La regularidad de Nacional se vino al piso

De la actuación casi perfecta en el Apertura, pasó a un rendimiento lleno de dudas en el Clausura

Nacional tiene una gran ventaja sobre Peñarol: si gana el domingo será campeón Uruguayo. Pero si no lo hace y la definición se estira a dos partidos más, aumentarán las dudas que sembró el equipo en el último tramo del Clausura y entrará en zona de turbulencias. La regularidad que disfrutó el tricolor durante el Apertura se vino abajo en el segundo semestre de la temporada, pese a que mantuvo el 80% del equipo.

Si bien en Los Céspedes hay un clima de optimismo en el comienzo de la semana, de alegría porque el club está en la definición del campeonato, hay también una aureola de incertidumbre sobre el rendimiento que tendrá el equipo el próximo domingo.

La razón es el desempeño en el Clausura y especialmente en las últimas cuatro fechas, donde Nacional no pudo ganar. Es cierto que después del clásico ya no tenía incentivos en el torneo y solo esperaba conocer el nombre del rival para preparar las finales, después de ganar el Apertura y la tabla Anual con holgura.

Fueron tres partidos que el entrenador utilizó como tubo de ensayos. Rotó jugadores, los probó en diferentes puestos, cambió sistemas y el funcionamiento dejó un retrogusto amargo.

Por eso es que la actuación de Nacional el próximo domingo es un gran signo de interrogación.

Durante el Apertura el cuadro de Álvaro Gutiérrez arrasó con sus rivales. Sacó adelante resultados aún jugando mal. Perdió un partido (frente a El Tanque) y ganó los 14 restantes. Obtuvo una victoria épica contra Peñarol, en los minutos de descuentos, lo que sirvió para redondear una actuación fantástica.

Ganó el torneo con 10 puntos sobre Racing que terminó segundo y con 17 puntos de ventaja sobre Peñarol.

Fueron tres partidos que el entrenador utilizó como tubo de ensayos. Rotó jugadores, los probó en diferentes puestos, cambió sistemas y el funcionamiento dejó un retrogusto amargo.

Pero toda esa ganancia la dilapidó en el Clausura, torneo en el que finalizó noveno, a 10 puntos del campeón Peñarol. La ventaja de 17 puntos que le sacó al aurinegro en los primeros seis meses, se redujo a siete.

La base siempre estuvo

Y no es que sufrió una gran cantidad de bajas de un campeonato a otro. De los jugadores que Gutiérrez tenía en cuenta habitualmente solo se fueron dos: Rafael García y Henry Giménez.

Los otros nueve que más jugaron en el Apertura son Gustavo Munúa, Diego Polenta, Alfonso Espino, Gonzalo Porras, Diego Arismendi, Gastón Pereiro, Carlos de Pena e Iván Alonso.

Son los mismos que también estuvieron entre los que más actuaron en el Clausura. Y a ellos hay que agregarles a Sebastián Gorga, el colombiano Carlos Valdés y Leandro Barcia, entre los que tuvieron mayor participación en el Clausura.

Es el mismo equipo, pero que tuvo un pronunciado bajón y ahora llena de dudas una campaña que pintó para póster.


Populares de la sección