La historia de Sampaoli, el gran ganador de la Copa

De vivir en un cuartel hasta el título, una historia de sacrificio
Si la Copa América dejó un ganador, fue Jorge Sampaoli. Sin las luces ni los flashes de técnicos de grandes del mundo, el DT argentino forjó una carrera desde el anonimato hasta llevar a Chile a ganar el primer título de su historia.

Sampaoli se ha identificado profundamente con Chile, país en el que logró sus triunfos más relevantes como técnico, y ahora logró un histórico título para un país acostumbrado a las frustraciones futbolísticas.

"Chile salió desde el primer partido a ganar la Copa América", dijo Sampaoli en la conferencia de prensa tras la final. Sus palabras revelaron una de las claves de la final: la batalla táctica que Chile, con menos estrellas que Argentina, le ganó al equipo de Messi y compañía (ver página 2).

Chile salió a detener a Messi, pero también a jugar. Con menos vértigo que en los partidos anteriores supo de todos modos no renunciar al ataque, y aunque no lo tradujo al score, el triunfo por penales terminó siendo un premio.
Desde abajo

Sampaoli tomó a este grupo de jugadores a los que llamó 'Kamikazes' para evitar que Chile se quedara sin su título antes de que la Copa América cumpla 100 años de vida en 2016.

Como DT de jugadores llenos de ilusión por ganar algo para su país, Sampaoli reflotó el vértigo y dominio que su mentor, su compatriota Marcelo Bielsa, le había imprimido a este mismo equipo entre el 2007 y el 2010.

Sampaoli asumió en diciembre de 2012, en reemplazo del también argentino Claudio Borghi. Tras ello, clasificó a La Roja al Mundial de Brasil-2014 llegando a octavos de final.
Con esas experiencias cargadas de emoción, selló una alianza con su hinchada y sus jugadores.

El obsesivo
En cada partido, Sampaoli camina como desesperado al lado de la cancha, como tigre enjaulado. De repente da gritos, tal vez para recriminarle algo al árbitro o para dar una orden a sus jugadores. Cuando algo sale mal explota, pero cuando su equipo hace un gol, la alegría se desahoga en una corrida desenfrenada y con la mirada perdida.

Ese es Sampaoli en la cancha. Fuera de ella, analítico para opinar, alejado de la prensa, cercano a sus amigos y su familia, la mayoría en su natal Casilda.

En esta Copa América tuvo que enfrentarse a escándalos como el choque de Arturo Vidal en estado de ebriedad, o el incidente de Gonzalo Jara con Edinson Cavani en cuartos de final. En el caso de Vidal, Sampaoli puso por delante el resultado antes de tomar medidas en contra del volante de Juventus, lo cual fue criticado por la prensa chilena. En el tema Jara, soportó la sanción que sacó al defensa de la Copa, y que provocó un desbarajuste en el equipo.

De los árboles a la Copa
La foto de Sampaoli trepado en las ramas de un árbol dando instrucciones en 1996 luego de ser expulsado en un partido de su club Alumni, de la liga casildense, en la provincia de Santa Fe (donde nació), pasó inadvertida hasta que llevó a Universidad de Chile a su primer título internacional: la Copa Sudamericana 2011.

Con ese título, el argentino llamó la atención del fútbol internacional como un técnico con un fútbol vistoso, de gran velocidad, siempre buscando el arco contrario, aunque eso pusiera en peligro su propio rancho.

Antes de eso, Sampaoli entrenó en Perú entre 2002 y 2007 a Juan Aurich, Sport Boys, Bolognesi y Sporting Cristal, donde vivió éxitos y fracasos. Incluso en Sport Boys tuvo que vivir en un cuartel de bomberos, ya que el sueldo para él y todo su cuerpo técnico era de apenas US$ 2.500.

Luego fue llamado por el chileno O'Higgins donde fue despedido por malos resultados, y después saltó al Emelec de Ecuador, con el que logró el subcampeonato en el 2010.

Su ascendente carrera ha llevado a clubes de Europa a tomar interés por sus servicios, pero su compromiso con Chile hasta el Mundial de Rusia 2018 lo ha llevado a rechazar las ofertas.

Se unió con la gente

El episodio de Arturo Vidal sirvió, cursiosamente, para unir al equipo y a la gente, con un enemigo común: la prensa, a la que acusaron de conspirar contra el equipo. El seleccionado entró en una comunión especial con el público, apoyado en los triunfos.

Los audios de bielsa

Sampaoli siguió el proyecto futbolístico de su compatriota, aún cuando se venía del fracaso de Claudio Borghi. Su familia cuenta que el DT salía a correr escuchando conferencias de prensa de Bielsa para impregnarse de su idea.

Se la jugó con vidal

El episodio de la detención de Arturo Vidal por conducir ebrio lo puso entre la espada y la pared y reavivó los problemas de un plantel indisciplinado. Ante las críticas optó por mantener al jugador. Muchos hablaron que esa decisión podía provocar su despido, pero la victoria acalló las voces contrarias.