La receta del éxito de un gigante catalán

El economista español Carlos Murillo Fort contará en Uruguay su experiencia como dirigente del Fútbol Club Barcelona

¿Qué hace que un equipo de fútbol alcance la victoria no solo en lo deportivo sino también en el plano económico y social? Según el español Carlos Murillo Fort, el elemento clave puede resumirse en una práctica muy simple: la gestión de procesos.

El próximo miércoles 20 de marzo, Murillo Fort brindará una conferencia en el desayuno de trabajo organizado por la empresa K2B en el Club de Golf. En la ponencia, el economista dará a conocer la estrategia económica y gestión deportiva que llevó al “Barça” a posicionarse como uno de los mejores cuadros del mundo en la actualidad.

Catedrático de Economía Aplicada en la Universitat Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, Murillo Fort integró la Comisión Económica Estatuaria del club desde el 2003 al 2010, en lo que se implementó un proceso de cambio para la institución, que hoy emplea cerca de 400 personas.

En conversación desde España con Café&Negocios, el académico relató los entretelones que llevaron al club a posicionarse como uno de los clubes más rentables de la Liga Europea.

Un giro rentable

Cuando Murillo Fort ingresó al club en 2003, se vivía una época de sequía en triunfos deportivos  y resultados económicos .

Integrando la comisión económica, lo primero que se hizo fue tratar  “dar un giro al círculo de procesos”.

“En este negocio, si tienes triunfos deportivos, es más fácil encontrar buenos patrocinadores, por tanto tienes mejores ingresos, puedes invertir en talentos, tener éxito y los socios y seguidores quedan contentos. Había que girar la rueda en ese sentido”, explicó el economista.

De acuerdo a Murillo Fort, se definió y aplicó un plan estratégico diseñado como si fuera una empresa privada. Se tuvo el acierto de convertir parte del dinero  “en casa” para realizar un fichaje de talentos que resultará en capital más adelante. Entre ellos el español destacó incorporación de figuras como el brasilero Ronaldinho.

Así, escalonadamente se pudo renegociar la deuda del club –que alcanzaba los €169 millones (US$ 220 millones)– y plantear futuras inversiones en más talento deportivo, lo que de todas formas limitaba los sueldos de los deportistas.

Según Murillo Fort, siempre se trató de que los fichajes no pasaran 45% de la facturación total del club.

A partir de la segunda temporada se empezó a cosechar logros deportivos y se confió el modelo al holandés Frank Rijkaard como responsable técnico. Luego se aplicó la estrategia de gestión otras prácticas deportivas del club (basketball, hockey, handball) así como en actividades sociales y de beneficencia. Para Murillo Fort, en cualquier organización es crucial establecer una planificación al medio plazo y ser consecuentes con las decisiones que una entidad pueda tomar.

“Los buenos resultados puede estar en un cambio o mejora en los procesos administrativos y logísticos, pese a que estos no sean ‘espectaculares’. La suma de pequeñas acciones de este tipo pueden ser muy importantes”, indicó el español. 


Populares de la sección

Comentarios