La generación elegida

Los referentes del plantel de Old Boys consiguieron en 2010 el primer título para el club después de 35 años y lograron ahora el hito de ganarle a Christians una final para la historia

Pasaron muchas generaciones de jugadores de Old Boys. Decenas. Muchos no fueron campeones ni una sola vez, a pesar de jugar más de una década en Primera División. Pero a esta, la de los Garrafa Gaminara, los Negros Salveraglio y González Lerena, la del Seju Gari o el Colo Albanell, quedará para siempre marcada en la historia. Porque fue la que obtuvo un título después de 35 años, allá en 2010, y porque desde ayer marcaron a fuego otra fecha en el calendario: el 29 de setiembre de 2013, cuando en una de las finales con mejor marco que recuerde la historia del rugby uruguayo –4.500 personas en las tribunas del Estadio Charrúa– le ganaron una final hazañosa a Old Christians, el clásico rival: dándolo vuelta 20-12 cuando todo parecía perdido.

Algunos ya casi despidiéndose del rugby de Primera División, otros empezando a ser referentes en un plantel que año a año saca jóvenes jugadorazos, que hacen que el promedio de edad siempre se mantenga bajo. Pero son los referentes, los que condujeron a este equipo y lo transformaron de uno explosivo pero inexperiente, a uno sólido, consciente de lo que quiere y de cómo lo debe lograr.

“Festejar con mis amigos… es impagable”, dice Gaminara a El Observador, y se emociona hasta las lágrimas. Alrededor todo es locura, canto, champagne que vuela por el aire, pero él hace un repaso se su joven carrera –tiene 25 años– y se queda con este título, este lugar, esta gloria: “Jugué con la selección, viví muchas cosas, pero festejar con mis amigos es impagable”, agrega ya con el llanto a flor de piel, mientras sus amigos son los que lo vienen a abrazar para llevárselo a la premiación.

“Quiero felicitar a Christians por el partido, nos plantearon tremendo partido. Por un momento todos pensamos que se nos iba. Pero ya nos había pasado con Polo, de tener rebeldía para irlo a buscar. Creo que tenemos una fortaleza en el grupo que pocos equipos tienen. No es la primera vez que nos toca darlo vuelta. No es casualidad. Peleamos en todas la categorías, hace tiempo que tenemos buenas inferiores, y ahora solo nos queda festejar”, agrega el Garrafa.

Santiago Vilaseca es otro de los integrantes de esta generación elegida. Y con un plus especial: era el único jugador del plantel de ayer que le había tocado estar en 2007, cuando Old Christians ganó la final 20-6 para cortar la hegemonía de Carrasco Polo, dejando al azulgrana con las manos vacías.

“Éramos algunos los que habíamos perdido en 2007 y era una revancha interna, queríamos sacarnos la espina. Y es un sueño cumplido, ganarle a Christians es lo que soñás desde chico cuando subís a Primera”, expresa el “Alfajor” en el medio del festejo.

“Estaba difícil, todos sabíamos que estaba complicado, pero quedaba un buen rato y había chance de darlo vuelta. Teníamos que corregir errores, recuperar el scrum, tener la pelota, más que nada. Y a partir de ahí largarnos a jugar, y cuando la tuvimos aprovechamos, pudimos puntuar y así estamos festejando”, agrega uno de esos hombres que ya se ganó un lugar especial en la galería de cuadros históricos de Old Boys. l


Populares de la sección

Comentarios