La primavera de Fito

Adolfo Barán vuelve a cruzarse en el camino de Nacional, al que le hizo cinco goles con Peñarol

"Cuando voy al Parque Central algún comentario, algún grito siempre hay. La gente se acuerda. ¡Por suerte!”. Adolfo “Fito” Barán jugó tres años en Peñarol y no ganó títulos. Pero dejó su marca con cinco goles clásicos. Y este domingo, Nacional se cruzará una vez más en su camino. Esta vez como técnico de Rentistas.

A los 52 años, en su casa del Parque Batlle, Barán confiesa que su identificación con los aurinegros persiste a pesar del tiempo.

Uno de los orgullos más grandes de su carrera es que en 1988 lo haya llevado su ídolo, Fernando Morena cuando dirigió por primera vez al club. Ahí también condujo a las juveniles entre 2006 y 2012. Y por las inferiores de los aurinegros también pasaron dos de sus hijos futbolistas.

“Siempre fui hincha de Peñarol y como todo hincha de la época era fanático de Morena y que me haya llevado él al club fue algo soñado. Hice goles clásicos y me tocó ir a la selección cuando estaba en Peñarol. Viví cosas que quedan para el recuerdo”, explica a El Observador.

Por eso, enfrentar a Nacional, ahora en el rol de entrenador de un equipo como Rentistas, sigue siendo “especial”.

“Es especial porque es una motivación para los jugadores y para los técnicos, es una vidriera que hay que aprovechar. Ojo, jugar contra Peñarol también”, admite.

El goleador de raza comenzó su carrera como entrenador en 1998 en Racing, en la B, logrando el ascenso a Primera un año más tarde, en 1999. En 2000 empezó a trabajar en juveniles, en Bella Vista, donde se mantuvo hasta 2006.

La llegada de Víctor Púa como coordinador de las juveniles de Peñarol le abrió las puertas para trabajar en el club también en el área de inferiores.

En 2012, lo tentó la idea de volver a dirigir a los mayores y recaló en la Segunda División Profesional para comandar el proyecto de Rentistas.

“Lo que me gustó fue que se me planteó un proyecto a largo plazo, para promocionar juveniles y asentar al equipo en Primera”, cuenta.  

Logró el ascenso y en su primera temporada en Primera logró una histórica clasificación a la Copa Sudamericana tras terminar en el sexto puesto del Uruguayo 2013-2014.

“Este año se colocaron algunos jugadores en el exterior, algo que hace mucho tiempo Rentistas no lograba”, afirma.

El bicho colorado tuvo un buen arranque esta temporada: le ganó a Defensor en el Franzini y goleó a Danubio en Jardines. Tuvo, además, una digna actuación en la Sudamericana donde enfrentó a Cerro Porteño. Pero en las últimas fechas se cayó al perder consecutivamente ante Atenas (0-3), Wanderers (2-3) y Rampla Juniors (0-2).

“Hay que corregir cosas y retomar la confianza”, analiza.

“A Nacional lo vi varias veces y viene muy bien. Será complicado, pero la idea es salir a hacerles daño”, adelanta.

“Por suerte, esta semana pudimos trabajar bien para preparar el partido”, agrega.

Y eso en un equipo como Rentistas no es un detalle menor. La cancha del Complejo no tiene drenaje y cada vez que llueve queda en mal estado. “Es un debe que queda para el año que viene; ya se consiguió un terreno”, cuenta el entrenador.

Es el humilde Rentistas. El que ahora se cruzará ante el poderoso y líder Nacional. El que quiere mostrar el potencial de sus juveniles como el zaguero Eric Cabaco o la habilidad del media punta
David Terans. El que dirige el Fito. Que quiere su primavera ante los bolsos. 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios