La recompensa

Wanderers venció 2-0 a Liverpool y está cerca de conseguir su objetivo de clasificar a la Sudamericana basado en una apuesta de buen juego

La calesita del fútbol gira de tal manera que Wanderers se permite ocupar el lugar que le cedió Liverpool. Hasta la pasada temporada el equipo de Belvedere se brindaba el histórico placer de representar al país en los torneos internacionales. Pero algo se fracturó en el club que se desangra en una interna donde la gente reclama a Carlos Macchi en cancha y pide la renuncia del técnico Möller.

Ruedan tan mal las cosas en los negros por estas horas que a los 21 minutos Semperena se regaló y vio la segunda amarilla. El equipo se quedó con 10 y ante un rival como Wanderers, que maneja la pelota y va al frente, es poco menos que un suicidio.

Pero miren como son las cosas que a los bohemios les costó más plasmar su superioridad con un hombre de más. Es que Liverpool, que reordenó su equipo con línea de cuatro en el fondo, contó con situaciones. La más clara del primer tiempo fue una contra donde Machado descargó a Mansilla que obligó a Martín Rodríguez a una gran atajada. En el tiro de esquina Pezzolano casi anota olímpico.

A tres del final llegó el desahogo para los bohemios. Gastón Rodríguez encaró y sacó un remate duro que rechazó Castro. El rebote le quedó a Federico Rodríguez que tocó de cabeza por arriba.

El segundo tiempo fue un monólogo de Wanderers. Con Martínez y Pereira cortó todos los intentos negriazules. Pero como nunca le cerró, terminó con más nervios de los imaginados. Machado le entró durísimo a Barcelo y se fue expulsado a los 26 minutos.

Liverpool se animó más por ganas que por juego. Es que los números no mienten. Remató una sola vez al arco en todo el segundo tiempo y no generó una sola chance de gol.

La paciente propuesta de Wanderers encontró la recompensa cuando quedaban cinco para el final del tiempo reglamentario. Sandoval se lanzó, lo asistieron bien y definió con categoría ante la salida de Castro.

El bohemio está muy cerca de obtener una sana recompensa a la propuesta futbolística mostrada a lo largo de la temporada. Juega sin temor y mirando el arco de enfrente. La merece.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios