La legión panameña

Cecilio Waterman, Luis Mejía y Abdiel Arroyo cuentan su experiencia en el fútbol uruguayo
Marcos Silva, especial para Referí

Era el año 1988 y Nacional venía de ganar su tercera Copa Intercontinental después de vencer por penales al PSV de Holanda. Algunas horas antes de ese partido, Roberto Recalt ganaba las elecciones y se convertía en el nuevo presidente de los tricolores.

Una de las primeras decisiones que tomó como presidente de Nacional fue la de contratar a un delantero panameño de 20 años que jugaba en Deportivo Paraguayo, un equipo que participaba en la Serie D de Argentina.

"Él me conocía por una revista que se llamaba Solo Fútbol y en base a la información que salía publicada se decidió a contratarme", le contó a Referí Julio César Dely Valdés y agregó: "Te podrás imaginar que nadie entendía nada cuando llegué. Nacional venía de salir campeón del mundo y la primera contratación era yo, que venía de la última categoría del fútbol argentino y había nacido en Panamá. A primera vista no era común que un equipo de la categoría de Nacional se reforzara con alguien de tan abajo".

Así nació la llegada de Dely Valdés al fútbol uruguayo, donde defendió la camiseta tricolor por cuatro años y además de los más de 100 goles que convirtió, ganó el Campeonato Uruguayo en 1992.

El delantero panameño aún recuerda su primer día en Uruguay y lo que hoy cuenta como anécdota, en su momento le significó una de las situaciones más incómodas de su carrera. "Viajé a Uruguay desde Buenos Aires en el Alíscafo y cuando llegué a Colonia me tomé un ómnibus de la Onda que me trajo a Montevideo", recuerda Dely Valdés. "Me bajé en la Plaza Cagancha y ahí me estaba esperando un dirigente de Nacional para llevarme a practicar al Parque Central. El problema fue que cuando me vio se dio cuenta que en mi mano venía con un bolso amarillo y negro. En ese momento se tapó la cara y mientras me señalaba con su mano decía: 'No puede ser, no puede ser'".

Pasaron algunos minutos, que para Dely Valdés fueron horas, hasta que se dio cuenta que era lo que estaba pasando: "Fue ahí que me explicó la rivalidad que tenía Nacional con Peñarol y que los colores de mi bolso eran los que ellos tenían en la camiseta", reconoció Dely Valdés, y recordó las palabras que le dijo el dirigente de Nacional: "Con ese bolso no podés ir al Parque Central, vamos a buscar otro".

Desde el primer día, al panameño le quedó claro cómo se sentía el fútbol uruguayo. Y quizás sin darse cuenta, su llegada en 1988 le permitió a los futbolistas panameños ingresar al mercado uruguayo.
¿Uruguay? ¿Dónde queda?

En la liga de fútbol de Panamá participan diez equipos que compiten a dos ruedas para definir al campeón. A nivel de selección, hasta el momento nunca logró clasificar a un Mundial aunque estuvo a dos minutos de meterse en Brasil 2014. Se jugaban los descuentos del partido en el que Panamá le ganaba 2-1 a Estados Unidos y tenía a favor la derrota de México, que le significaba clasificar por primera vez a un Mundial.

Sin embargo, "a dos minutos del final llegaron los dos goles de Estados Unidos. Nos queríamos matar, fue muy difícil borrar ese momento. Por suerte hay un proceso con buenos jugadores jóvenes y ojalá se pueda cumplir el sueño de clasificar por primera vez a nuestro país a un Mundial", aseguró el arquero de Nacional y también de la selección panameña, Luis Mejía.

Como la competencia interna no es buena, los sueldos son bajos y el nivel de profesionalismo no alcanza, los futbolistas panameños aprovechan cualquier posibilidad que les llegue para salir del país y jugar en el exterior.

"Al jugador panameño se le hace muy difícil salir del país, por eso cuando me salió esta posibilidad no dudé", le contó a Referí Cecilio Waterman, el delantero de Fénix que llegó hace siete años a Uruguay por casualidad.

"En 2007 un contratista uruguayo había ido a ver a Luis Mejía, que estaba jugando el Mundial Sub 20 en Canadá con la selección. En ese momento se ve que le gustó mi juego y también se interesó en mí", recuerda Waterman.

Cuando se aprontaba para viajar a Uruguay y firmar contrato con Fénix, Waterman recibió una llamada que lo hizo dudar: "Había un señor que me quería llevar a Colombia en ese momento, pero ya le había dado la palabra a la gente de Fénix que venía a Uruguay y para mí eso es sagrado", recordó el panameño.

Tauro FC y Deportivo Árabe Unido son los dos equipos panameños que acumulan más campeonatos. Justamente, fue Deportivo Árabe Unido el club que vio nacer a Abdiel Arroyo, el delantero que llegó este año para reforzar a Danubio.

"Tenía ofertas de otros lados pero mi representante me dijo que esperara y por suerte llegó la oferta de Danubio", le contó a Referí "El Pistolero", como se lo conoce a Arroyo en su país.

Sin conocer el destino, dejando atrás un montón de afectos y persiguiendo un sueño, tanto Waterman como Mejía y Arroyo apostaron por el fútbol uruguayo.

"No conocía mucho, solo a Nacional y Peñarol por la Copa Libertadores", aseguró Arroyo, que a sus 23 años cuenta con un pasaje por el fútbol de Croacia y otro por el fútbol colombiano.

Los panameños que están o que pasaron por Uruguay son pocos y se conocen, por eso están en permanente contacto y se ayudan cuando alguno precisa algo.

"Arroyo me preguntó y le dije que venía a un buen cuadro, que le iba a hacer bien venir al fútbol uruguayo. Acá no es fácil, se marca bien y para mí el fútbol uruguayo está entre los mejores de Sudamérica, por algo cuando el jugador uruguayo sale al exterior le va bien", aseguró Waterman.

Todos destacaron el buen trato que recibieron en los clubes y la hospitalidad de los uruguayos a la hora de compartir la vida cotidiana.

"Al principio llegué solo a Fénix y en el plantel era el más chico, después llegó Mejía y ahí me sentí más cómodo y perdí la timidez. Aparte vivíamos juntos, entonces era todo más fácil", reconoció Waterman mientras recordaba sus primeros días en Fénix.

"Además los compañeros me sacaban a pasear todo el tiempo, hasta el día de hoy recuerdo un viaje a Piriápolis con Luciano Cardinali, Santiago Fosgt y Nicolás Vigneri", concluyó Waterman mientras esbozaba una sonrisa.

Milanesas y asados


Cada país tiene sus platos típicos y sus tradiciones. Sin embargo, cuando todos pensamos que el asado es el producto estrella por excelencia de Uruguay, Cecilio Waterman se enamoró de otra de las comidas locales: "Cuando llegué me enamoré de la milanesa y el dulce de leche. ¡Mamá! Era imposible no pensar en eso. Al principio comía asado, pero la milanesa me encantó, fue amor a primera vista".

El fútbol visto de afuera


"Me sorprendió el estilo de juego acá. Es muy fuerte, de mucha pierna, de mucho tranque", reconoce Arroyo, que lleva un gol en los cuatro partidos que disputó en el campeonato con Danubio.

Julio César Dely Valdes valoró su etapa en el fútbol uruguayo y destacó su competitividad: "Me ayudó mucho pasar por el fútbol uruguayo antes de ir a Europa. Si un futbolista triunfa en Uruguay puede triunfar en cualquier sitio".

Waterman: “Fueron mortales los primeros fríos; dormía vestido”



En Panamá la temperatura mínima promedio es de 22°C. Por ese motivo, a la hora de elegir el factor más negativo de vivir en Uruguay, los panameños coinciden que el clima fue lo que más los afectó.

“Los primeros fríos fueron mortales, no me quiero ni acordar. Hasta dormía vestido, realmente lo pasé muy mal”, recuerda Waterman que se sorprendió del invierno uruguayo: “Llegué a Montevideo en verano y me llamaba la atención que a las 21 todavía era de día, pero cuando llegó el invierno fue lo peor del mundo”.

Arroyo llegó hace dos meses a Montevideo, y aunque todavía no le tocó vivir el frío es consciente que será duro: “Hasta ahora todo está precioso, pero ya me avisaron que el invierno es duro, será un desafío más que tendré que superar para seguir peleando por mi sueño” concluyó.

La distancia y la lejanía de los afectos son otros factores que marcan a los futbolistas.

“Lo que más extrañaba era la familia. Por encima de las costumbres de mi país y mis amigos”, reconoció Dely Valdes. Una situación similar cuenta Arroyo: “Se extraña el país y la familia pero no puedo bajar los brazos. Estoy acá para cumplir un sueño, por suerte ahora llegó mi novia y ya es más fácil”.

“Cada vez que se termina el campeonato me voy a Panamá para ver a mi hija que tiene diez meses y es lo que más extraño”, aseguró Waterman, quien señaló: “No extraño mucha cosa más porque mi adolescencia y mi juventud las pasé en Uruguay. A esta altura te diría que me siento como Gardel en este país”.

El avance de la tecnología y la comunicación permite acortar las distancias y minimizar el impacto que genera estar a miles de kilómetros de la familia. “Hoy en día el futbolista que emigra tiene más facilidades que en mi época. Entre el Skype, el teléfono y el Whatsapp prácticamente no te alejás de la familia”, aseguró Dely Valdes.


Las frases


“Al jugador panameño se le hace muy difícil salir del país, por eso cuando me salió esta posibilidad no dudé”
Cecilio Waterman, jugador de Fénix.

Me sorprendió el estilo de juego acá. Es muy fuerte, de mucha pierna, de mucho tranque”
Abdiel Arroyo, jugador de Danubio.


Los panameños


Abdiel Arroyo, jugador de Danubio
Nació el 13 de diciembre de 1993 en Colón, Panamá.
El delantero se inició en Árabe Unido de Panamá, y pasó por RNK Split de Croacia y Deportes Tolima de Colombia, antes de llegar esta temporada a Danubio, donde en las cuatro primeras fechas anotó un gol.

Cecilio Waterman, jugador de Fénix
Nació el 13 de abril de 1991 en Colón, Panamá.
El delantero se inició en Sporting San Miguelito de su país. Con 15 años llegó a Uruguay, para jugar en Fénix. En 2016 actuó en calidad de préstamo en el fútbol mexicano.

Luis Mejía, jugador de Nacional
Nació el 16 de marzo de 1991.
El golero se inició en Tauro FC de Panamá. En 2007 llegó a Fénix, donde jugó hasta 2015, con excepción de la temporada 2010-2011 cuando actuó en el fútbol francés. Desde 2015 es el segundo golero de los tricolores. Es el golero de la selección de su país y a nivel juvenil jugó los mundiales de 2007 y 2011.

Julio César Dely Valdés, exfutbolista
En 1989 llegó a Nacional proveniente de Deportivo Paraguayo. En los tricolores anotó más de 100 goles, ganó el Campeonato Uruguayo 1992 y dio el salto al fútbol europeo, donde jugó una década entre 1993 y 2003.

Populares de la sección