La inconsistencia marca el camino

De la pretemporada al campeonato, el aurinegro pasó de un solo volante de marca a doble cinco, de Darío como zaguero y constantes cambios sobre las bandas donde desfilaron varios jugadores

"Es complicado Peñarol…”. La frase abarca todo lo que encierra el resultado de un fin de semana. El estado de ánimo de la gente. Los comentarios sobre los cambios realizados en pleno partido. Lo que juega y la imagen que deja el equipo en el campo de juego. La posición de determinado jugador en la cancha. Los goles que se marraron y las oportunidades de pelear el campeonato.

“Es complicado Peñarol…” Del resultado del fin de semana se desemboca en los rumores. En la supuesta disconformidad por el rendimiento del equipo. En los errores del entrenador a la hora de plantear los partidos. En la política de contratación. Gerente deportivo y jugadores. Todos caen en la bolsa de los acusados.

“Es complicado Peñarol…”, dijo con un dejo de resignación el técnico Jorge Da Silva para agregar que está aprendiendo a lo que es convivir sentado en el sillón principal de unos de los grandes del país. Es que jamás había vivido una situación similar.

En su etapa como entrenador de Defensor Sporting sus equipos se recitaban de memoria. Hoy gana la inestabilidad. El repaso de este inicio de campeonato señala que jamás reiteró una oncena y el mismo sistema táctico.

Y al margen de que Polilla señale que no se mide con la misma vara y que todo lo que sucede en Peñarol se magnifica más que lo que pasa en la vereda de enfrente, el camino recorrido hasta la quinta fecha marca la inestabilidad.

Pretemporada

Peñarol se embarcó en el tema del arco y a lo largo de todo el verano vivió una telenovela con capítulos donde aparecían personajes nuevos todos los días. Llegó un momento que la inestabilidad era tal que el propio Carini salió a decir: “Si no me quieren que me lo digan”. La noticia se la brindaron a poco de empezar el campeonato.

Llegó el argentino Enrique Bologna que se debió adaptar a los nuevos compañeros en poco tiempo. No fue el único que fue al curso intensivo de adaptación: una situación similar se vivió con Carlos Grossmüller.

Primera fecha

El equipo de Da Silva entrenó toda la pretemporada con un solo volante de marca que era Sebastián Cristóforo. El miércoles 8 de agosto, a pocas semanas del debut en el Apertura, jugó un amistoso contra Progreso formando con Bologna; Alejandro González, Valdez, Macaluso y Darío Rodríguez; Cristóforo solo para contener y por delante Estoyanoff por derecha, Aureliano Torres por izquierda y Pacheco delante de ellos; arriba Zalayeta y Juan Manuel Olivera.

El miércoles 22 de agosto llegó Carlos Grossmüller y el jueves 23 Da Silva probó otra fórmula con tres zagueros, la inclusión de Marcel Novick en el mediocampo para ayudar a Cristóforo y tres puntas arriba.

El tema es que al día siguiente se lesionó Estoyanoff y jugó Zambrana. Mientras que Álvez lo hizo por Alejandro González. La experiencia con Cristóforo solo en la contención resultó negativa y Peñarol perdió con Fénix 4-3. Pero no fue lo más grave: el equipo se quedó sin el símbolo ante la grave lesión sufrida por Antonio Pacheco.


Para la segunda fecha se padeció el problema familiar de Bologna por lo que volvió Gelpi al arco. Atrás regresó Alejandro González en el lateral. Novick reforzó el medio y debutó Grossmüller.

En la tercera jornada del Apertura más movimientos. Bologna otra vez al arco. Y atrás Darío Rodríguez se metió en la cueva y debutó Raguso como lateral izquierdo. Peñarol conquistó su primer triunfo al vencer 2-0 a Bella Vista.

Pero para la cuarta fecha Da Silva volvió a cambiar. Al no poder contar con Torres lesionado, se produjo el regreso de Estoyanoff. Zambrana por el suspendido Zalayeta.

Para la quinta fecha el aurinegro recuperó a Zalayeta y reforzó el medio con Novick.

Se viene la sexta y Da Silva vuelve a mover piezas: ahora será el turno de Grossmüller de doble cinco. Da Silva jamás lo pensó pero como el mismo lo definió: “Es complicado Peñarol…”.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios