La “Pelea del Siglo” bajo la lupa por ocultar la lesión de Pacquiao

La confirmación del desgarro del filipino, ocurrido antes de la pelea, ha sido otro "nocáut" de falta de credibilidad

Lo peor que se temía ha vuelto a suceder, el deporte del boxeo se encuentra envuelto en otra investigación legal después que se confirmase oficialmente que el púgil filipino Manny Pacquiao sufre una lesión en el hombro derecho y tendrá que pasar por el quirófano.

Según los asesores de Pacquiao, el excampeón del mundo del peso welter, versión Organización Mundial de Boxeo (OMB), sufre un desgarro en el manguito rotador que requiere una operación y un proceso de recuperación que podría extenderse hasta un año.

El responsable médico que lo atiende es el prestigioso cirujano de Los Ángeles, Neal ElAttrache, que confirmó a varios medios de comunicación la existencia de la lesión que sufre Pacquiao y la gravedad de la misma.

"Poseemos una resonancia magnética que confirma que tiene un desgarro del manguito rotador. Se trata de un desgarre mayor", explicó ElAttrache.

Este cirujano ya ha intervenido por el mismo tipo de lesión a deportistas como el mariscal de campo de los Patriots de Nueva Inglaterra, Tom Brady y al escolta Kobe Bryant, de Los Ángeles Lakers.

Ni ElAttrache habló de una fecha para la operación ni tampoco lo hizo Michael Koncz, el asesor de Pacquiao, aunque sí anunció que se realizará en Los Ángeles.

La confirmación de la lesión y la ocultación que de la misma hicieron los responsables del campo de trabajo de Pacquiao ha sido otro "nocáut" de falta de credibilidad y limpieza en el siempre cuestionado mundo del deporte del boxeo.

De hecho, en Estados Unidos, de la llamada "Pelea del Siglo" ya nadie habla, y si lo hacen es para decir que después de lo que vieron en el cuadrilátero y el dinero que tuvieron que pagar por seguirla a través de la televisión (100 dólares por conexión), se trato del "Robo del Siglo".

Nadie del equipo de Pacquiao, encabezado por el promotor Bob Arum, y el entrenador del campeón filipino, Freddie Roach, informó ni tan siquiera a la Comisión Atlética de Nevada, como establece el reglamento, antes de que el pasado sábado se celebrase la pelea de unificación con el estadounidense Floyd Mayweather Jr.

La revelación la hizo Arum nada más concluir el combate disputado en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas y que acabó con el triunfo por decisión unánime de Mayweather Jr., que mantuvo el invicto (48-0).

"Manny (Pacquiao) pudo haberse lesionado en uno de los entrenamientos realizado a partir del 11 de marzo", explicó Arum. "Todos pensamos que iba a superar las molestias".

Arum explicó que Pacquiao, de 34 años, había subido lesionado al cuadrilátero y con dolor en el hombro porque la Comisión Atlética no le autorizó a que se le pudiese inyectar un antiinflamatorio.

El presidente de la Comisión, Francisco Aguilar, acusó a los representantes de Pacquiao de no haber cumplido con el proceso legal que hay establecido antes de cada pelea.

Aguilar informó el lunes de que la fiscalía del estado de Nevada investigará porque Pacquiao firmó un "no" en el día previo de la pelea cuando le tocó llenar el cuestionario de la comisión sobre si tenía algún tipo de lesión.

"Vamos a recabar toda la información y analizar las circunstancias", explicó Aguilar. "Tendremos una discusión. Como responsable de conceder las licencias en la comisión uno quiere asegurarse de que los boxeadores entregan la información más actualizada, de lo contrario el proceso no funciona y al final surgen los problemas legales".

Al margen de lo que pueda establecer la fiscalía con la investigación que ha abierto, es casi seguro que Pacquiao será cuando menos multado y tal vez suspendido por la Comisión Atlética de Nevada por no cumplir con el reglamento.

El púgil filipino, que se llevó más de 100 millones de dólares por la pelea del sábado, tendrá tiempo de cumplir cualquier tipo de sanción mientras se recupera de la lesión.

Además, ya se habla que así tendrá tiempo de pensar en la mejor estrategia de cara a la revancha con Mayweather Jr. para el 2016, cuando el invicto estadounidense haya empatado la mejor marca de todos los tiempos en poder del legendario Rocky Marciano (49-0, 43 triunfos por nocáut) y pueda anunciar que será la última de su carrera.


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios