La mujer detrás del éxito

Atlético Madrid se nutre de las charlas motivacionales de Irene Villa, quien se recuperó de un atentado terrorista de ETA, que la dejó sin piernas. Su testimonio conmovió al plantel que tiene varios uruguayos

Imaginarse a un plantel entero de futbolistas, en la cúspide de sus carreras, y definiendo los torneos más importantes del fútbol actual, postrados en estricto silencio ante una mujer con un micrófono en la mano, resulta una imagen extraña en un ambiente tan machista. Pero Irene Villa tiene otro logro para anotarse en su extensa lista de superaciones personales.

Su nombre se replicó en los medios del mundo cuando la organización Euskadi Ta Askatasuna (ETA) decidió que su madre, una funcionara pública dedicada a realizar cédulas de identidad, era una enemiga a los intereses de la organización y había que eliminarla.

El 17 de octubre de 1991, miembros de la organización vasca colocaron, en el auto familiar que se dirigía al colegio, una bomba lapa. El explosivo recibe ese nombre en referencia a los moluscos marinos que se adhieren a las rocas y el dispositivo, pegado en la parte trasera del vehículo, la despidió para siempre de sus piernas.

“¡Vamos por la madre, que la niña está muerta!’. A mí me examinaron y vieron que no tenía pulso, no respondía al electroshock. Me llevaron hasta un hospital cercano. Cuando llegó mi padre le dijeron que su hija no tenía piernas, ni manos, y que tenía la cara destrozada, que no era cierto. Les dijo que no me salvaran, que para tener una vida así...Afortunadamente, el médico no le hizo caso”, afirmó Irene a los jugadores del Atlético de Madrid, según el diario vasco El Correo, mientras en la pantalla gigante se sucedían las imágenes que mostraban un coche destrozado, una niña mutilada y una madre ensangrentada.

Esa parte de la conferencia es la que deja más impactado al público y la que más detesta Villa. La insistente búsqueda de Simeone para contactarla, tuvo lugar debido a la excelente campaña que mantiene el equipo madrileño, en la final de Liga de Campeones de Europa y líder de la tabla de posiciones en la Liga Española.

Un plantel de hombres con una temporada estresante, repleta de viajes y presiones, necesitaba una inyección anímica como el testimonio de superación de Villa.

”Yo nunca me he sentido como víctima, y ésa fue la clave para recuperarme. Me resulta muy triste que se sigan refiriendo a mí de esa forma, cuando soy una persona responsable de mi vida y de todo lo que he conseguido: de mis medallas en el deporte, de mis carreras, de mi familia, de mi hijo”, agrega Villa, quien no considera un mérito de su fortaleza sobreponerse al llanto y los gritos de dolor, sino recibirse como periodista y luego matricularse en estudios superiores de Humanidades, Psicología y ganar medallas para España como atleta paralímpica de esquí.

La cara de los futbolistas colchoneros reflejaba un estupor ajeno al clima festivo del vestuario, tan acostumbrado a los cánticos de celebración esta temporada.

Pero la vida, que le llenó los primeros años de obstáculos, decidió retarla a un nuevo desafío: vivir dando lástima producto de su condición de víctima o vivir como si nada hubiera ocurrido, proyectando metas y, por supuesto, alcanzándolas. Villa optó por el segundo camino, el más difícil, para el cual necesitó un espíritu que no se aprende ni se adquiere en ninguna parte.

“La palabra enseña, pero el ejemplo arrasa. Por eso emociona tanto la charla. Igual cuento lo mismo que otros, pero yo lo pongo a prueba. Lo que yo digo es que en la vida ocurren cosas que no elegimos, pero lo que sí elegimos es la forma en que las afrontamos. Todo está en nuestras manos. Con todo lo que te pase puedes crecer y fortalecerte o rendirte”, advierte, como si su presencia pasara inadvertida.

Su experiencia, carácter y hambre de superación la llevaron a licenciarse en Periodismo y cursar estudios en Psicología y Humanidades. Pero el lugar de conferencista lo ocupó mucho antes, cuando participó de congresos de paz para compartir sus vivencias.

En el hotel donde tuvo lugar la conferencia para los futbolistas, la gente se detuvo para tomar foto y autógrafos de los deportistas. Ella también tuvo que posar, ya que Villa se transformó en una cara visible para los medios por su labor como periodista (trabajó en diarios, revistas y lleva publicados ya tres libros) y como deportista (ganó medallas de oro y plata en el Nacional de esquí).

La conferencia, que tiene un costo entre 2 y 5 mil euros, tuvo lugar gracias a la insistencia del DT, quien conoció su testimonio y consideró que su palabra era el empujón anímico que su plantel necesitaba.

El tópico fundamental de la disertación tuvo como eje la convicción en los individuos como parte del grupo y en la fortaleza que deben mostrar para recuperarse a los golpes. El propio Simeone predica la fé en su grupo de trabajo como una disciplina religiosa, la que llevó a los aguerridos colchoneros a pelear de igual a igual, con las potencias de Europa.


Populares de la sección

Comentarios