La historia del árbitro millonario de Uruguay-Jordania

Jonas Eriksson, quien dirigirá la vuelta el 20 de noviembre en el Centenario, fue periodista y vendió parte de su empresa de derechos de televisión

Jonas Eriksson, el árbitro que dirigirá el partido de vuelta entre Uruguay y Jordania por el repechaje al Mundial de Brasil 2014 el próximo 20 de noviembre en el Centenario, es multimillonario luego de haber vendido el 15% de su participación de los derechos deportivos que poseía en un importante medio de comunicación de negocios de su país por unos por unos 6 millones de libras, aproximadamente US$ 10 millones.

Según un informe que realizó el diario británico Daily Mail el pasado 23 de octubre –luego de que por Liga de Campeones, Eriksson no expulsara a Lewandowski de Borussia Dortmund por pegarle un codazo a Koscielny– este juez que fue periodista es uno de los tres socios quienes vendieron su participación en la empresa IEC.

La empresa tiene la base en Estocolmo, pero cuenta con oficinas en Europa, Medio Oriente, Asia y Oceanía y distribuye los derechos de televisión para varios medios de comunicación del mundo.

Eriksson vive actualmente en la ciudad de Sigtuna, un lugar pintoresco al norte de Estocolmo, y dice que pese a tener un buen pasar económico, nada le hará cambiar su amor por el arbitraje.

En agosto pasado en un reportaje que le realizó la propia UEFA en su web, el árbitro de Uruguay-Jordania dijo que “he tenido una vida fantástica como hombre de negocios, pero desde 2011 me dediqué exclusivamente a ser árbitro profesional y estoy teniendo el mejor momento de mi vida”.

A su vez, hablando de lo que fue su pasado como periodista y empresario, expresó: “Todo el dinero no ha cambiado nada. Lo mejor que hago en mi vida sigue ser arbitrar en el fútbol”.

Otros problemas
Eriksson ya tuvo otros problemas siendo árbitro, así como reclamos de clubes, bastante antes del episodio del pasado 22 de octubre por la Liga de Campeones en la que solo le sacó amarilla a Lewandowski y no lo echó por ese codazo.

En 2009, dirigiendo también por Champions League un encuentro entre Rangers de Escocia y Sevilla de España, el entrenador de los escoceses, el mítico Gordon Strachan indicó luego del encuentro que el sueco “no debería dirigir otro partido por Liga de Campeones. No es lo suficientemente bueno”.

A su vez, Eriksson también tuvo un polémico arbitraje cuando no le cobró dos penales a Barcelona ante Milan en San Siro en los cuartos de final de la Liga de Campeones 2011-12.


Populares de la sección

Comentarios