La historia de sacrificio de Guti

Álvaro Gutiérrez, designado oficialmente como nuevo entrenador del club, forjó su carrera como jugador y ahora como técnico a base de paciencia, constancia y muchísimo esfuerzo

Álvaro vivía en el Prado. Todas las mañanas salía con la ilusión renovada rumbo a la cancha de Bella Vista. Caminaba las 10 o 12 cuadras pensando que lo ficharían. Pero cuando se avecinaba la hora de armar el plantel, lo mandaban para la casa.

“Me echaban. La verdad, me decían ‘no vengas más’”, expresó el dueño de una historia digna de ser narrada a los jóvenes que se rinden ante la primer oportunidad perdida.

Al margen de la desilusión que le provocaba la noticia, no bajaba los brazos. A las pocas semanas se volvía a dar una vuelta por la cancha de los papales.

“Pero pará, dejame venir a prácticas si no me cuesta nada, después ves si juego o no”, le decía Álvaro al entrenador.

Eran tiempos de armado de planteles en el Prado. La Quinta división de Bella Vista se preparaba para afrontar un nuevo campeonato pero un botija que llamaba la atención por su altura llamado Álvaro Gutiérrez no tenía suerte. Una y otra vez lo mandaban para su casa.

¿A qué venía tanta insistencia? Además de su amor por el fútbol, no quería perder la batalla. “Yo sabía que siempre hay alguno que deja de ir, otros que no entrenaban bien, y yo daba todo. Hasta que en un momento me di cuenta que medía 1,90 metros, era muy fuerte, físicamente, por el entrenamiento, era exuberante y me dieron una oportunidad y no salí más”, contó el Guti, flamante entrenador de Nacional en un mano a mano con El Observador.

“Me acuerdo que estaba en la Quinta y no jugaba. Y resulta que una vez le faltaban jugadores a la Cuarta y Jorge Barreto me dio unos partidos para jugar ahí, yo haciendo mi primer año de Quinta. Al otro año vino Telmo Blanco, me puso a jugar en Cuarta, hice un excelente campeonato y con Miguel Puppo salimos segundos e invictos, empatamos dos partidos y el campeón fue el Peñarol de Goncálves y Matosas. De ahí pasé a jugar a Primera donde me subió Cascarilla Morales. Entrené todo el año (1988) pero jugaba en Tercera. Con Voltaire García al otro año jugaba más a menudo y luego, con Manolo Keosseian salimos campeones uruguayos en 1990”, recordó el nuevo DT de los albos.

Su historia fue uno de los argumentos que llevaron al presidente Eduardo Ache a inclinarse por su incorporación definitiva.

“No fueron los tres partidos. No es un tema económico, no es un tema que conoce a la mayoría de los jugadores. ‘En mi vida todo me costó mucho’, me dijo y eso fue clave, porque si hay un momento en que Nacional necesita sacrificio es este”, expresó Ache.

Tiempos de selección

Luego de salir campeón con Bella Vista y pasar a Nacional, Guti tuvo un nuevo desafío en su carrera, la selección nacional.

Luis Cubilla lo citó para la Copa América de 1991. También estuvo en 1993 y fue campeón en 1995 en el Centenario, con aquella caminata para ejecutar uno de los penales que levantó suspiros.

“En 1993 pero no jugué ni un partido. Fueron momentos difíciles de la selección que no tenía el apoyo ni la infraestructura que tiene esta. La entrega de los jugadores era la misma, simplemente que peor organizada”, contó.

Y agregó: “En el 95 jugué todos los partidos y salimos campeones. Había muy buenos jugadores y siempre me costó ganarme el puesto, yo nunca fui un jugador que estaba despegado del resto, ganaba por detalles o concentración, por tratar de entrenar más”.

El técnico

Una lesión en la espalda lo llevó a dejar el fútbol y a enfocarse como DT. “Llego a Nacional por lo menos teniendo nueve años como entrenador”. Es su desafío mayor. Pero después de clamar para poder entrenar en Bella Vista ya nada lo asusta. 

FRASE

“A todos lados llevé la constancia. Incluso cuando me venden a Valladolid el técnico Rafa Benítez no me quería. Y el presidente me dio la opción de darme a préstamo a otro equipo. ¿Sabés lo que dije? ‘Si me tiene paciencia yo voy a terminar jugando’. Le encantó que le dijera eso. Terminé jugando, ese año nos salvamos del descenso y al otro año clasificamos para la UEFA”.

Álvaro Gutiérrez

La mochila de la constancia


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios