La necesidad lo fortaleció

El técnico tricolor apeló a un equipo que promedió los 30 años de edad y que levantó la bandera de la solidaridad, para salir adelante de un momento complicado

Nacional le ganó a Toluca en México. Un gran triunfo porque ocurrió en la altura y de atrás. Hasta ese momento, lo único discutible había sido el empate de  local frente a Barcelona de Guayaquil. Ahora, el triunfo del jueves frente a Boca Juniors en La Bombonera es distinto. Se consiguió frente a un rival importante (aunque el presente no es el mejor), dirigido por Carlos Bianchi, un profesional que ganó todo con esa camiseta, que recobró a su máximo ídolo contemporáneo, Juan Román Riquelme, y frente a una hinchada que el propio Juan Carlos Blanco catalogó como la más importante del mundo y, principalmente, después de haber vivido Nacional una semana con turbulencias. La necesidad de salir adelante fortaleció al equipo tricolor.

“Estábamos en una situación complicada, entonces lo mejor que podíamos hacer era abroquelar filas y jugar seguro”, dijo Jorge Bava a El Observador.

El golero fue una de las figuras sobresalientes en la cancha de Boca. Reconoció que asumiendo el momento crítico era la forma de salir adelante. “Si el partido hubiese sido en Montevideo era otro cantar porque había que salir a buscarlo”, agregó Bava.

Los cambios que se vieron
También Cacho Blanco, el técnico interino después del cese de Gustavo Díaz, confesó que el éxito en La Bombonera pasaba por estrechar las líneas del equipo (ver página 6).

Así lo hizo, desde el primer día que asumió el cargo. Armó un equipo de experiencia, con un promedio de 30 años de edad, que no fuera permeable a la escenografía de la cancha de Boca.

El del Chavo Díaz fue un equipo partido, con un gran espacio entre los defensores y los delanteros y esa fue una de las principales críticas que recibió el anterior entrenador.

Blanco mejoró esa debilidad, sin temer a las etiquetas. Una línea de cuatro donde había tres zagueros y un solo lateral y encima con el perfil cambiado; otra línea de cuatro adelante integrada por Adrián Romero, cuyo rendimiento era una incógnita en esa zona; un enganche y un solo delantero.

Todos tenían la misión de correr. Gonzalo Bueno hizo un despliegue tremendo, cubriendo un sector del mediocampo y proyectándose en ataque.

El hijo del ayudante técnico de Cacho Blanco, Gustavo Bueno, quizá escuchó las palabras del presidente Ache a El Observador el domingo después del empate frente a Cerro Largo: “La culpa (de los malos resultados) no es solo del técnico, hay jugadores de 20 años que no corren”, dijo. El jueves en La Bombonera corrió bastante.

También lo hizo el otro veinteañero del equipo, Santiago Romero, quien terminó contracturado de los gemelos y con un ojo hinchado.

Muy buena defensa
La clave del triunfo tricolor fue la fortaleza defensiva exhibida. El Hueso Romero sorprendió en función de volante pero fue importante para neutralizar a Riquelme. “Lo presionamos y cada vez que giraba estábamos encima”, dijo Romero a El Observador.

El Hueso terminó de zaguero por la expulsión de Lembo, quien se justificó: “Me dio bronca porque Riquelme quiso sacar partido de la pelota quieta. Siempre lo hace, yo lo he visto. Después que se arma la barrera corre la pelota hacia atrás. Se lo marqué al árbitro y le hablé bien”. Sin embargo, volvió a ver la roja en la Copa, como ante Barcelona.

Lo que viene también pesa
El triunfo ante Boca llega después de perder cinco de seis puntos disputados en el Clausura. Los que, en definitiva, dejaron afuera del plantel a Díaz. Pero para que sea el comienzo de un nuevo camino, habrá que reforzarlo con más victorias.

El partido de mañana contra Central Español es clave, porque el objetivo tricolor es el Campeonato Uruguayo, más allá de que hoy el continente esté hablando por lo que Nacional logró el jueves por la Copa.

Para dicho encuentro, Blanco rearmará el equipo en función de los jugadores que quedaron sentidos el jueves y mirando de reojo la revancha ante los xeneizes el próximo jueves.

Están en duda Scotti, Romero y Damonte, al tiempo que Sebastián Abreu quedó suspendido.


Populares de la sección

Comentarios