La obsesión de Ronaldo

El delantero portugués de Real Madrid se compró un aparato valorado en 45 mil euros para realizar sesiones térmicas de crioterapia sometiendo su cuerpo a sensaciones térmicas cercanas a los 200 grados bajo cero

La obsesión de Cristiano Ronaldo no tiene precio. Los años de supremacía de Barcelona son duros de digerir para el madridismo. El portugués, goleador empedernido y perfeccionista al extremo, no tolera que Lio Messi sea el mejor del mundo. Entonces apela a todo lo que este a su alcance para superarse.

¿Cuál es la nueva de Cristiano? Apunta a la crioterapia, un tratamiento con frío a extremas temperaturas. Según reveló el diario El Mundo, el delantero de Real Madrid se somete a sensaciones térmicas durísimas, cercanas a los 200 grados bajo cero. ¿Dolor? No, con sensaciones posteriores, aseguran, muy gratificantes. La circulación sanguínea se incrementa y los sabores se disparan, desde la euforia a la calma o el placer. El Mundo expresa que “algunos practicantes, los más entusiastas, llegan a comparar la sacudida incluso con el sexo, debido a la liberación de endorfinas. Otros lo definen como un reseteo del organismo. Quien lo prueba, repite, garantizan. En los deportistas de elite, como el delantero blanco, se utiliza como recuperador de lesiones o esfuerzos”.

Acá es común en muchos equipos, incluso en la selección uruguaya. Cuando termina el primer tiempo de los partidos los jugadores son metidos en una piscina cubierta de hielo.

Pero claro, lo de Ronaldo es más sofisticado. Se compró una máquina valorada en 45 mil euros para usarla en su casa donde la instaló. El portugués conoció la crioterapia en la clínica Cryosalud y Belleza, en Pozuelo, y se enganchó al frío. Acudía meses atrás a recibir un par de sesiones a la semana. Los especialistas recomiendan mesura por tratarse de un sistema muy intenso. El pasado mes de agosto, Cristiano decidió hacerse con una criosauna y seguir el tratamiento en su casa.


Populares de la sección

Comentarios