La liga afronta la hora de la verdad

Se ponen en marcha este viernes los cuartos de final del torneo donde Malvín y Aguada parten como favoritos para alcanzar la final, aunque el aguatero tendrá de entrada una dura prueba ante Hebraica Macabi

Un bombazo de Joaquín Izuibejeres fue clave para clasificar el miércoles a Trouville eliminando la última esperanza para que las sorpresas se instalaran en los cuartos de final de la Liga Uruguaya de Básquetbol.

El rojo de Pocitos venció 84-77 a Bohemios –que tuvo que jugar un partido de definición ante Nacional para evitar el descenso– y liquidó la serie de octavos de final 3-2 para meterse en cuartos.

Ahí estarán los mismos ocho equipos que jugaron la Súper Liga tras ocupar los ocho primeros lugares en el Clasificación.

No hubo sorpresas. Porque en octavos, Goes eliminó a Olimpia (3-1), Biguá a Montevideo (3-1) y Hebraica Macabi (3-0) a Plaza de Nueva Helvecia, único equipo del interior que antes pudo vencer a uno de los capitalinos, Sayago, que avanzó tras la disputa del Reclasificación-Permanencia.

En buen romance, tanta fase previa solo sirvió como aperitivo para que los ocho mejores vuelvan a enfrentarse entre sí. Esta vez en la modalidad de playoffs.

Y ahí estarán por un lado Malvín y por otro Aguada, los grandes candidatos para definir el torneo.

Malvín y Defensor Sporting
–finalista el año pasado– son los equipos con mejor marca en la temporada: 22 triunfos y seis derrotas.

El playero jugará con Goes y si gana se medirá en semifinales con el vencedor del cruce entre Atenas y Trouville.

Aguada, por su parte, arrancará con el irregular Hebraica Macabi. El vencedor chocará en semis con el ganador de Defensor Sporting-Biguá.

Las series, pactadas al mejor de cinco partidos, arrancan hoy en doble jornada en el Palacio Peñarol.

A la hora 19 se medirán Sporting-Biguá y a las 21 lo harán Malvín Goes. Mañana, a la hora 21.15, arrancará la serie de Atenas-Trouville.

Aguada-Hebraica, en cambio, comenzarán a jugar recién después de que el aguatero afronte la semifinal de la Liga de las Américas entre el 7 y el 9 de marzo, en el Palacio Peñarol (cuarta instancia internacional consecutiva que organiza en la arena internacional). El primer encuentro está fijado para el 12 de marzo.

Malvín apostó a ganador esta temporada con la llegada de Nicolás Mazzarino, quien jugó durante 11 años en el básquetbol italiano.  

Dirigido por Pablo López, el playero fue dos veces campeón de la Liga (2006-2007 y 2010-2011) y jugó otras dos finales (2009-2010 y 2011-2012), récord que solo equipara Biguá.

El equipo quiere sacarse la espina del año pasado cuando Aguada lo eliminó en semifinales.

La revancha puede consumarse solamente si ambos llegan a la final. Pero en lo que va de la temporada, Malvín le ganó al aguatero –vigente campeón– tres de los cuatro partidos en que se enfrentaron.

Aguada mantuvo a su jugador estrella, Leandro García Morales, en su apuesta por el bicampeonato.

Sporting, con su sólida estructura conducida hace más de una década por Gerardo Jauri, puede ser el tercero en discordia.

Por plantel, Hebraica (Gustavo Barrera, Mauricio Aguiar) es en esta primera instancia el equipo más apto para dar un batacazo. El juvenil Biguá, sin su figura Santiago Vidal, lesionado, y Goes y Atenas, con planteles de menor jerarquía, largan con menores chances. Pero la verdad se escribe desde hoy en la cancha.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios