La hora de la motivación

De cara al partido del jueves, Óscar Tabárez resaltó la fuerza psicológica de su grupo de jugadores: “Contra eso, Brasil no puede hacer abolutamente nada”

"La motivación responde a una necesidad interna", dice el entrenador de la selección uruguaya de fútbol, Óscar Tabárez. Y entonces la atención de la sala de conferencias del Complejo Celeste –repleta como lo amerita la previa de un Uruguay-Brasil por Eliminatorias– se redobla en cada uno de los presentes. Porque sus palabras van mucho más allá de la pelota para llegar a donde se dan la mano la vida con el fútbol.

"Si un jugador no tiene necesidad de ir a ganarle el partido a Brasil con nuestras armas o plantarle cara, nadie lo puede motivar de afuera porque la motivación es un proceso interno. No lo digo yo, lo dicen los libros de psicología", dice el Maestro.

"Cuando pienso en mí, no creo en el entrenador motivador en el sentido, para mí erróneo, que se le da a esa palabra, como predicadores que hacen que el jugador timorato se haga valiente o que el que no juega mucho juegue bien. Para mí eso no existe, con todo respeto", dice. Y es raro escuchar a Tabárez hablar de sí mismo.

Pero es claro que su mensaje prende en los jugadores: "En esta misma sala, los días anteriores al partido se les muestra un video del rival y les damos un redondeo a la charla. Apuesto que los jugadores me van a pedir un momento a solas. Y yo sé de lo que van a hablar, de cosas que van a llevar a la cancha. Es una charla de 15 minutos antes de la cena, ya es una práctica que surgió por iniciativa de ellos". También es poco frecuente que el Maestro cuente secretos de la interna de la celeste.

Pero la ocasión lo amerita. Un Uruguay-Brasil, un "clásico" según sus propias palabras. Un rival al que nunca le ganó como entrenador de la mayor de la celeste (en 1983 le ganó el oro de los Juegos Panamericanos de Caracas con gol de Miguel Peirano). Ni en el presente ciclo (dos empates, tres derrotas) ni en el anterior (perdió la final de la Copa América 1989 1-0 en Maracaná).

"A ese tema ni lo toco, los jugadores ya lo saben. La motivación pasa por todo lo que ya hicimos en los anteriores partidos. La vida no termina ni empieza con Brasil, no hay que dar esas estadísticas como para generar sensaciones de que hay una tendencia que no se va a romper", expresa.

"En el fútbol hay que estar preparado para todo porque nunca se sabe con lo que se va a encontrar, hay fatalidades. Por eso hay que estar preparados y eso pasa por ser fuertes psicológicamente y llevar al campo de juego el potencial de cada jugador tiene", dice.

Y ahí el Maestro, que para analizar los partidos o los rivales se enfoca generalmente en aspectos del juego, puso especial énfasis en la faz mental. En lo que va más allá de tácticas y contratácticas y así se explayó sobre lo que sube del corazón hacia la cabeza de sus dirigidos. Los que se ponen la camiseta celeste.

"Que haya en el otro equipo jugadores con potencial superior, lo acepto. Pero eso no nos cambia nada a nosotros. Brasil puede hacer muchas cosas en el partido, pero no puede hacer absolutamente nada contra la fuerza psicológica que podemos llevar o le podemos poner en frente como es no rendirnos o superar las dificultades", expresa.

Por supuesto que Tabárez no ahorra elogios para hablar de Brasil y de lo que significa su historia y su presente: líder de las Eliminatorias con 27 puntos (cuatro más que Uruguay, segundo): "Viene primero, con seis partidos consecutivos ganados, con cambios que implementó Tite que se empezaron a plasmar a partir del oro olímpico y con una manera muy definida de jugar".

¿Cómo se le juega a Brasil?

"En función de sus características vamos a intentar limitar sus grandes cualidades de ataque e ir con una actitud acorde a las características del partido. Ese es uno de los puntos fuertes que le planteamos a cualquier rival", explica el DT celeste.

"Y la esperanza de ganar parte de ahí, defender bien, atacar bien y aprovechar las oportunidades. Hasta ahora lo hemos hecho bien, pero el hecho de haber ganados todos los puntos de local no es ninguna garantía, las estadísticas están hechas para que se rompan algún día. Será dificilísmo", dice.

¿Se puede frenar a Neymar?

Un periodista brasileño le consulta sobre cómo frenar a Neymar, que llega en un momento notable.

"Si tuviera la fórmula no se la diría, pero le confieso que no la tengo y por lo que veo muchos entrenadores tampoco la tienen. Ni los futbolísticas que lo enfrentan. Tenemos que estudiar sus hábitos, que todos los futbolistas lo tienen, hasta Messi. Y marcarlo. Willian no está muy por debajo de Neymar", responde.

Pero también destaca otros fuertes de Brasil: "Tenemos que ocuparnos de los tres volantes centrales (Paulinho, Fernandinho y Renato Augusto) que son grandes recuperadores de pelotas pero que llegan hasta posiciones de gol. Pero el partido se define el jueves, entre los 22 o 28 futbolistas que entren a la cancha", concluye Tabárez .

Silva al arco

Tabárez informa que definirá el equipo el miércoles, pero dejó en claro que Martín Silva será el sustituto del suspendido Fernando Muslera. "Siempre procedemos según lo planificado. Buscamos un golero que pudiera permanecer durante mucho tiempo por aprovechamiento de las oportunidades y desde aquel partido contra Ecuador en Quito es Muslera (Eliminatorias para Sudáfrica 2010). El que más ha estado con él es (Martín) Silva. (Martín) Campaña vino de las juveniles y hay muchos buenos arqueros en el medio a los que se pude recurrir cuando se genera un hueco como ahora con (Esteban) Conde. El equipo lo doy el miércoles, pero capaz le sirve como pista", dijo distendido.


Acerca del autor