La hora de la verdad llegó a la NBA