La historia se repite: Chile y Argentina en la final

Chile venció 2-0 a Colombia y definirá frente a los albicelestes; el partido estuvo suspendido durante 2.30 horas.
Tras un partido que empezó el miércoles a la hora 21 y terminó el jueves a la hora 1.15 de la madrugada, Chile venció 2-0 a Colombia y se clasificó a la final de la Copa América Centenario, donde enfrentará a Argentina, el domingo en Nueva Jersey. Se repetirá el plato de la Copa América 2015, cuando Chile ganó su primera estrella.

El encuentro estuvo suspendido durante dos horas y media debido a una tormenta eléctrica que comenzó apenas terminó el primer tiempo. En esos 45 minutos iniciales, el conjunto trasandino sacó los dos goles de ventaja.

A los 10 minutos de juego Chile ya había sacado una ventaja de dos goles. Jugaba tan bien el equipo de Juan Antonio Pizzi, encontraba tantos espacios en el fondo colombiano, que todo hacía presumir más goles. Incluso estuvo a punto de marcar el tercero.

Charles Aránguiz aprovechó a los seis un fallido rechace de Carlos Sánchez al medio del área y venció a Ospina sin problemas y en posición correcta.

A los 10, el anotador fue José Fuenzalida. Bravo sacó largo desde su arco hacia Alexis Sánchez, el Niño Maravilla se quitó un hombre de encima y remató al primer palo; el balón rebotó en el caño y salió hacia el medio, donde apareció el número 6 de Chile para tocar a la red.

Todo era de color rojo en el Soldier Field de Chicago. El previo anuncio de tormenta que puso en duda el comienzo del partido, se estaba dando sobre el césped. Después se materializó, antes del inicio del segundo acto.

Después de los 20 reaccionó Colombia. Intentó meterse en el partido con las corridas de Juan Cuadrado por derecha y el manejo de James Rodríguez.

En ese lapso Chile perdió a Pablo Hernández, ex Racing y Defensor Sporting, por una lesión en la rodilla tras una falta de Carlos Sánchez.

Bravo, de flojo partido frente a Perú en la fase de grupos, se constituyó en el tramo final del primer tiempo en figura. A los 23 le tapó un mano a mano a Roger Martínez. Después se quedó con una incursión sorpresiva del lateral Arias. Y sobre el descanso, desvió un disparo abajo de Sánchez y luego se quedó con dos pelotas más.

Colombia había emparejado definitivamente el juego, pero le faltó la puntería que tuvo Chile en los primeros minutos del partido. En parte por falta de puntería y en buena medida por el buen desempeño del golero de Barcelona.

Llegó la tormenta

La anunciada tormenta eléctrica que se esperaba en el área sureste de Chicago obligó a los organizadores a suspender el encuentro.

Justo al finalizar la primera mitad del encuentro, se presentó la tormenta con relámpagos y truenos, mientras nubes negras envolvieron al estadio.

Los altavoces del estadio pidieron a los cerca de 50 mil espectadores desalojar las gradas y ponerse a salvo en los refugios previstos para el caso. "Damas y caballeros, se acerca tormenta peligrosa al área, por favor buscar refugio debajo de las gradas del estadio", anunciaron los organizadores.

Todo el personal de seguridad que custodiaba el terreno, también fue evacuado, mientras los relámpagos iluminaban la noche, a unos dos kilómetros del estadio.

El juego se reanudó 2.30 horas después en un terreno de juego demasiado pesado debido a la abundante agua que había caído.

Pekerman intentó un cambio con el cambio de Moreno por Cardona. Pero pronto los papeles se le cayeron al agua, cuando Carlos Sánchez recibió la segunda tarjeta amarilla y se fue expulsado.

De todas formas, pese al hombre de menos, el conjunto de Pekerman generó oportunidades. Chile, con la comodidad del marcador, esperó su momento, pero no pudo aumentar. Chile y Argentina jugarán la final el domingo a las 21; Colombia y Estados Unidos por el tercer puesto el sábado.

Embed