La hora de dar la cara

Volver a empezar. Nacional retomó las prácticas con nuevo DT y objetivo: meterse en la Libertadores 2015

Tarde gris en Los Céspedes. Los jugadores de Nacional vuelven a entrenar luego del golpe recibido en la goleada del clásico y en sus rostros se refleja el momento que viven. Ya no está Gerardo Pelusso, el técnico cesado tras el 5-0. Quien dirige el entrenamiento es Álvaro Gutiérrez, el DT interino designado para los últimos tres partidos del campeonato y que, como cuando tomó la pelota para patear su penal ante Brasil en la final de la Copa América 1995, no le tembló el pulso y aceptó el desafío de sumar los puntos que los tricolores necesitan para no quedar afuera de la Libertadores, torneo en el que tienen asistencia perfecta en los últimos 18 años.

Pese al duro presente, el nuevo conductor está de buen ánimo y sabe que esa actitud será fundamental para levantar al equipo. “Los vi muy dolidos, como era de esperar, porque son jugadores profesionales, pero que sienten la camiseta, eso que no le quepa duda a nadie”, dijo Gutiérrez al comentar el primer encuentro con sus nuevos dirigidos, en la charla que tuvo minutos antes del entrenamiento.

“Estaban muy bajoneados, pero en algunos vi la esperanza de que confían en sus fuerzas y cualidades. Solo tuve que darles mi opinión, de que era un equipo que perdió muchos partidos y puntos sin merecerlo. Ellos hicieron mucho más para estar arriba en la tabla y creo que lo entienden así”, comentó.

De todas formas, Gutiérrez sabe que la recuperación llevará tiempo. “La derrota clásica va a durar unos días. Lo que pasó no se puede volver atrás, ahora hay que ver  el futuro de la institución, porque queda la Libertadores y Nacional sin Copa es como que le falta algo”, señaló.

Comienza la práctica y el grupo se divide. En la cancha 1, bajo la mirada del nuevo DT, comienzan a correr los futbolistas que tuvieron menos minutos y los que quedaron fuera del plantel. “Unos cuantos se tienen que ir con Pelusso”, les grita un hincha que llegó a Los Céspedes para descargarse. “Más respeto, este no es el momento”, le reprocha Alexander Medina, para cerrar el diálogo y el momento más tenso de la práctica.

En la cancha 2, trotan los jugadores que tuvieron más actividad. Coates y Arismendi se mueven juntos y hablan entre ellos.

En otro sector, Munúa realiza ejercicios con el preparador de goleros. Trabaja con normalidad, pero en las pausas se nota su fastidio y el impacto de los cinco goles recibidos ante el tradicional rival: mira el piso, habla lo justo y su cara está siempre seria, como la de todos. “Fue lo peor que pasó en mi carrera, sin dudas”, dijo el arquero.  “Fue un momento muy triste a nivel personal y estoy con ganas de revertir este presente, de dar el máximo por esta institución tan grande”, señaló.

“Es una situación difícil, una derrota muy dura. Estamos todos muy tocados por cómo se dio e intentando pasar página como se pueda, para encarar el partido con Cerro. Ahora tenemos que dar la cara”, expresó Munúa.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios