La nueva etapa de Ligüera: "Acá sos guerrero"

Una charla de Fútbol con el 10 de Fénix, que asume que tiene prohibido parar de correr
Martín es un extraño sobreviviente de la vieja guardia. Su pensamiento contrasta con una realidad que lo desborda. Y hay cosas que le cuesta entender. "Hoy van a comer con el celular al lado. No se habla. Todo se comenta por twitter o facebook". Asume que cada vez le cuesta más concentrar y recuperarse de los partidos "porque acá se juega con una intensidad que no existe en otra parte".

Martín forma parte de una extraña raza en extinción. La del 10. Pero asume que ya se adaptó a las normas que rigen el mercado. "Se terminó el jugador que no marca, esa es una idea de un fútbol de hace 20 años. Yo acá tengo prohibido parar de correr".

Martín Ligüera pasó de la etapa del 10 clásico dirigido por Juan Ramón Carrasco, a esta nueva versión del volante moderno conducido por Rosario Martínez.

"Si hubiera sido en otra etapa de mi carrera capaz que sentía el cambio. Pero hay que pensar de otra forma. Los dos quieren ganar, los dos quieren el resultado, luego están las formas y convencer al jugador: esa es la finalidad del entrenador. Rosario convenció al plantel de Fénix que esta era la manera", expresó el 10 a Referi.

Y casi sin pensarlo, se mete en una charla futbolística.

"Sabés lo que pasa, hay una cosa que no se entiende de Fénix y es que nosotros jugamos defensivamente pero una vez que robamos la pelota tienen que ver la cantidad de jugadores que llegan al otro arco; no llegamos por tenencia sino por desdoble. Fénix es directo, no llega tocando. Te puede gustar o no".

Fútbol intenso

La madurez del volante se refleja en la claridad de sus respuestas y en la profundidad de los temas.

Martín asume que "el fútbol uruguayo es intenso. Hay más fricción que en cualquier otro fútnol. Vos mirás otro fútbol y no se choca tanto. Acá es todo contacto. En Chile la agarra el rival y no marcan, acompañan, tapan, pero no se te tiran a los pies. Nunca vi jugadores con tanta cabeza partida como acá. Hay un desgaste emocional y de fricción que no existe en otros países".

Cuando se le consulta si eso es lo que hace a los uruguayos ganadores, Ligüera responde: "Y sí, tenemos una cabeza de competir que es difícil encontrarla. Nos ganan porque los otros son muy buenos. Nosotros emparejamos con el hambre de competir. Somos así. Nos gusta más un tranque que hacer un caño".

Y traslada el tema de la competitividad a lo que sucede en el fútbol infantil.

"Ojo, es todo debatible. No sé si está bien o mal, pero con 6 años juegan con tabla del descenso. Y no sé si es para tanto. Yo no sabría qué decir. Pero acá juegan con barro, no hay para bañarse, se cagan de frío los gurises cuando en Europa terminan y se duchan con agua calentita. Acá sos guerrero".

¿Futuro entrenador?

Martín tiene 35 años. No tiene fecha de retiro, aclaró, pero siente que lentamente se va avecinando el momento de encarar nuevos horizontes.

Comenzó a realizar el curso de entrenador. Pero aclara: "aún no estoy seguro si voy a ser técnico".

¿Motivos? "Lo que pasa es que no me veo entrenador", dice entre risas. Y enseguida explica que "tomar decisiones es lo más complejo. De repente va a haber cosas que hoy no transo y cuando sos entrenador lo tenés que hacer, futbolísticas o extrafubolístas".

Martín asume que es complejo manejar un grupo de personas donde todos tienen el mismo objetivo: jugar.

"Es bravo. Cuando tenía 20 o 25 años la culpa siempre era del entrenador. Hoy con 35 digo: ¡hay qué ser entrenador! Te tenés que ocupar de todo. Del grupo, si llueve, ver donde entrenamos, que no hay agua caliente...", sentencia con un dejo de resignación pensando en la que puede ser su futura tarea.

Una historia en cada país

Paraguay
Concentrar
"En Paraguay se concentraba dos días, un disparate. Estaba Gregorio y pensaba lo mismo. Y se llegó a un acuerdo de concentrar un día. Concentramos un día y perdimos. Nunca más".

Chile
Vivir un terremoto
"Estuvo jodido. Fue una experiencia que si no la vivís es difícil de explicar. Estaba en el piso 8 esperando que se cayera. Sin luz a las 3.30 de la mañana. Desesperante".

México
Tranquilidad
"En San Luis de Potosí me tocó una ciudad como del interior que estaba creciendo. Muy seguro; nunca sentí temor, cero".

Perú
Reconocido
"Me encontré con Pelusso que me conocía de chico. Salimos campeones con Alianza y hace poco volví yme hicieron un reconocimiento".

Brasil
Segundo hijo
"Allí nació mi segundo hijo. tengo uno chileno y otro brasileño y mi señora tiene pasaporte suizo".

Agradecido
Juan Ramón Carrasco
"Soy agradecido toda mi carrera a Carrasco porque fuera de lo que habla lo respaldó con hechos, Siempre dijo que me iba a llevar con él al exterior y ante su primera oportunidad me llevó a Brasil".

Futuro DT: "Voy a jugar con un 10"

Martín Ligüera asumió que aún no tiene claro si será entrenador. Es que al margen de que está realizando el curso, aún no tiene definido dar el paso. De todos modos, consultado sobre el estilo de juego comentó: "Me gusta un poco de todo. Todos los técnicos tienen algo; lo importante es sacar lo bueno, quedarte con todo lo bueno de cada uno de ellos. Lo que si me gustaría es jugar con un 10 y si no hay lo inventaré", comentó.

Populares de la sección

Acerca del autor