La historia de la mejor foto de la natación en Río 2016

La imagen retrata el momento en que Chad Le Clos se dio cuenta que no debía haber subestimado a Michael Phelps

Es una de las fotos virales de los Juegos Olímpicos, pero también refleja la historia de una de las mejores rivalidades de los Juegos Olímpicos hasta ahora: Michael Phelps-Chad Le Clos, la leyenda contra el futuro, y historia de una amistad cortada.

La rivalidad comenzó en Londres 2012. En ese entonces, el sudafricano Le Clos le sacó uno de los pocos oros que Phelps ha perdido en la historia olímpica, tras ganarle en los 200 mariposa.

Luego llegó el retiro temporal del estadounidense, y durante ese tiempo hasta llegaron a posar juntos, como amigos, en eventos sociales. Sin embargo, luego Phelps decidió volver a la actividad, y Le Clos ya no estuvo tan cómodo.

Tras ganar la prueba en el Mundial de Natación, Le Clos le pasó una factura a Phelps, que en ese momento estaba suspendido luego de haber sido detenido conduciendo ebrio –de hecho tuvo que internarse en una clínica de rehabilitación-: "Dice Michael que quiere volver porque los tiempos son muy lentos en 200 mariposa. El tiempo que hice yo él no lo logró en los últimos cuatro años, así que ahora puede quedarse tranquilo".

El fuego ya estaba vivo entre los dos. Y por eso fue otro de las imágenes que recorrió la web en los últimos días: Phelps clava la mirada en Le Clos poco antes de la semifinal.

LE CLOS HPELPS

El resto es conocido: en una de las finales más esperadas de Río, Phelps le ganó a todos: segundo entró el japonés Sakai, a quien nadie esperada, y el bronce fue para el húngaro Kenderesi, el más joven del grupo de notables. Le Clos terminó cuarto y fuera del podio, y solo pudo ver como su némesis lo sobrepasaba definitivamente. El momento de la foto es, quizás, el exacto momento en que se dio cuenta que no debería haber subestimado al campeón de todo los tiempos.

Populares de la sección