La historia oculta: ¿Carlos Núñez fingía lesiones en Peñarol?

Luego de festejar con Racing, disparó contra la sanidad de Peñarol; desde el club dicen que solo se lesionó dos veces; cada gol suyo le costó al aurinegro U$S 110 mil

La ilusión que generó en los hinchas el arribo de Carlos Núñez a Peñarol se esfumó más rápido que ligero, debido a las constantes lesiones y actitudes poco profesionales que lo mantuvieron al margen.

Pese a que los más ilusos buscaron siempre un rosario de excusas para perdonar al delantero augurando que aún merecía oportunidades, su salida de Peñarol fue interpretada como un alivio, dentro y fuera de la institución.

¿Puede un jugador que costó US$ 1 millón por el 25% de la ficha ser suplente con seis entrenadores distintos?

Más allá de gustos o paladares futbolísticos, la cifra de los técnicos que descartaron a Núñez como primera opción ofensiva y buscaron respuestas en otros compañeros es clara.

Jorge Da Silva, Diego Alonso, Jorge Goncálvez, Jorge Fossati, Paolo Montero y Pablo Bengoechea lo tuvieron entre sus filas, aunque les redituó. Si hace una relación costo-beneficio, cada gol que Núñez marcó en Peñarol (nueve) tuvo un costo de U$S 110 mil.

Al margen de sus problemas disciplinarios, las ausencias de Núñez tuvieron un denominador común: las lesiones. Dolencias musculares, esguinces, distensiones, sobrecargas, tirones, desgarros y un larga lista de etcéteras que dinamitaron la paciencia del hincha.

Cuando en Peñarol se empezaban a olvidar de Núñez y a ilusionarse con el presente del equipo, las declaraciones del delantero luego de su primer gol con Racing retumbaron en las paredes.

“Tuve una serie de lesiones en el mismo músculo (isquiotibiales). En Uruguay no tenía el tratamiento adecuado para estar bien. En este club (Racing) pude hacer un nuevo tratamiento y me sentí bien. No sentí dolor para nada”, dijo Núñez en conferencia luego de anotar ante Colón el sábado.

En Peñarol esas palabras no cayeron bien y desde el club se evitó entrar en polémicas pero se aseguró que el futbolista solo tuvo dos lesiones durante su estadía. El resto fueron dolencias que aducía el jugador pero que nunca pudieron ser verificadas por la sanidad del club.

La primera lesión constatada fue el 25 de agosto de 2013 cuando sufrió un desgarro en el posterior en el partido ante Defensor Sporting, por lo que debió ser cambiado antes del final del primer tiempo.

La segunda lesión fue un doble esguince de tobillo ante Deportivo Cali por la Copa Sudamericana el 16 de octubre de 2014.

El resto fueron dolencias, sobrecargas y contracturas de menor entidad que apenas lo tuvieron unos días entrenando de forma diferenciada.

Según informaron fuentes del club a El Observador, fueron varias las veces que Núñez aseguró sentir dolor y el diagnóstico de la sanidad no revelaba ninguna lesión.

Desde el cuerpo médico de Peñarol evitaron dar declaraciones aunque dirigentes reconocieron que en su momento pidieron informes clínicos por la situación del polémico delantero. “Lo que tiene Carlos Núñez es un desequilibrio en su masa muscular. Deben mejorarle la flexibilidad, el estiramiento, y no potenciarle la masa muscular”, explicaron desde el club a El Observador en noviembre de 2013.

Eso fue todo lo que encontró el club.

Pero según informaron fuentes del club a El Observador, hay más motivos para la molestia con el jugador.  

Cuando asumió Bengoechea, el 5 de enero, Núñez fue el primer jugador en llegar a la práctica y ponerse a la orden. Sin embargo, cuando los jugadores comenzaron a trotar en la cancha, uno de los hinchas que estaba presente le gritó: “Autolesionate, Núñez”.

En ese tiempo el jugador fue de los primeros en llegar y los últimos en irse, sin mostrar molestias físicas, dijeron fuentes del club a El Observador. Pero bastó que Bengoechea ensayara con Núñez entre los suplentes, para que el delantero empezara a esgrimir dolencias y se recluyera en el gimnasio, con sorpresa de la sanidad que no constató ninguna lesión, dijeron las fuentes a El Observador. Poco después se firmó el pase a Racing.

La novela de Núñez tendrá más capítulos, ahora bajo el calor del Cilindro de Avellaneda.


Populares de la sección

Comentarios