La investigación alcanzó a Bauzá, que sale a defenderse

Según la investigación, la Asociación Uruguaya de Fútbol recibió en 2013 un soborno de US$ 1,5 millones

La Justicia de Estados Unidos, que investiga los hechos de corrupción en lo que se vieron involucrados los máximos directivos de la FIFA, reveló documentos en el que se da cuenta que la empresa Datisa pagó un soborno por un total de US$ 100 millones por los derechos de las próximas cuatro ediciones de la Copa América. Datisa es una empresa creada entre Traffic, Torneos y Full Play. Esta última es la propietaria de los derechos comerciales de la Copa.

"Datisa acordó pagar US$ 100 millones en sobornos a oficiales de Conmebol a cambio del contrato de Copa América firmado en 2013: US$ 20 millones por la firma del contrato y US$ 20 millones por cada una de las cuatro ediciones del torneo", dijo el documento ventilado por el diario chileno La Tercera.

"Cada pago de US$ 20 millones fue dividido en sobornos de esta manera: US$ 3 millones para cada uno de los top oficiales de Conmebol: el presidente de la Confederación y los presidentes de las asociaciones de Brasil y Argentina; US$ 1,5 millones a cada uno de los otros siete presidentes de las federaciones de Conmebol; y US$ 500 mil para un undécimo oficial de Conmebol", se expresó en el documento.

En 2013, el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) era Sebastián Bauzá.

El presidente del fútbol chileno, Sergio Jadue, negó haber recibido sobornos por entregar los derechos de televisión para la Copa América 2015, que arranca en dos semanas, y dijo que ese dinero quedó en la cuenta de la Asociación Chilena, y no fue a parar a los directivos que menciona el informe.

"Lo que aparece en la investigación es a medias, porque en 2013 hubo un anticipo de un millón y medio de dólares por la Copa América por los derechos de televisión, pero eso quedó en la cuenta corriente de la Federación", afirmó Jadue.

Tras la detención de siete ejecutivos de la FIFA, en Zurich, acusados de corrupción a petición de la fiscalía de Estados Unidos, la investigación involucró a la empresa Datisa, a la cual se acusa de haber entregado US$ 1,5 millones a Jadue para entregar los derechos de la Copa.

Según informó AFP, Jadue respondió inmediatamente a las acusaciones arguyendo que efectivamente había recibido la cantidad de dinero pero "como concepto de anticipo por la realización de Copa América".

"Por lo que a mí respecta y la ANFP (asociación chilena de fútbol), recibimos un millón y medio de dólares y tenemos comprobante de eso del 26 de diciembre del 2013", afirmó Jadue a Teletrece radio de Chile, y negó que el dinero haya servido para sobornarlo. "Yo creo que los responsables del ilícito deben pagar su delito, gracias a Dios, no me incluyo entre ellos", afirmó Jadue.

"Si yo estuviera involucrado no estaría hablando con ustedes. Para mí no hay nada que ocultar, mostraremos todos los documentos", agregó el mandamás del fútbol chileno.

El Observador se comunicó con Sebastián Bauzá, quien dijo que estaba preparando un comunicado para informar que ese dinero lo recibió la AUF como "adelanto de la Copa América" y que no era un soborno.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios