La hija de Berlusconi precipita la salida del mandamás de Milan

El directivo del club durante los últimos 27 años prepara su millonario adiós tras las divergencias que han surgido con la entrada de Barbara Berlusconi a la directiva

El consejero delegado y vicepresidente de Milan, Adriano Galliani, prácticamente el mandamás del club durante los últimos 27 años, está preparando su millonario adiós tras las divergencias que han surgido tras la entrada en la junta directiva de Barbara, hija del propietario Silvio Berlusconi.

La "Gazzetta dello Sport" desvela hoy que Galliani, de 69 años, ha dado ocho días de tiempo al club para que prepare su salida y su finiquito, que dicen puede ser de 50 millones de euros brutos, o presentará su dimisión tras 27 años y 10 meses como dirigente "rossonero".

Debido a los compromisos políticos y empresariales de Berlusconi, Galliani ha sido prácticamente el presidente del equipo durante todo estos años, al ocupar el cargo de consejero delegado, vicepresidente, y supervisor del departamento comercial, pero también tiene un pasado en Finninvest, el "holding" de "il Cavaliere".

Por ello, afirma el diario deportivo milanés, le corresponderían cerca de 50 millones por su salida del club, por lo que todo indica que comenzará una negociación para bajar la cifra.

La relación de Galliani con Milan comenzó a resquebrajarse con la entrada de Barbara Berlusconi, que ha pasado de ser una discreta presencia en el Consejo de Administración del club a pretender llevar las riendas del equipo.

Pero la ruptura total fue cuando Barbara Berlusconi explicó que en las numerosas llamadas telefónicas con su padre sobre la situación de Milan, que se encuentra en la parte baja de la clasificación liguera, le pidió "un cambio en la filosofía de club" y criticó el último mercado de fichajes.

Para los medios italianos esto fue como pedir "la cabeza de Galliani".

Debido a la amistad que une a Galliani y Berlusconi desde hace 34 años, no se prevé que estalle la batalla sobre su marcha, pero los medios de comunicación están seguros de que la salida del consejero delegado es cuestión de pocos días.

Barbara Berlusconi, de 29 años, primogénita de Berlusconi y de su segunda mujer, Veronica Lario, es licenciada en Filosofía y madre de dos hijos, y últimamente no se pierde un encuentro de Milan.

El relevó, asegura la prensa italiana, está prácticamente cerrado y Barbara ya piensa a cuál será su equipo, comenzando por el despido del técnico Massimiliano Alegri y nombrando dirigente al exjugador Paolo Maldini.

Silvio Berlusconi compró el club el 20 de febrero de 1986, convirtiéndose en el vigésimo primer presidente de la sociedad, y bajo su presidencia el Milán ha conquistado siete campeonatos de Liga y cinco Ligas de Campeones.


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios