La gimnasia uruguaya vive un sueño Mundial

Luego de participar en Toronto, Débora Reis disputará su primer campeonato del mundo de gimnasia artística
Cuando tenía siete años fue con su madre a buscar a su hermano al club Hebraica y por primera vez vio una clase de gimnasia artística. Desde ese día, supo que ese deporte –que su madre había practicado pero que hasta ese entonces nunca se lo había dicho– era lo que quería hacer. Hoy, con 19 años de edad, Débora Reis ya es una gimnasta con todas las letras y se prepara para debutar en su primer mundial, cuando mañana comience a participar del torneo que se disputa en Glasgow, Escocia.

"Este momento es algo que no esperaba, que llegó luego de tanto esfuerzo. Desde el principio solo sabía que quería intentar dar lo mejor de mí haciendo algo que amaba y un mundial se veía como el gran sueño", contó "Deby" a Referí desde la ciudad escocesa donde se llevará a cabo el certamen.

La gimnasta, que fue finalista y terminó en el puesto 21° de los recientes Panamericanos de Toronto, destacó la importancia que tiene participar en el principal torneo internacional de gimnasia representando a Uruguay. "Significa mucho para mí", señaló.

"Pasé por demasiadas cosas estos dos últimos años y realmente quería poder salir adelante, con mucho esfuerzo, sacrificio y ganas. Como mi primer mundial, es un sueño hecho realidad, y es el segundo mundial al que se va por Uruguay por gimnasia artística", contó la deportista, que culminó el liceo hace un par de años y que por sus entrenamientos no ha retomado sus estudios, aunque ya sabe que quiere ser profesora de su especialidad deportiva.

"Están las mejores del mundo, campeonas olímpicas, campeonas mundiales... Es lo mejor de lo mejor. Y el nivel es realmente increíble", Deby Reis sobre el Mundial de Glasgow

Junto a ella viajaron los gimnastas Cristian Meneses (que también compitió en el Panamericanos) y Sofía Rodríguez, que a los 16 años hará su primera experiencia. Con tres deportistas, será la delegación uruguaya más grande de la historia en un Mundial.

Entre las mejores

Para llegar a Glasgow, Reis participó en un torneo en Uruguay en el que logró su clasificación. Participará de las cuatro disciplinas: salto, que consiste en tomar carrera, correr y saltar sobre un potro o caballete; barras asimétricas; viga, que es la barra de equilibrio por la que debe desplazarse haciendo distintas figuras; y suelo.

Para la joven, las barras asimétricas son sus preferidas.

Debora Reis

Al hablar sobre el nivel que la espera en el torneo, señaló que "el mundial es la competencia más grande en este deporte". "Es lo que sigue a los Juegos Olímpicos, pero con todos los países o más", comentó en una pausa de sus entrenamientos. "Están las mejores del mundo, campeonas olímpicas, campeonas mundiales... Es lo mejor de lo mejor. Y el nivel es realmente increíble", agregó.

Su preparación para el certamen internacional continuó luego de los Juegos de Toronto. Formada en el club Olimpia, en el último año prefirió ir a entrenar al Campus de Maldonado, y después, en el último mes, se fue a culminar su planificación en Estados Unidos, algo que ya había hecho por primera vez el año pasado debido a que la infraestructura con la que entrena ahí es similar a la de las principales competiciones.

Además de intentar hacer su mejor desempeño en Glasgow, el torneo también puede abrirle las puertas rumbo a Rio 2016. "Esta competencia es la preclasificatoria a los Juegos Olímpicos y de acá se va al clasificatorio", explicó. De todas formas, fue sincera y reconoció que obtener el pasaje al principal evento deportivo del mundo "realmente es algo casi inalcanzable. El nivel es increíble y en la gimnasia es muy difícil la clasificación. Son todas muy buenas", admitió.

Como a todos los deportistas no profesionales uruguayos, el tema de los apoyos económicos para sus entrenamientos también afectó a Reis. "Luego de los Juegos Panamericanos no tuve ningún apoyo", señaló desde Escocia.

"De parte del Ministerio de Deporte recibí US$ 1.565 hace dos semanas", contó. Pero ese monto es una mínima parte de lo que gastó para llegar al Mundial de Glasgow. "Entre el entrenamiento y la competencia salió unos US$ 13.000, que tuvieron que costearlos mi familia, algunos amigos y gente que me apoyó mucho en la cuenta de Redpagos".

La erogación monetaria queda en segundo plano a medida que se acerca la competencia. "Los días previos son de mucha ansiedad y nervios, yo personalmente me siento muy tensa", contó. "Pero es increíble poder ver a cada país entrenando y dando lo mejor".

"Empecé con la gimnasia cuando tenía 7, casi 8 años, porque desde el momento que vi este deporte me di cuenta que es lo que realmente quería hacer, quería intentarlo", recordó Reis, quien por estas horas está "esperando que llegue el gran momento".

Acerca del autor