La mujer que puede ser neutral

Wilmar Valdez piensa en Andrea Lanfranco, hija de un expresidente bohemio, que integra la Comisión Fiscal de la AUF y es tesorera de su club, para sumar al Ejecutivo

Sus recuerdos se remontan a la ciudad de La Paz en la comuna canaria. Eran los lejanos tiempos donde el club luchaba por el regreso a primera.

Allá jugaba Wanderers como local. Por aquellos años era imposible renunciar al amor incondicional por los bohemios. Walter Lanfranco había transmitido a sus ocho hijos su pasión por el viejo club del Prado. Y no había fin de semana que no le pidiera para ir a la cancha a ver a Wanderers.

Una simple anécdota pinta de cuerpo y alma el sentimiento: “Cuando mi padre fue presidente, en el año 1964, nació uno de mis hermanos y lo primero que hizo fue hacerlo socio de Wanderers, pero se olvidó de anotarlo en el registro civil. Pasaron tres años y como la cédula no se exigía en aquellos tiempos, tuvo que ser su padrino el que realizó todos los trámites para inscribirlo en el registro”, reveló Andrea Lanfranco, una de las herederas de la pasión, a El Observador.

Lo que jamás imaginó Lanfranco padre fue que el bichito del fútbol se adhiriera tan fuerte en una de sus hijas al extremo de ser tesorera de Wanderers, integrante de la Comisión Fiscal de la AUF y  candidata a ocupar un cargo en el Ejecutivo.

El presidente de la Asociación, Wilmar Valdez, mantuvo una charla con la contadora Lanfranco, a quien le ofreció la posibilidad de ser neutral de la AUF. El posible desembarco de una mujer en el gobierno de la Asociación es un hecho histórico que no pasa desapercibido.


¿Quién es la candidata a ocupar el cargo de neutral? ¿Cómo llegó al fútbol? ¿En que consiste su tarea? Fueron las inquietudes que le trasladó El Observador. Claro que en primera instancia se mostró reacia a hablar de la posibilidad histórica que tiene reconociendo: “Sí es verdad, el presidente Valdez me habló pero hasta el momento no sé nada. Yo no puedo decir más que eso. El presidente está trabajando, pensando y todo ese tipo de cosas las tiene que ver tranquilo. No tengo más que decir que me sentí más que halagada pero tiene que elegir tranquilo a las personas que entienda”.

De todos modos, ese sólo hecho amerita conocer más de su historia. “¿Cómo llegué al fútbol? Mi papá fue wanderista desde muy chico y presidente de Wanderers en tres oportunidades allá por 1963, 64, 65 y en 1987. En ese periodo tuvo un corto pasaje por la Asociación, muy corto, y la tradición se transmite en la familia. Hace ya unos seis años estoy en la Comisión Fiscal de la Asociación que en ese momento era presidente Guillermo Raggio. Empecé ahí en realidad y hace tres años Raúl Aguerrebere me invitó para la lista y lo acompañé como tesorera en Wanderers”.

Lanfranco reconoce que: “Voy al fútbol desde que Wanderers jugaba con La Luz en La Paz, de esos partidos me acuerdo perfecto. Somos 8 hermanos y todos wanderistas, tres varones y cinco mujeres. Socios desde que nacimos”.

Esta claro que el fútbol, al margen del espacio que le brindó la FIFA a la mujer, es un lugar habitado por hombres.

“Sí, y me acuerdo que cuando me nombraron salió un recorte en un diario que decía ‘una mujer para controlar las cuentas de los hombres. Fue muy divertido”.


“Podrá parecer rara la presencia de una mujer pero ya estoy tan acostumbrada que quizás a los demás les resulte extraño. Hoy está el fútbol femenino. Todo aporta a la sociedad.  Yo jugar no juego, pero puedo opinar, no del punto de vista técnico, pero sí de gestionar un club, de hacer presupuestos, de proyectar, de hacer pensar para generar cosas buenas al fútbol”.

Consultada sobre el aporte de la mujer al fútbol,  Lanfranco respondió: “Es otra forma de ver las cosas, otra mirada, una mirada diferente pero ni mejor ni peor, simplemente encarar las cosas de otra forma, verlas diferentes porque somos diferentes. El encare de los problemas los arreglamos de manera diferente y uno puede aportar desde otro punto de vista. Desde que entré en la AUF y en Wanderers no sentí ningún tipo de discriminación, al contrario”.

Lanfranco tiene claro que, de ser nombrada neutral, será un hecho histórico en el fútbol uruguayo. Pero no quiere profundizar demasiado en el tema.

“No hay antecedentes, pero yo no lo veo como algo raro porque he convivido todos estos años en la Asociación y tengo contacto con todos los funcionarios. Es decir que no me siento sapo de otro de pozo”.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios