La historia del milagro de los vikingos de Islandia

Los islandeses sorprendieron al mundo con un DT que durante el día es dentista, apenas 100 jugadores profesionales, inviernos de 30º bajo cero y fútbol bajo techo

Apenas 100 jugadores profesionales. El entrenador es dentista durante el día y técnico de noche. Liga semi-profesional. Temperaturas extremas que en invierno alcanzan los 30º bajo cero. Campos donde es imposible practicar fútbol.

No hay una explicación lógico. Se podría resumir en la palabra fútbol. Pero bajo las condiciones narradas parece poco más que imposible descifrar cómo un país que tiene más volcanes que futbolistas profesionales, pudo sorprender al mundo eliminando a Inglaterra y clasificando a los cuartos de final de la Eurocopa.

¿Cómo se explica el fenómeno de Islandia que sorprende al mundo?

Con apenas 23 mil jugadores federados, 100 jugadores profesionales y ningún integrante del plantel que disputa la Euro jugando en la liga de su país, el milagro islandés tiene ribetes de ficción.

Es que si le explican que esta isla nórdica de apenas 300 mil habitantes y con temperaturas insoportables que van de 30º bajo cero en invierno, tiene apenas cinco futbolistas en ligas importantes como Italia, Alemania, Inglaterra y Francia, no podrá entender como clasificaron.

Vivir en una isla inhóspita, volcánica y fría al extremo templan la personalidad de los islandeses que son personas con una fuerte ética de trabajo.

Invertir

Todo comenzó hace 20 años. Cansados de no poder jugar debido a las condiciones del tiempo, la Federación decidió que era tiempo de invertir.

Entonces se fomentó un programa de inversión en campos techados para poder practicar en invierno. Era la única solución ya que, por el intenso frío, era imposible jugar en cancha sin techo. De ese modo se aseguraron que los niños puedan practicar fútbol en canchas de césped sintético.

La inversión no quedó solo en eso. Mandaron a sus entrenadores a realizar cursos al exterior.

Un funcionario de la Federación islandesa aseguró a VICE Sports que el país disponía de 563 entrenadores con licencia UEFA B y 165 con licencia A a finales de 2013. Se los mandó afuera a prepararse. Volvieron y comenzaron a impartir conocimiento.

"Aquí no importa cómo de grande o pequeño sea cada pueblo, ya que todos tienen entrenadores calificados igual de buenos que en los clubes de la primera división de Islandia", reveló Heimir Hallgrímsson, entrenador del seleccionado junto al sueco Lars Lagerbäck.

Y agregó: "Los niños reciben la misma formación sin importar dónde vivan. Creo que eso es muy bueno tanto para ellos como para el fútbol islandés. Es una especie de ambición común a todos los pueblos de Islandia la de tener un buen entrenador en su equipo y tener buenas instalaciones para la formación de los niños. Así, cada pueblo está orgulloso de haber producido buenos jugadores de fútbol".

Emigrar

Debido a que la Premier League islandesa, la máxima competición de fútbol del país, es semi-profesional, la mayoría de los jugadores con ambiciones no tienen más remedio que emigrar.

El que quiera vivir y progresar en el fútbol deberá tener claro que a temprana edad deberá armar el bolsito y salir fuera de la isla a vivir solo.

Futbolísticamente el equipo es un canto al sacrificio. Su técnico Heimir Hallgrímsson es amante de la filosofía del Atlético Madrid del Cholo Simeone como reveló al diario El País de Madrid.

"Seguir la huella del Atlético es nuestro modelo. Todos a defender como perros de presa y esperar a que, cuando de repente tengamos una ocasión de gol, marquemos", comentó.

Y así sorprendieron al mundo eliminando a Inglaterra. Aún permanece en la retina de los aficionados el saludo emocionado de los jugadores de cara a su tribuna.

"Es increíble que hayan 10 mil hinchas de Islandia aquí. Conozco al 50% de la hinchada, es como festejar con tu familia", contó el defensa Kari Arnason. No es para menos, se estima que entre el 3 y el 10% de la población total de Islandia (300 mil habitantes) llegó a Francia para ver a la más pequeña selección competir por primera vez en una Eurocopa.

Ahí, cara a cara, jugadores e hinchas, realizan un particular ritual similar al "haka" que los jugadores de rugby neozelandeses hicieron famosa en todo el mundo.

Primero suenan dos golpes en un tambor de guerra. Acto seguido, los aficionados rugen con una simple expresó: "¡Uh!" al tiempo que dan una palmada con los brazos arriba. El silencio se apodera de la escena y el tambor vuelve a marcar el inicio de un ritual que crece en ritmo e intensidad. Un detalle que transporta a los jugadores a los viejos rituales de los vikingos.


Populares de la sección