La hora del estratega

Juan Carlos Blanco el sorprendió con sus apuestas

El lunes 4 de marzo, en su primera jornada como entrenador interino del plantel principal de Nacional –unos días después extendería su continuidad hasta el final de la temporada–, Juan Carlos “Cacho” Blanco llamó a Adrián Romero y le dijo que le gustaría que jugara como volante central. Sus flamantes compañeros de cuerpo técnico no entendían nada, pero le siguieron el apunte. El Hueso, que ya había actuado en esa posición en su pasaje por Tiro Federal en Argentina, aceptó el desafío y se transformó en uno de los aciertos del conductor de los tricolores en los dos partidos ante Boca Juniors.

Viejo zorro en el fútbol, como jugador –etapa en la que fue campeón de todo– y como entrenador, sabía que al desembarcar en Nacional, en un equipo repleto de figuras, necesitaba impactar con los primeros resultados y sacudir la modorra de un equipo que no venía bien. Por esa razón, afinó la estrategia y se planteó dos objetivos: enfrentar a Boca Juniors en La Bombonera y en el Estadio Centenario con un equipo de hombres, y afrontar el torneo local con la experiencia de Álvaro Recoba y una banda de juveniles capaces de contagiarse del talento del Chino. Y así lo hizo. Si no resultó como quería, fue porque el jueves en el Centenario, Iván Alonso marró un penal a los 22 minutos y luego el golero argentino Orión se transformó en la figura de la cancha. Pero en los 270 minutos de fútbol que dirigió Blanco, acertó en la estrategia, incluso sorprendiendo en la integración. Blanco quiere jugadores veloces para una zona clave de la cancha, como la defensa y el mediocampo. Y sí que le dieron rédito. Por eso, de cara al partido del domingo ante Fénix, duda en colocar a Scotti y Lembo juntos; quiere a uno veloz en la zaga y no tiene a Cortés, que será baja por 10 días, y a Romero ya le encontró el lugar en el mediocampo. El viernes 8 llamó aparte a Juan Manuel Díaz y le dijo que lo quería ver en el nivel que lo llevó al fútbol argentino. Contra Central Español se destacó, y el jueves, ante Boca, confirmó.

Confió en el juvenil Dorrego ante Central y tuvo réditos.

Apostó a Álvarez de zaguero ante Boca y salió del apuro. Así, Blanco se consolida como estratega.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios