La historia del neutral de los tres clubes

Pese a que su continuidad estuvo en duda, Roberto Pastoriza fue reelegido en el Ejecutivo de Valdez; no se siente el “neutral de la discordia”

El secreto a voces recorrió la AUF, aunque nadie se hizo cargo públicamente. “Mirá Wilmar, no es una buena imagen tener en el Ejecutivo a un dirigente que representó a tres clubes”, llegó a oídos del presidente Valdez. Los movimientos políticos se sucedían en la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Wilmar Valdez intentaba armar el Ejecutivo para gobernar por cuatro años. Y el nombre de Roberto Pastoriza generaba discordia.

Valdez movió piezas y habló con Andrea Lanfranco, dirigente de Wanderers, para sumarla al Ejecutivo. Pero la reacción en cadena de quienes postularon al presidente no se demoró. Bajo ningún concepto aceptaban remover a Pastoriza.

Y el conocido Pato terminó ganando la batalla. Se queda. Pero lo que pocos saben es la historia del neutral que trabajó en tres clubes y será el nexo con el técnico de la selección, Óscar Tabárez.

“Mi historia en el fútbol empieza en 1987 como presidente del club Sagrada Familia que posteriormente se unió con Sud América. En 1995 un viejo socio de Sud América, que luego fue presidente como José Vicente, me fue a buscar para gerenciar las divisiones juveniles porque me conocía ya que sus hijos jugaron en Sagrada Familia”, comenzó narrando Pastoriza a El Observador.

El dirigente reveló que en la IASA conoció a Mauro Paglioni en su etapa de futbolista. Tiempo después el propio Paglioni lo sorprendió con una llamada. “Pato, ¿te animás a darme una mano para gerenciar a Juventud?”.

“El grupo italiano que estaba en Juventud me llevó para la gerencia del club. Parte del trabajo pasó también por ser delegado del club en la AUF”, admitió.

Pero en medio de esta historia, cuando Juventud perdió la categoría y apareció El Tanque Sisley. ¿En calidad de qué? Lo explica el propio Pastoriza: “Freddy Varela me fue a buscar porque precisaba a alguien que administrara. La idea fue ayudar para que la parte deportiva tuviera un desarrollo más acorde a un cuadro que era todo un desafío. Esa fue una tarea paga y algún objetivo se logró”, dijo acerca de la clasificación a la Sudamericana 2013.

¿A cuál de los tres cuadros va a ver Pastoriza? “A Juventud. ¿Por qué? Porque fue el cuadro que políticamente trabajó para catapultarme, porque fui delegado y porque tengo mucho cariño y respeto por Yamandú Costa y Méndez. Ojo, esto no implica que me lleve muy bien con los inversores actuales de la IASA porque en el comienzo el asesoramiento para que llegaran fue mío”.

De tres clubes a neutral
La renuncia de Sebastián Bauzá sorprendió a Pastoriza sentándose en la histórica silla destinada a quienes gobiernan la AUF. Fue nombrado como secretario de selecciones nacionales.

“El 1º de abril fue elegido Wilmar (Valdez) de presidente y cuando llegué fui el último en bajar de la asamblea y en la distribución quedó Barrera de vicepresidente, y Alonso y Balbi tienen una especialidad. Como lo deportivo con lo reglamentario están muy unidos me sentía con las condiciones para un cargo que me resulta atractivo”, admitió.

En duda la continuidad
El interinato de Valdez y sus compañeros llegó al final. Se vivieron tiempos de incertidumbre en la AUF. Eduardo Abulafia volvió al ruedo para pelear por la presidencia. Pero Valdez ganó la batalla.

Los movimientos políticos se sucedieron y Pastoriza quedó como el único neutral en duda.
“La continuidad creo que no estaba en duda, yo no lo entendí así. Wilmar buscaba una reforma de la parte deportiva, tener una secretaría aparte y habló conmigo para esa tarea. Quiero aclarar que no era un cargo rentado porque se dijo cualquier cosa. Era un cargo político. Pero quedó como una idea”, comentó el dirigente.

La duda sobre la continuidad de Pastoriza generó la reacción de quienes impulsaron la candidatura de Valdez.

“No voy a negar que le dimos libertad a Wilmar pero también a los clubes para que ellos hablaran con Wilmar y que ambas partes decidieran el respaldo a mi tarea. Es gratificante”. Pastoriza dice que no se siente como el neutral de la discordia por haber sido el único que estuvo en duda.“No sé si fui el único. No me siento el neutral de la discordia. No generé ninguna discordia. Ni hice ningún trabajo para generar nada, al revés, me sentí contento de que Wilmar, pensara que fue capaz para desarrollar la tarea”, cerró, ya pensando en su nueva etapa.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios