La lucha contra el cáncer tuvo sus idas y vueltas

La recaída de Tito Vilanova es una de tantas que se han dado en los últimos años en este deporte; el uruguayo Sebastián Ariosa la pelea como ya lo hicieron Robben, Abidal y Burgos, entre otros

Las lágrimas de Eric Abidal en la conferencia de prensa cuando anunció su cáncer fueron las mismas que derramó Miki Roqué cuando le sucedió a él. La gran diferencia fue el desenlace de esa enfermedad. Mienras Abidal sigue vivo y firmó contrato con Monaco, –su primer club–, Miki murió con solo 23 años.

Un compañero de Abidal en Barecelona, nada menos que el capitán Carles Puyol, fue quien costeó el tratamiento que recibió Miki Roqué, jugador por entonces de Betis.

Es que el muchacho había nacido igual que él en Lleida y su madre además, en el mismo pueblo que el pelilargo número 5 del Barsa.

Pero el cáncer en los huesos del joven defensor del conjunto sevillano fue mucho peor que el de Abidal y en poco tiempo falleció.

En junio de 2012, cuando murió Miki, Puyol además estrenó en su honor unos zapatos Nike color rojo con la inscripción MR26.

Abidal tuvo más suerte y sigue jugando al fútbol. Más allá de alguna recaída, ya firmó con Mónaco.

Estos son algunos casos del cáncer en el fútbol, algo que está en los últimos días en boca de todos luego de que se produjera una recaída con Tito Vilanova quien debió dejar de ser el técnico de Barcelona el viernes pasado.

El caso de Ariosa
Sebastián Ariosa estaba jugando en gran nivel en Olimpia hasta no hace mucho. Dejó de jugar cuando llegó el parate para las Eliminatorias y la Copa de las Confederaciones con el equipo clasificado a semifinales de la Copa Bridgestone Libertadores.

Cuando se enteró de su enfermedad –hace muy poco– atravesaba un momento complicado porque su club le adeudaba nueve meses de sueldo.

“Me detectaron un cáncer en el mediastino y cuando uno escucha esa palabra, a uno lo pone muy mal”, dijo en Asunción antes de comenzar a tratarse en Uruguay.

El miércoles, Olimpia puede ser el nuevo campeón de la Copa y él podrá festejar desde su casa.

“Esto va a ser largo, pero lo voy a superar con la ayuda de mis familiares y amigos”, indicó Ariosa quien acaba de cumplir en junio 28 años.

En el fútbol argentino hubo algunos casos de futbolistas muy reconocidos.

Uno de los últimos fue el de Julio César Toresani (45) quien a mediados de 2012 notó un bulto en el cuello y se le diagnosticó cáncer. Por suerte, lo agarraron a tiempo. El exfutbolista de River, Boca, Colón y Unión de Santa Fe se retiró en 2004 y siguió como técnico. Desde que mejoró dirigió a Mandiyú de Corrientes y ahora lo hace en Alumni, un equipo cordobés del Torneo Argentino B.

Anteriormente, los arqueros de la selección de ese país, Carlos Roa y Germán Burgos, también padecieron cáncer. Este padeció la enfermedad en un riñón y volvió a jugar. Roa, en cambio lo sufrió en los testículos.

Luboslav Penev, con 28 años en 1994, sufrió la misma enfermedad y la superó. Hoy es el seleccionador de su país, Bulgaria.

Otro futbolista que sufrió cáncer en los testiculos es el holandés Arjen Robben, a quien se lo detectaron en 2004 con 20 años cuando defendía a Chelsea y, por suerte, pudo seguir.

Vilanova quiere seguir el camino de la recuperación en una lucha que siempre es desigual.


Populares de la sección

Comentarios