La historia del quinesiólogo amado por las estrellas celestes

Walter Ferreira murió a los 64 años; trabajó en Nacional y la selección
El quinesiólogo Walter Ferreira falleció este domingo a los 64 años tras padecer cáncer con el que luchaba desde hace un largo tiempo.

Vinculado desde 1980 con Nacional y luego con la selección uruguaya, Ferreira era conocido como el Manosanto, por su capacidad para recuperar a los futbolistas de las lesiones por lo que muchos jugadores se atendían con él.

El velatorio y sepelio de Walter Ferreira es este lunes de 8 a 13 horas en Martinelli Sala Cristal, Canelones 1450. A las 13 horas es el cortejo al Cementerio Parque Martinelli.

Para el mundo se hizo famoso en el Mundial de Brasil 2014, cuando Luis Suárez anotó un gol a Inglaterra y se lo dedicó por haberlo recuperado de su lesión de rodilla y haber interrumpido su tratamiento contra el cáncer para atenderlo.


Referí contó entonces la historia de su vida. Esta fue la nota que se publicó el 20 de junio de 2014:

El mundo conoció el jueves 19 de junio de 2014 a Walter Ferreira después de que Luis Suárez lo abrazara en el festejo del primer gol frente a Inglaterra durante el Mundial de Brasil. Agradecido, el salteño manifestó que "un 90%" de su reaparición gloriosa en un campo de juego se lo debía al kinesiólogo de la selección.

Ferreira se crió en el Cerro. En la década de 1970 hizo el curso de quinesiología y empezó a trabajar en Rampla Juniors, hasta que en 1980 su vecino Juan Martín Mujica lo llevó a Nacional. El 23 de marzo de ese año llegó a Los Céspedes por primera, recordó Ferreira en una entrevista que concedió a El Observador en 2009.

Empezó de abajo. Atendió a futbolistas de cuarta y tercera división, hasta que ascendió a primera. En 1999, cuando asumió como entrenador de la selección nacional el argentino Daniel Alberto Passarella, integró a Ferreira a la sanidad. Desde entonces los jugadores celestes pasaron por sus manos.

Durante su carrera atendió a Diego Maradona y también al extenista John McEnroe cuando llegaron a Montevideo. En 2004 Hugo De León lo llevó a México para trabajar en Morelia, y también estuvo en Sevilla junto a Javier Chevantón y en Juventus con Daniel Fonseca.

Con el tiempo y con mucho sacrificio, logró montar su clínica particular: "Trabajé muchos años para montar mi propia clínica y hubo momentos difíciles, en los que no cobramos por seis meses, pero salí adelante, porque mi trabajo lo forjé yo, con mis propias manos. Atendiendo a las tres de la mañana, si era necesario. Soy un agradecido a todos los médicos de Nacional que me dieron una mano", dijo en 2009 a El Observador.

El sacrificio es una constante en la vida de este héroe. Hace unos años perdió a un hijo en un accidente de tránsito. Durante el Mundial luchaba contra el cáncer y antes de viajar a Brasil tuvo la última sesión de quimioterapia.

En 1996, durante un partido clásico, fueron expulsados el técnico de Nacional Miguel Puppo y su ayudante Alberto Santelli. ¿Quién quedó al borde de la cancha dirigiendo al equipo? Walter Ferreira.

Era común verlo caminar y trotar junto a los futbolistas en las canchas del Complejo Celeste, en Los Céspedes y también en el Prado cuando atendía a jugadores que no pertenecían a los tricolores ni a la selección. A veces, aunque no podían pagarle. También fue funcionario del Carrasco Lawn Tenis.

Los futbolistas lo adoraban. Y aquel jueves 19 de junio de 2014, Luis Suárez hizo que el mundo hable de él tanto como de sus formidables goles a los ingleses.

Este domingo dejó de existir uno de los hombres más queridos en el ambiente del fútbol uruguayo.

El mensaje de despedida de Luis Suárez
Embed


Populares de la sección