La goleadora que tiene un diario íntimo

Yamila Badell la rompe en Málaga y se toma tiempo para todo; también estudia materias on line

En agosto del año pasado se fue a defender a Málaga de España luego de que vieran lo que podía hacer dentro de una cancha. Porque lo suyo no son solo goles.

Yamila Badell, con apenas 20 años vivió cosas muy intensas en estos meses. Y lo hizo sola, ya que su familia permaneció en Montevideo, por lo que de esa manera, la dificultad se potencia aún más.

Con un tonito malagueño en su voz –aunque ella dice que no se da cuenta– se abrió al diálogo para comentar lo que ha sido su vida en España, de donde está a punto de retornar, pero con las ganas de volver a ese fútbol del primer mundo.

"Vivo en un apartamento con dos compañeras y por suerte, está cerca de todo. Tengo el subte, los trenes de cercanía, el autobús (sic), taxis, la bici del ayuntamiento de Málaga. Eso está muy bueno", afirma.

Para Yamila, "el paseo marítimo de esta ciudad me hace acordar a la rambla de Montevideo. Me queda a minutos de casa, entonces agarro el mate y me voy un largo tiempo a caminar. Me gusta tener mi tiempo y espacio y conectarme conmigo misma".

Uno de sus orgullos más grandes más allá de jugar allí, es que la llamaron para tomar parte de una fundación que lleva a un jugador y una jugadora del club a poder contar quién es, recalcar los valores a niños. "Entonces hemos ido a centros educativos a inculcarle valores y a enseñarles cosas. Me encanta. Cada cosa que vivo es un momento único y que se queda guardado en mi corazón y en la mente", admite Yamila.

Otra de las tantas cosas que disfrutó fuera del fútbol en Málaga fue la Feria de Fuengirola. "Se hacen casetas de todos los países y obviamente que Uruguay estuvo presente. Nos invitaron y fuimos con el Gato (Marcelo) Romero, el Chori (Castro), Fede Ricca y el cónsul uruguayo. Pasaban música uruguaya y comimos asado y cordero. Estuvo muy bueno", recuerda.

"El Gato estuvo como ayudante técnico de Málaga. Lo conocí y es una persona bárbara. Me invitó a la casa, pero no coincidimos en los horarios. Se portó muy bien conmigo, igual que el Chori", afirma.

De un día para otro, Yamila se vio sin sus padres en un país ajeno y con 20 años. De todas maneras, reconoce que "luego de dos meses, practiqué con la sub 20 en Uruguay y eso me sirvió para estar con los míos. Después me vine y hasta junio me quedé en Málaga. Ya me estoy por volver. Uno necesita de la familia, un abrazo, un beso, tus padres, mi abuela. Sentarte solo en una mesa es muy difícil, pero me acostumbré. Igual me considero una persona fuerte en ese sentido. He madurado muchísimo en todo".

También indicó que "capaz que alguno piensa que porque una está en Europa es millonaria o que está agrandada, y nada que ver. Me acostumbré a hacer los mandados, ir al súper, ver qué llevo, qué congelo para comer después. Además, me sorpendí ya que descubrí una faceta en mí: ahora cocino. De ver a mi abuela, aprendí a hacer de todo".

Yamila estudia en Málaga "por internet. El Estado uruguayo te da materias por esa vía, se llama 'Uruguayos por el mundo', entonces ingresás a la plataforma y te anotás en las materias. Tengo clases on line y el profe me envía materiales y yo consultas. Hay que dedicarle mucho tiempo, no te podés distraer porque no es cara a cara con él. Algún día aspiro a ser profesora de educación física o fisioterapeuta".

También escribe un diario íntimo. "Me analizo las cosas, mi estado de ánimo. Lo repaso bastante seguido. Cuando me quedaban 40 días para volver a Montevideo, empecé la cuenta regresiva. El ser humano cuando está solo, empieza a valorar más las cosas. Extraño muchísimo ir al liceo. Antes, sonaba el despertador y mi madre me decía: 'Dale, Yamila, hay que ir al liceo'. Si valoráramos más las cosas, seríamos más felices", comenta con gran madurez para sus 20 años.

A sus compañeras de equipo "les intriga qué es el mate, a qué sabe (sic), si es droga. Pero con ellas vivo en un grupo muy bueno. Me hacen acordar a mi club en Uruguay, Colón, el cual era como una familia".

Yamila vuelve por estos días a Uruguay. "Me gustaría extender el contrato", dice. Y ya lo anotó en su diario íntimo.


YAMILA BADELL
Su nivel futbolístico

"En lo deportivo, empecé jugando los cinco últimos partidos de ida y anoté ocho goles. Después, en el primer partido me hice un esguince de tobillo. Jugamos en cancha de césped sintético. Volví tras tener fecha libre y convertí dos tantos más. Luego retorné con cuatro goles contra Villanovense, en el siguiente encuentro anoté uno y luego otro. A su vez, con Málaga jugamos la Levante Cup y fui la goleadora con ocho goles. Para ser mi primera experiencia en el exterior y en el club, creo que me ha ido muy bien y espero poder seguir en este club en el cual me han tratado tan bien en esta temporada".

VER A SUÁREZ
Su ídolo en vivo

"Poder ver a mi ídolo (Luis Suárez) jugar en La Rosaleda junto con Messi, no tiene precio. Me gusta mucho cómo juega Barcelona"

MARCELO ROMERO
Un apoyo

"Conocer al Gato Romero fue muy bueno, porque él me ayudó mucho en mi estancia en Málaga".


Populares de la sección

Acerca del autor