La obsesión de Martino es obligación

Es la segunda final de Copa América que disputa Gerardo Martino. Hace cuatro años con Paraguay, hoy con la aplanadora argentina. Y el sentimiento es de obligación.

Es la segunda final de Copa América que disputa Gerardo Martino. Hace cuatro años con Paraguay, hoy con la aplanadora argentina. Y el sentimiento es de obligación.

Argentina no la tiene fácil, enfrenta a Chile, que además de ser el anfitrión tiene años madurando un proceso a cargo de su compatriota Jorge Sampaoli.

El Estadio Nacional de Santiago en contra y el recuerdo fresco de la derrota ante Alemania en la final del Mundial de Brasil-2014. Pero aún, la sensación es de obligación de ganar.

"Me toca dirigir a un grupo de futbolistas que es muy difícil pensar que hubiese pasado si hoy no estaríamos acá. Porque en la realidad las expectativas que ellos generan cuando se juntan todos es tan grande que a veces se piensan que no es tan fácil, que esto es casi una obligación", dijo el 'Tata' en la rueda de prensa previa al partido del sábado.


La aplanadora

Argentina no sólo tiene a Leo Messi, el mejor jugador del mundo, sino también a otros grandes nombres como Sergio Agüero, Javier Mascherano, Ángel di María y Javier Pastore. Su ataque es conocido como el de los 'Cuatro Fantásticos'.

Para muchos, el triunfo estaría cantado, sobre todo después de la aplastante goleada 6-1 sobre Paraguay en la semifinal. Pero el rival, estimó Martino, es "de mucha jerarquía".

"Lo que se piensa es que falta tan poquito para conseguir el objetivo que estamos atentos a hacer el último gran esfuerzo", añadió.

"Hay un importante factor emocional en las finales, pero los chicos tienen claro los que van a encontrar enfrente. Estos son los partidos en los que la importancia del resultado a veces te hace desviar la forma de encarar el partido. Lo que nos va acercar al título es hacer las cosas como habitualmente", explicó Martino.

Una más

Martino --que por ahora cree que contará con Ezequiel Garay-- no oculta su deseo de ganar y sabe que tiene, a diferencia de cuatro años atrás, un equipo capaz de lograrlo.

Si bien Argentina no ganó el Mundial en Brasil, llegó a la final y eso ya, a juicio de sus jugadores, es un logro.

No obstante, continuó Martino, en un país como Argentina con tantas selecciones memorables, la que encabeza Messi es "una más de las mejores" en la historia del país y los títulos le darán "un lugar de mayor privilegio".

"Siempre lo que se busca en el fútbol es ganar. Es cierto que hay un mérito grande de jugar dos finales en menos de un año en los dos máximos torneo que podemos jugar. Tenemos la intención de poder ganar la Copa América", reiteró.

"A partir del domingo, todo lo que venga después de esta final será seguir intentándolo de la misma forma. Afianzar la idea de juego es el objetivo más grande que tenemos. No con esto quiero quitar responsabilidad de ganar el título", añadió.

El rival

Chile tiene la presión de ganar con su generación dorada y en casa el primer título de su historia.

¿Cómo enfrentarán a Argentina? ¿Se cerrarán? ¿Jugarán abierto? Martino no espera mayores modificaciones, pero de cualquier modo viene estudiando de cerca al rival, consciente de sus "cualidades o defectos".

"Es muy difícil, independientemente de la importancia del partido, cambiar una forma de jugar, sobre todo porque hace tiempo que Chile viene insistiendo en una idea. Puede haber variantes de nombres, incluso nosotros podemos cambiar de esquema, pero la intención de Chile de ir a por el partido será la misma", indicó.

"Chile contra Brasil y España jugó con tres atrás y el mejor partido lo hicieron contra Alemania y jugaron así. Pero también (Jorge) Valdivia es un jugador de mucha incidencia, nos debemos preparar para todas las opciones", añadió.

Este será el primer enfrentamiento entre Chile y Argentina en una final de Copa América.


Fuente: AFP