La historia desconocida de Boston River

El equipo sensación del campeonato tiene por detrás el trabajo de una sociedad anónima deportiva y una política de maximizar recursos
Debuta en Primera, marcha invicto en tres partidos jugados, tiene al goleador del campeonato y este domingo será local ante Peñarol en el Centenario, donde jugará por primera vez en la principal categoría. Boston River es la sensación del arranque del Uruguayo Especial y detrás de su actual momento está el trabajo de una sociedad anónima deportiva (SAD) y una política de máximo control de gastos.

El verdirrojo, fundado en 1939 y afiliado a la Asociación Uruguaya de Fútbol por primera vez en 1954, que toma su nombre de una sastrería y del equipo del que era hincha su primer presidente de nacionalidad argentina, cuenta en la actualidad con el 90% de sus acciones a cargo de un grupo inversor y con el 10% del club.

El empresario libanés nacionalizado venezolano Edmundo Kabchi es quien está detrás de la mayoría accionaria de la institución. “Me complace informarles que nuestro equipo filial en Uruguay, el Club Atlético Boston River, acaba de ascender a Primera división”, escribió el 4 de junio pasado para anunciar el ascenso. “Tomamos control del Boston River hace poco más de dos años y logramos el primer ascenso del club en sus 77 años de historia!!! Felicidades”, agregó.

Kabchi, principal de la SAD que dirige a Boston River, es dueño del Deportivo Táchira en Venezuela.

El término “filial” puede llamar la atención. Se debe a que Kabchi, de 33 años, es también el propietario de Deportivo Táchira de Venezuela. Además, en los últimos años estuvo ligado a Málaga de España al comprar porcentajes de un grupo de futbolistas, ya que también es agente de jugadores.
Como dijo, desde hace dos años “tomó el control”: es el presidente de Boston River SAD, al que llegó por intermedio de un empresario uruguayo cercano al equipo, Julio “Tito” Sierra. Y en ese tiempo, obtuvo buenos resultados, deportivos e institucionales.

En junio, el club inauguró el Complejo Deportivo Edmundo Kabchi – C.A. Boston River”, como indica su cartel de bienvenida. Además, otro letrero tiene los escudos del Boston y de Táchira, con la leyenda “hermanados por el fútbol”. En ese predio, además, está planificada la construcción del estadio rojiverde.

“Estuvo acá el año pasado”, dijo a Referí el secretario general del club, Roberto Perdomo Protti, sobre el empresario a quien Referí intentó contactar a través de la oficina de comunicación de Deportivo Táchira, pero la respuesta que se obtuvo fue que estaba en Arabia Saudita y que pocas veces iba a Venezuela.

Todo a pulmón


Que Boston River sea una SAD no significa que no deba preocuparse por la economía del club. Sus directivos están enfocados para tener el máximo control de gastos. “El presupuesto mensual está en unos US$ 60 mil. Aumentó al doble con el ascenso a Primera”, contó Perdomo. De esa erogación mensual, el grupo inversor cubre 50% y el resto se cierra con los ingresos de los derechos de TV, unos US$ 33 mil mensuales, más los espónsores, más la tercerización de las canchas de fútbol 5 del club y los 500 socios afiliados.

“Tratamos de bajar los costos lo máximo posible. Para eso fuimos a jugar a Flores donde la intendencia nos abrió las puertas y el cobro es igual que a los equipos del interior. Es todo a pulmón”, agregó el secretario general.

Para conformar el actual plantel, también se siguió esa línea. Se mantuvo a varios jugadores y se sumaron futbolistas que llegaron a préstamo, lo que abarató costos.

El entrenador en primera instancia iba a ser el venezolano Daniel Farías, hermano de César, el exseleccionador vinotinto y hombre de confianza de Kabchi, pero no se llegó a un acuerdo económico. “Estuvo en Montevideo pero no arregló porque fuimos muy estrictos con los números”, dijo Perdomo. Luego, se designó para ese cargo a Alejandro Apud, también con el OK del grupo.

El técnico es en parte responsable del buen arranque del equipo en el Uruguayo Especial y en el club ya se ilusionan. “Sabíamos que íbamos a tener un buen equipo y la idea es quedarnos en Primera. Por ahora comenzamos bien, pero esto recién empieza”, señaló el secretario.

El grupo inversor también se frota las manos. “Es claro que las personas que están poniendo el dinero si no tienen un retorno no van a seguir”, sostuvo Perdomo, quien señaló que los empresarios esperan lograr transferencias que permitan ingresos.

Diego Gurri y Federico Rodríguez son los futbolistas con mayor proyección, al igual que Felipe Rodríguez, el ex Defensor que está a préstamo en Jaguares de México. Diego Gurri y Federico Rodríguez son los futbolistas con mayor proyección, al igual que Felipe Rodríguez, el ex Defensor que está a préstamo en Jaguares de México.

Así funciona Boston River, un cuadro de barrio con una asistencia económica, como lo definen, que tras varios años de espera hace su sueño realidad en Primera.

Kabchi, el inversor


El empresario, descendiente de banqueros, es vicepresidente del Banco Caroní propiedad de su familia, es director de Ferrehierro Puerto Ordaz y CEO de la empresa inversionista Ven-Investments Holdings, con negocios en Líbano, según informó el portal Málagahoy. Además, se lo vincula a los negocios del petróleo. De hecho, la petrolera estatal venezolana, Pdvsa, auspició a Deportivo Táchira, club al que el empresario llegó en 2007 luego de la Copa América venezolana. Fue un opositor de Rafael Esquivel, el expresidente de la Federación Venezolana de Fútbol, detenido por los escándalos de corrupción.

La carnicería del barrio


En el marco de su política económica, el club hizo un acuerdo con la carnicería del barrio, Qué Locura, con la que consiguen los alimentos para antes de los partidos a cambio de publicidad estática. “Cuando vamos a Flores llevamos la comida y vamos a un local de la intendencia, que nos da los recursos humanos e instalaciones para cenar o almorzar”, indicó el secretario general del club, Roberto Perdomo.

Las cifras


60.000 dólares, es el presupuesto mensual de Boston River en la Primera división.
33.000 dólares, ingresan a Boston River por derechos de TV por mes. El resto del presupuesto los cubre el grupo inversor.
450.000 dólares, es el presupuesto en el Clausura de Peñarol, rival de Boston River en esta fecha.

Populares de la sección

Acerca del autor