La Nike fue la fiesta del pueblo

Con la participación de unos 9 mil atletas y con un marco de público impresionante se llevó a cabo la undécima edición de la 10k más convocante; Martín Cuestas y Florencia Borelli fueron los ganadores

Con la participación de alrededor de 9 mil personas se disputó ayer la undécima edición de la 10k de Nike, la prueba con mayor convoctaroria del deporte uruguayo.

El recorrido partió a la hora 20.30 desde la rambla de Punta Carretas, frente al Club de Golf de Montevideo, rumbo a Bulevar Artigas.

Al principio a pie, porque la amontonada marea humana no permite ni siquiera arrancar a trotar, los corredores pudieron empezar a soltarse para tomar 21 de Setiembre, Gonzalo Ramírez hasta Ejido, Durazno, Andes y la rambla del barrio Sur para retornar al punto de partida.

Los corredores humanos, el grito de la gente que se volcó a las calles para ser partícipes de la fiesta le pusieron al evento un colorido único.

La Nike quería ser diferente este año y lo consiguió. Por primera vez en su historia el recorrido no pasó por Kibón. Y sin embargo, el encanto no se perdió. Se renovó.

Parece mentira pero ya hace 13 años que se disputó la primera gran carrera masiva de calles, por fuera de las tradicionales San Fernando o San Felipe y Santiago, la heredera de la Travesía de las Playas.

Fue un 16 de diciembre cuando Nike encendió una luz.

Los medios llamaron a la prueba “el 10k”. Se inscribieron entonces 2.700 corredores pero fue tanto el éxito de la prueba que muchos se sumaron a la movida y terminaron llegando a la meta cerca de 4.000 participantes.

Eran tiempos sin chip ni remeras dry-fit. Cristian Rosales y Paula Masdeo fueron los primeros ganadores.

Después una ola de crisis económica tapó al deporte uruguayo. Pero con el tiempo, las carreras volvieron. Esta vez acompañadas por una pasión por el running que al tiempo se convirtió en auténtica fiebre.

Nativa fue la pionera en esa movida del retorno, a fines de 2005 y desde 2006 la Nike se convirtió en la referencia como carrera masiva y convocante.

Año a año fue creciendo en número así como también en calidad organizativa.

“Lo de este año fue fabuloso. Fue la carrera con más público que vi en Montevideo en mi vida”, contó a El Observador Pablo Sanmartino, presidente de la Confederación Atlética del Uruguay.

“En la rambla había cerca de 10 mil personas viendo. En Gonzalo Ramírez y Durazno los tubos de gente eran impresionante. Parecía la San Fernando o las carreras del interior”, agregó.

Dentro de ese clima de fiesta le tocó lucirse a los profesionales. A los que largan en posición privilegiada porque no van simplemente a participar. Van a ganar.

En varones, se impuso Martín Cuestas con un tiempo de 30.17 superando por apenas una décima a Santiago Casco con 30.18.

El tercer puesto lo ocupó el hermano mellizo de Martín, Nicolás con 30.40.

Martín recupera el título que había ganado en 2008. Desde entonces no había vuelto a figurar en el podio de esta prueba.

Pero esta conquista fue épica. Porque casco venía ganando la carrera y Martín ¡lo pasó sobre la misma línea! Casco se desmayó apenas cruzar la meta. El final fue increíble.

En damas, por su parte, el triunfo le correspondió a la argentina Florencia Borelli con una marca de 35.22.

Lo de Borelli es la continuación de un dominio histórico que se remonta a 2008 cuando se impuso Nadia Rodríguez.

Después ganaron Roxana Preussler (2009 y 2011) y María Peralta el año pasado. En 2010 repitió Rodríguez.

Sin embargo, el segundo puesto que logró Aldana Sabatel tuvo gusto histórico.

Oriunda de Maldonado, con apenas 17 años, Sabatel registró 35.49 superando la barrera de los 36 minutos y la marca de Laura Bazallo que impuso este año en la Reebok 10k: 36.25.

Sabatel, oro este año en el Sudamericano de cross country en menores (sub 18), logró la marca en una trazado que tuvo muchos repechos.

Bazallo, por su parte, terminó en el tercer puesto.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios