AUF

La pelea por el botín

¿Cómo se repartieron los US$ 9 millones que Uruguay cobró por participar en el mundial de Brasil 2014?

El final del mundial, el inicio de un nuevo proceso y el cambio en el gobierno de la AUF dejó deparada una nueva batalla: ¿cuánto deben llevarse los jugadores de selección y cuánto los clubes por el dinero que genera la celeste?

Varios de los clubes que apoyan la candidatura del actual ejecutivo se quejaron en las últimas semanas por lo que entienden es un acuerdo ventajoso para los jugadores y perjudicial para las instituciones. En particular se quejan de que, de los US$ 9 millones recaudados en el último mundial, los jugadores se llevaron el 70% y a las instituciones les quedó una porción muy pequeña.

La semana pasada, Fernando Sobral, exsecretario del ejecutivo de Bauzá, manifestó a El Observador: “Si se toma que los jugadores se llevan el 70% de lo que ingresó por el mundial es correcto, pero no estamos diciendo la otra parte: esta selección, vía recaudaciones obtuvo US$ 8 millones, US$ 12 millones por los derechos de televisión, 1,5 por preparación que abona la FIFA más dos o tres millones más por amistosos. En el período se recaudó más de US$ 30 millones”.

El mundial
Yendo a los números específicos del mundial, el torneo le dejó a Uruguay US$ 9 millones: US$ 8 millones por clasificar y otro millón por pasar a octavos.

Sin embargo, a la hora de repartir entre los clubes el importe se vio reducido a US$ 1.400.000 para dividir en 20 partes iguales.

Del otro lado, jugadores, técnicos y funcionarios habían pactado con el ejecutivo que encabezó Sebastián Bauzá llevarse el 70% del ingreso bruto del premio, lo que ascendió a US$ 6.300.000.

El gran problema para los clubes fue que el 30% restante no fue para ellos. A esa cifra hubo que deducirle todos los gastos de la preparación al mundial. Uno de ellos fue un incentivo por presencia de los jugadores, por el que se pagó US$ 184 mil. El cuerpo técnico cobró por el mismo concepto US$ 40 mil, mientras que el total de los pasajes abonados por la AUF ascendió a US$ 150 mil. Todo esto, sumado a viáticos y otros gastos de la preparación, redujeron la cifra correspondiente a los clubes a US$ 1.400.000. Del 30% quedó un 12%.

El dinero se dividió en 20 partes, prorrateo mediante, según la cantidad de meses que cada equipo estuvo en Primera durante el período de clasificación al mundial. De las 20 partes, 16 van a los equipos de Primera y las otras se reparten entre los de Segunda.

Informe económico
Los actuales neutrales de la AUF, que desde el jueves buscarán seguir en sus cargos en forma definitiva (ver nota aparte), quieren modificar el sistema porque entienden que es perjudicial pactar sobre el bruto del premio y no sobre las ganancias netas.

El Observador accedió a un informe de estado de situación económica-financiera elaborado por sus actuales autoridades, con datos aportados por su contaduría, que revela que el rubro selección también fue superavitario en ejercicios anteriores al de Bauzá, donde como dijo Sobral los ingresos superaron los US$ 30 millones, mientras que los gastos de la estructura de selección ascendieron a US$ 23 millones.

Sobral expresó que en el período 2010-2014 la AUF repartió entre los clubes US$ 11.590.000, pero según el informe de la AUF esa cifra corresponde al período 2006-2014. Durante el mandato de Bauzá se repartieron, por diferentes conceptos, US$ 5.700.000 de utilidades entre los clubes.

El informe elaborado arrojó un pasivo de US$ 12.987.000 millones, tres balances seguidos en números rojos, un fuerte endeudamiento a corto plazo y una baja calificación crediticia.  El 80% de las deudas vencen en el corto plazo. Al Banco República se le deben US$ 7.000.000 con intereses a vencer. También hay deudas con FIFA, Conmebol y la Policía.

En el ejecutivo de Corbo (2006-2009) la AUF empezó a financiarse a través de una línea de crédito del Banco República, de manera de evitar la dependencia de aportes de Tenfield como dueño de los derechos de TV. Entre 2009 y 2010 la deuda aumentó de US$ 2.400.000 a US$ 7.300.000, debido a que la firma de los derechos para la Eliminatoria demoró 14 meses, durante los cuales la fuente de ingresos de la AUF disminuyó considerablemente. En ese período, narró Sobral, se privilegió el reparto a los clubes antes que el ponerse al día con los acreedores.

El núcleo fuerte de los intereses se generaron entre 2010 y 2014: US$ 2.100.000.  

“El balance es malo, obliga a bajar el pasivo, reducir gastos, mejorar la calificación crediticia y mejorar la tasa de intereses que se obtiene ya que se paga un 6% anual cuando hay empresas que trabajan con 2,5% o 3%”, revela el informe.   


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios