La guía para entender el Superbowl

Este domingo se juega el partido del año, y el espectáculo deportivo más visto después de la final del Mundial de fútbol; las claves para entenderlo
Llega el momento del año en que todo el mundo le presta atención al fútbol americano. O al menos al show alrededor de su final, que incluye un recital en el entretiempo con una puesta en escena en tiempo récord, los avisos publicitarios más recordados del año y, en tercer lugar (al menos en esta parte del mundo) un partido. La National Football League (NFL) define el domingo a su campeón, entre los dos mejores de la temporada: Carolina Panthers (15-1 en la temporada) y Denver Broncos (12-4), que dirimirán el Superbowl 50.
Es el segundo evento más visto del planeta, solo superado por la final del Mundial de fútbol (150 millones contra alrededor de 600). Por eso, para seguir y entender un de los espectáculos del año, aquí van algunos consejos.

Cómo llegan

Denver Broncos es el campeón de la conferencia nacional (AFC). No fue un camijno fácil, sobre todo por los altos y bajos de Peyton Manning y su ofensiva en la tempotada. Tiuene un récord de 12-4 en el año, pero sobre todo, ganó los partidos que debía, en base a un mariscal veterano y en declive físico pero que tiene la espalda para aguantar toda la presión posible.

Carolina, campeón de la conferencia nacional (NFC) tiene en cambio una temporada casi perfecta: con 15-1, apenas perdió un encuentro en la penúltima fecha ante Atlanta. Pero además, muchos de sus partidos fueron grandes goleadas, y en otros (como Green Bay, New York o Seattle) perdió ventajas de 30 puntos por confiarse, aunque dio la sensación de que los ganaba cuando quisiera.

Para entender las posiciones
Embed

Viejo contra nuevo

Peyton Manning (Denver) es el viejo en retirada (39). Está cascoteado por lesiones y se enfrenta quizás a su último partido.
Tuvo una temporada de película, pero por lo dramática: acumuló 17 intercepciones –récord del año- en las primeras fechas, y luego fue sustituido por Brock Osweiller, una joven promesa en la que Denver confía para ser su sustituto. Muchos pensaron que era el final adelantado de Manning, y una salida poco digna para una leyenda de la liga. Con las semanas se supo que Manning tenía una fascitis plantar en su pie derecho, que lo había complicado todo el año y quizás explicado su mal juego. Osweiller se mostró como un producto sin terminar pero con suficiente talento para pelear por su puesto.
Al final, la historia se dio vuelta en la última fecha de la temporada regular: con Manning como suplente, Osweiler tuvo cuatro pérdidas de pelota en el primer tiempo, por lo que el DT Gary Kubiak mandó a la cancha a Manning, que dio vuelta el partido ante San Diego y le aseguró el N°1 para playoffs, que fue clave en la final de conferencia porque le aseguró la localía ante los Patriots de Brady en el Mile High de Denver, a 1.600 metros de altura, una cancha difícil para cualquiera.

Cam Newton (Carolina) es todo lo contrario: uno de los pocos mariscales negros de la liga, por lo que va contra la corriente. Es joven (26), polémico a la hora de declarar y le encanta festejar en exceso sus anotaciones, por lo que lo acusan de sobrador. Lídera a un grupo de jóvenes irreverentes, que encontraron el éxito en esa frescura. "Si no quieren que hagamos show, gánennos", dijo uno de sus compañeros la semana pasada.

Duelo de estilos

Manning es un mariscal clásico: un lanzador "de bolsillo", que realiza sus pases dentro de la "bolsa de protección" que le da su línea ofensiva. Tiene un buen brazo –aunque con los años perdió capacidad de lanzar pases profundos– y casi nunca elige correr para ganar metros.

Newton es joven, buen lanzador –no el más efectivo- y tiene gran movilidad: no lanza en la bolsa de protección, usa su movilidad para confundir defensas, y suma tantas yardas como los corredores que tiene esa misión encomendada. Es uno de los mejores ejemplos del mariscal "móvil" moderno, en oposición al mariscal estático tradicional.
Newton se mueve por toda la cancha, y es un arma tanto en el pase como en la corrida: de hecho lleva 35 pases de touchodown y 10 propios de corrida e hesta temporada. Muchos de ellos, incluyen piruetas y vueltas mortales, lo que lógicamente lo ubica como uno de los jugadores más populares de la liga en su quinto año como profesional. Ya era una estrella universitaria, y de hecho fue la primera elección del draft 2011.

El mejor ataque contra la mejor defensa

Solo se dio una vez en el Superbowl: se enfrentan la defensa con mejores números (Denver) contra el ataque con mejores estadísticas (Carolina). Será un verdadero desafío para Newton, ya que la defensa de Denver se destaca por derribar mariscales. Del otro lado, los receptores de Carolina no tienen grandes estadísticas, pero es la capacidad de improvisación de su mariscal lo que hace la diferencia. La defensa de Carolina parece bastante más fuerte que el ataque de Denver, que sufre de ser previsible de la mano de un Manning cada vez más limitado. Eso le da una pizca de ventaja a los Panthers.

El show

El recital del entretiempo estará a cargo de la banda británica Coldplay, acompañada por Beyonce y Bruno Mars, que ya cantaron en ediciones pasadas. Además, el himno de EEUU -que se canta antes del partido- será entonado por Lady Gaga. El partido comienza a las 20.30 y transmiten ESPN y FoxSports.

El recital del entretiempo tiene algunas cifras increíbles: por ejemplo, el tiempo de armar el escenario. Desde que los equipos entran al túnel para ir al vestuarios al final del primer tiempo, Coldplay tendrá siete minutos para empezar a cantar.