La previa del Superbowl

Con dos partidazos se define hoy quienes van al encuentro del año de la NFL
El Super Bowl, ese evento único en el deporte mundial y la única ventana a través de la cual millones de personas se acerca al fútbol americano, define a sus protagonistas hoy. La edición 50 del show deportivo y de showbusiness de Estados Unidos tiene como plato previo las finales de conferencias, partidos que suelen guardar rivalidades incluso mayores que la de la gran final. Es aquí donde se construyen leyendas y legados. Sin el show que se verá el domingo 7 fuera de la cancha, pero con el doble de atractivo dentro.

Rivalidad soñada

De un lado, en la final de la Conferencia Americana (AFC), quizás los dos mayores jugadores de la era actual: Tom Brady y Peyton Manning .

Brady, que lo ha conseguido todo con los Patriots de Nueva Inglaterra, tendrá de nuevo el reto de superar a Manning en el decimoséptimo duelo individual entre ambos desde que están en la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), que le es favorable 11-5.

A sus 38 años, sale junto con los Patriots como los favoritos al triunfo frente a los Broncos de Denver, que tendrán la ventaja de campo y a Manning en la dirección del ataque.

Pero su figura será menos decisiva que la de Brady, que llega para su quinta final consecutiva de la Conferencia Americana (AFC) y la décima como profesional.

Brady ha repetido que no será un duelo con Manning sino con la gran defensa que tienen los Broncos –la mejor de la liga– a la que esta vez espera superar, a diferencia de lo que sucedió en la temporada regular cuando perdieron en tiempo de prórroga y no estaba el veterano mariscal al frente del equipo de Denver. Ese día, los Patriots perdieron el invicto.

El drama de la renovación

Manning, de 39 años, sabe también que por las características del juego ofensivo por tierra que tienen los Broncos su aportación no será tan decisiva como la de Brady, pero sí su liderazgo de cara a que su experiencia y figura haga acto de presencia en los momentos decisivos. Ha sido una temporada difícil: una lesión en el pie lo tuvo cinco fechas afuera, tiempo en el cual los Broncos promovieron a su mariscal joven Brock Osweiller, que anduvo tan bien que generó la duda: ¿no sería mejor dejarlo como titular, teniendo en cuenta que a Manning le queda una temporada como mucho?

Manning acalló esas voces en la última semana de la fase regular, cuando tuvo un retorno dramático: con su equipo abajo ante San Diego, volvió a la cancha, dio vuelta el partido y le aseguró el N°1 para los playoffs, que le da la chance de hoy ser local ante Brady, su némesis.

Otra buena noticia para Manning es que una vez más y en el ocaso de su carrera está en la antesala del Super Bowl, algo que debe darle una dosis mayor de motivación.

La mala, lógicamente, que su rival serán los Patriots y Brady, que se han convertido siempre en sus verdugos, a los que no ha podido superar en varios momentos importantes y decisivos de su carrera.

Las apuestas dan como favoritos a los Patriots a pesar que juegan de visitantes, pero los aficionados confían en las genialidades de Brady y sobre todo en la estrategia del entrenador en jefe de los Patriots, Bill Belichick, que es el mejor que hay actualmente dentro de la NFL y un seguro miembro del Salón de la Fama.

Final sin tradición

La final de Campeonato de la Conferencia Nacional también tendrá como protagonistas a los mariscales de campo, el veterano Carson Palmer, de 35 años, que será el líder de los Cardinals de Arizona y a Cam Newton, de 26 años, la figura de los Panthers de Carolina.

El duelo esperado entre los Panthers y los Cardinals, fueron primero y segundo clasificados, durante la temporada regular, aportará a un Palmer que es el que menos victorias ha conseguido en la fase final. La primera la tuvo el pasado domingo ante Green Bay Packers, y a Newton, que ha tenido una actuación brillante durante toda la temporada regular.

Pero como sucedió con el partido ante los Seahawks de Seattle la ofensiva de los Panthers no dependen sólo de las acciones de Newton sino de su ataque terrestre que es demoledor y hará la gran diferencia ante los Cardinals, un equipo que bajo la dirección del entrenador en jefe Bruce Arians se han convertido en uno de los más equilibrados y poderosos de la NFL.

Mientras que el entrenador en jefe de los Panthers, Ron Rivera, el único latino que hay en la NFL, volverá a centrar todo su esfuerzo en la defensiva, sin menospreciar a su ofensiva que de la mano de una versión recargada de Newton ha impuesto números memorables.

Aunque el ejemplo que dieron el pasado domingo ante los Seahawks de Seattle a los que les hicieron un parcial de 31-0 en la primera parte y luego sufrieron para ganar por 31-24 no deben repetirlo frente a los Cardinals si no quieren ser el equipo perdedor del partido del próximo domingo, que jugaran de locales.