”, comentó.

Aymar recordó que “vivía tan cansada” que se “dormía en las clases y era medio un desastre”.

“Iba aprobando las materias como podía. Recuerdo que en el último año reprobé miles de materias y las iba dando como libre, y me costó mucho terminar la secundaria. Pero no escarmenté y después quise empezar una carrera de ingenua nada más porque fue imposible porque entrenábamos todo el tiempo”, señaló la “10” de Argentina.

En la semana previa a su viaje a Londres para su última competición oficial con Argentina, Lucha prefirió hablar del aspecto colectivo del hockey y no a título personal.

“Desde que empecé en el seleccionado, cuando tenía 16 años, me transmitieron mucho los valores que luego van pasando de generación en generación. Eso permite que perdure en el tiempo el sello de Las Leonas y que en los últimos 12 años estemos siempre en los primeros lugares del mundo”, dijo.

Siete veces elegida como mejor jugadora del mundo (2001, 2004, 2005, 2007, 2008, 2009 y 2010) y distinguida en 2008 como Leyenda Viviente del hockey por la Federación Internacional (FIH), la rosarina de 34 años ya conquistó dos títulos mundiales (Perth 2002 y Rosario 2010), cinco Trofeos de Campeones (2001, 2008, 2009, 2010 y 2012), una medalla olímpica de plata (Sídney 2000) y dos de bronce (Atenas 2004 y Pekín 2008).

“El tema de que sean mis últimos Juegos Olímpicos debe haber pesado a la hora de la elección. Hemos revolucionado el hockey argentino y se hizo muy popular y mediático junto con todos los logros que hemos conseguido como equipo y en lo particular como jugadora”, enfatizó.

Con ojos de soñadora pero siempre muy responsable, Lucha miró hacia el cielo y reflexionó: “Mi cabeza no para un segundo y es medio agotador. Estoy todo el tiempo imaginando un montón de cosas. Desde que empezó el año y se habló del tema del abanderado traté de centrarme en el significado de estos Juegos Olímpicos, mi entrenamiento y el real objetivo; jugar y defender los colores de mi país”.

Como en un guiño del destino, Lucha podría disputar en el estadio Riverbank de Londres su último partido como profesional en busca de la presea de oro el 10 de agosto, justo el día de su cumpleaños 35.


Populares de la sección

Comentarios