La intimidad de un gigante

El Estadio mirasol tuvo su última visita, organizada por la constructora Saceem, antes de la inauguración del 27 y 28 de marzo
"Esto es espectacular, fijate que nos trajeron acá el 1º de febrero de 2014 y esto era un monte lleno de árboles y desniveles. Mirá lo que es ahora, impacta y más a nosotros que somos hinchas de Peñarol. Te levantás con orgullo por lo que estás haciendo", cuentan casi a coro Líber Pettorossi y Santiago Pediferro, dos obreros que Referí ubicó lejos del ruido de la presentación formal repleta de ingenieros y arquitectos, cuando, fuera del horario laboral, grababan con sus teléfonos celulares el campo de juego iluminado.

Ellos son algunos de los grandes culpables del gigante que nació en la intersección de las rutas 102 y 8, pero la rutina les quitó el privilegio de la contemplación, que ahora recuperan alejados de los flashes y los micrófonos que apuntan a caras conocidas.

El tan anhelado Estadio de Peñarol, denominado Campeón del Siglo por sus hinchas en votación popular, cerró sus puertas al público antes de la doble fecha de inauguración el 27 y 28 de marzo.

Primero con un espectáculo que sus organizadores definen como ópera moderna y luego con un partido ante el actual Campeón de América, River Plate de Argentina.

Si bien faltan algunos detalles relacionados al cercado perimetral y alhajamiento de las instalaciones interiores, el Campeón del Siglo impresiona por su tamaño, su tecnología de punta y la calidad de los materiales utilizados.

Es, según el ingeniero Alejandro Ruibal, representante de la constructora Saceem durante los más dos años que llevó la construcción desde su inicio, "una obra magnífica, que representó distintos desafíos desde el punto de vista constructivo".

Mezclados entre los colegas invitados por la constructora había muchos hinchas con la ansiedad de bajar a la cancha y con un deseo repetido hasta el cansancio: ver el estadio iluminado.

Por eso, luego de una conferencia de prensa en el hall central del Estadio donde hablaron autoridades técnicas del proyecto, las 1.300 lúmenes se encargaron de dotar al campo de juego de un efecto muy particular.

Si el Campeón del Siglo destaca por la belleza que le brinda su estilo de construcción moderna, el efecto se potencia con el estadio iluminado en la noche.

Todos los presentes pudieron bajar por la escalinata que conducirá a los jugadores hasta el campo de juego y hubo hinchas que actuaron fieles a su "religión" futbolera.

Fotos, besos al césped y algún que otro fanático de rodillas fueron el marco pintoresco mientras la prensa hacía su trabajo.

Con el himno de Peñarol como cortina musical, dos drones recorrían el espacio aéreo del estadio bajo el agua de los regadores que apuntaban a la Tribuna Frank Henderson, la más bonita desde su estética y donde están ubicados los 117 palcos.

El templo aurinegro está pronto. Sólo hace falta una pelota.

Tres cifras

40.000 Personas. Es la capacidad del Campeón del Siglo en sus cuatro tribunas, que llevan el nombre de cuatro expresidentes: Frank Henderson, Gastón Güelfi, Washington Cataldi y José Pedro Damiani.

100.000 Metros cúbicos. Es el volumen de tierra y arcilla movilizada para la construcción. Además se utilizaron 30.000 metros cúbicos de balasto, 18.100 metros cúbicos de hormigón y 1708 toneladas de hierro.

40 Millones. De dólares invirtió Peñarol en la construcción de su nuevo Estadio, denominado por los hinchas Campeón del Siglo en votación popular. Fue el mismo monto estipulado desde el inicio.

Ministerio del Interior quiere mejoras

Luego de la segunda inspección la Policía informó que el estadio del Club Atlético Peñarol no cumple con las condiciones de seguridad exigidas en junio del año pasado, según informó la cartera en su página web.

El Ministerio del Interior detalla en su informe las sugerencias que hizo la unidad y que no fueron contempladas hasta el momento.


Populares de la sección

Acerca del autor