La historia de Tim Duncan, el antihéroe que cambió a la NBA

Cultor extremo del perfil bajo, Tim Duncan dijo adiós ayer a una carrera legendaria, con números de leyenda y un liderazgo que marcó una era en la liga

Kobe Bryant se fue de la manera más rimbombante posible. Anunció su retiro a principio de año, entonces cada partido de la temporada fue una despedida. Incluso, tras su partido final, alguien remató una bolsa con aire del Staples Center de Los Ángeles. Fue la figura acorde a una ciudad espectáculo, donde todo es show.

No siempre las ciudad son reflejo de las carreras. Pero en estos dos casos sí. Porque Tim Duncan fue todo lo contrario a Kobe Bryant. Hizo su carrera en una ciudad pequeña como San Antonio, la 25° del país en cantidad de población. Una ciudad de techos bajos que raramente tiene el protagonismo, pero con Duncan llegó a lo más alto que podría haber imaginado.

El adiós de Duncan fue un fiel reflejo de su carrera. Si en Los Ángeles todo era parafernalia con Kobe, el nacido en Islas Vírgenes esperó a que nadie estuviera prestando atención. No lo hizo en el último partido de su temporada, que fue con derrota y dolor y tras perder la chance de clasificar a una final más de conferencia al caer con Oklahoma. Lo hizo ayer, en el medio de los rumores del período de pases. Y no fue ni con una entrevista, no con una carta, como estilan ahora las estrellas. Ni siquiera con un par de frases suyas en un comunicado de la franquicia. Como siempre, se fue en el más absoluto silencio: fueron los Spurs los que lo despidieron con un comunicado en el que lo que habló fue el peso de sus números. No se escuchó su voz.

Es que, con Duncan, los números hablan por él mejor que cualquier otra cosa. Con el pívot, los Spurs ganaron en 1.072 juegos de temporada regular, con una tasa de triunfos del 71%, la más alta en los últimos 19 años de toda la NBA, pero tampoco superada en la NFL, NHL o la MLB. Anotó un total de 26.496 puntos, con un promedio de 19 puntos por partido y capturó 15.091 rebotes.

Hay más: Duncan, de 40 años, que fue originalmente seleccionado por los Spurs como la primera selección global del draft de 1997, pasó toda su carrera con el equipo texano. No hay muchos antecedentes similares: tal vez Kobe con Los Angeles Lakers, o el armador John Stockton, que fuera el organizador de los Utah Jazz.

Más números. Fue tres veces MVP (Jugador Más Valioso) de las finales de la NBA y MVP de la temporada regular en dos ocasiones. Además promedió 19 puntos y 10,8 rebotes por partido durante toda su carrera.

Su legado
Pero la presencia de Duncan también forjó a los Spurs a ser lo que son: tomó la posta del "Almirante" David Robinson, y ayudó a transformar la franquicia un modelo de estabilidad en la Liga, y de construcción de procesos, algo siempre difícil en una liga adicta al éxito inmediato y a los fichajes rimbomantes, como se ve por estos días con el acuerdo entre Kevin Durant y los Golden State Warriors.

Junto con el armador francés Tony Parker y el alero argentino Emanuel Ginóbili, Duncan formó uno de las tríos más exitosos en la historia de la NBA. Ellos juntos tienen el récord de victorias de la Liga en temporada regular (575) y de postemporadas (126).

Además Duncan y el entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, formaron un dúo dinámico, con la mayor cantidad de triunfos en una dupla de jugador-entrenador con 1.001.

Ellos cuatro juntos fueron los pilares de un proceso que se recostó en el draft para desarrollar talento a mediano plazo, antes que ir a buscar desesperadamente la estrella salvadora. Y que se nutrió permanentemente de talento extranjero, quebrando también el ombliguismo de la NBA. Fue otro de los aspectos en los que lograron transformar a la Liga, y hoy son muchas franquicias las que siguen el modelo de los Spurs.

Así, Popovich comenzó la transición durante varias temporadas al confiar las llaves de su equipo a Kawhi Leonard, con el apoyo desde la temporada pasada de LaMarcus Aldridge, pero así y todo, los Spurs siempre fueron el equipo de Duncan

El final
Los Spurs fueron eliminados en los últimos playoffs por los Oklahoma City Thunder, que cayeron después en la final de la Conferencia Oeste ante los Golden State Warriors, en una temporada en la que el pivot tuvo una lesión de rodilla que lo hizo jugar poco.

A finales de junio, Duncan había ejercido una opción en su contrato de 6,4 millones de dólares para la próxima temporada, pero finalmente decidió por el retiro.

Ahora el español Pau Gasol será miembro de los San Antonio Spurs con un contrato de dos años y 30 millones de dólares, después de dos campañas con los Chicago Bulls, por lo que tendrá la difícil misión de llenar el espacio que dejará Duncan.

Pero eso será cuestión del equipo. Ante todo, Tim reinventó la posición de ala-pívot y demostró que la estrella de la NBA también podría ser un caballero y respetado por todos, y que no es necesario ser una estrella del showbusiness para tener éxito. l

Aunque supiera que iba a llegar este momento, me conmueve su decisión. Es un gran honor haber jugado con él durante 14 años" Emanuel Ginóbili Compañero de San Antonio Spurs