La primera fue en casa

Los hinchas de Nacional extendieron la alegría del clásico y vivieron una fiesta en el Parque Central desde antes de que comenzara el encuentro, hasta que sus jugadores levantaron la copa

Cantaron, gritaron, aplaudieron, agitaron, saltaron y se emocionaron. Fue una verdadera fiesta la que los hinchas de Nacional vivieron en su casa, el Gran Parque Central, con la que celebraron el título del Apertura, primer objetivo en el camino rumbo al Campeonato Uruguayo.

La previa tuvo el hit del momento en La Blanqueada: “Cinco minutos y nada más”, la canción de Lucas Sugo que sonó por los altoparlantes en una versión “remixada”, que repetía en varias ocasiones esa frase, para destacar la forma en que se ganó el último clásico, en los descuentos.

Es que los hinchas de Nacional quedaron pipones luego del triunfo en el Centenario y llegaron a su estadio a buscar lo que les faltaba: el título. Hubo más gastadas al eterno rival, con una bandera que decía “Comida china en 4 minutos”, entre otras bromas.

“A lo Nacional”, fue el mensaje que esta vez tapizó la tribuna tricolor, en un nuevo mosaico de la hinchada, la que más sorprende utilizando ese recurso para motivar a sus parciales y jugadores.

Sale el equipo y la primera dedicatorias es para Álvaro Recoba. “Olé, olé, ólé, Chino, Chino”, le gritan, a modo de agradecimiento por el gol del 2-1 en el triunfo clásico. Arranca el partido y es el experimentado volante quien hace saltar a los hinchas con un remate de aire para que la pelota se vaya besando el palo.

La barra tricolor empuja desde las cabeceras. La de Cerro, con un puñado de hinchas que cubrió su sector, se hace notar y no afloja, quiera que su equipo le arruine la fiesta. Por los altorparlantes se anuncia que hay gol de Fénix, unos pocos aplauden al recibir la noticia, pero a la mayoría no le importa porque quieren ver a su equipo ganar y levantar la copa.

Otra genialidad

A los 28’ hay tiro libre para Nacional, Toma la pelota Recoba y el estadio palpita que algo va a pasar. Algunos sacan sus cámaras y comienzan a filmar, otros apretan sus manos a la espera de un nuevo truco del genio tricolor. Y el Chino vuelve a hacer magia. Cuando todos esperaban un remate directo, la picó con la zurda, Iván Alonso la durmió con el pecho y Diego Arismendi la mandó a guardar para poner el 1-0, resultado con el que terminara el partido y le dará el título a los albos.

La fiesta está en su mejor momento. “Te venimos a ver, te venimos a alentar”, cantan los hinchas que hacen una pausa para aplaudir un cierre de Diego Polenta, el zaguero que con unos 10 partidos se metió en el corazón de la barra como si fuera un veterano de mil batallas.

En el segundo tiempo, hubo varios chispazos de adrenalina. Como el cabezazo de Recoba, -sí, ahora también cabecea-, que pegó en el palo, o el contragolpe en el que el golero de Cerro, Sebastián Fuentes, le tapó de forma brillante.

Hubo palmas para el Chino cuando se fue y también para Mario Regueiro, quien hoy está en Cerro pero supo sudar la tricolor.

Y también hubo emoción, porque cuando los albicelestes iban por el empate, Álvaro Gutiérrez puso a Guillermo De los Santos, quien, bajo sentidos aplausos, regresó a las canchas tras el reciente fallecimiento de su señora.

En el cierre, los albos aguantaron el 1-0 metidos en su arco y con un poco de sufrimiento.

Pero al final, se quedaron con el triunfo y con el título. Fue sin jugar lindo, como ocurrió en varios partidos del Apertura, pero a los hinchas poco les importó con tal de ver a su equipo levantando la copa y dándole un lindo sorbo al Campeonato Uruguayo.

En la cancha, cuerpo técnico y jugadores -algunos con sus hijos en brazos- recibieron el trofeo, se colgaron sus medallas y celebraron de forma moderada. Son conscientes de que aún falta mucho para el premio mayor, pero también saben que la primera fue en casa, y que si siguen así van bien rumbeados hacia el Uruguayo.

Cruce de hinchadas

El encuentro tuvo su momento más delicado cuando las hinchadas tuvieron un cruce en la Scarone tras el gol. Hubo gritos y provocaciones desde ambos lados. En el rincón de Cerro hubo corridas luego de que se sintieran detonaciones de petardos. El hecho duró unos minutos. La seguridad de Nacional controló a sus hinchas, al tiempo que los coraceros ingresaron al sector de los albicelestes e hicieron lo mismo.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios