La generación anhelada

Luego de un impasse donde no aportó jugadores en el proceso 2011, la sub 20 vuelve a tener candidatos para subir al proyecto de Tabárez

Tarea dura la de conducir jóvenes. En tiempos donde anda tanta cosa por la calle. En momentos donde son tentados cada vez más jóvenes para salir al exterior. En años donde pululan los empresarios por todos lados. La función del formador se torna compleja.

Además del aspecto futbolístico se debe aprender a convivir con otro tipo de realidades. 

Entonces no resulta sencillo plantar la semilla y esperar el tiempo suficiente para que la fruta madure. En el trayecto ocurren un montón de imponderables.

A modo de ejemplo, Oscar Tabárez denunció en diciembre de 2011 al programa Derechos Exclusivos de CX 26 que: “Hay empresarios que le dicen a los chicos sub 15 y sub 17 que deben aceptar ser representados para entrar en la selección. Eso es indignante y es injusto que se pretenda inducir que tienen niveles de influencia donde no los tienen. Nosotros en ese tema somos muy claros. Acá las cosas se hacen con profesionalidad y nadie tiene ninguna influencia”.

Bajo estas perspectivas y otras que no salen a luz se debe trabajar.

¿Cuál es la misión? Además de prestar atención al aspecto humano hay un tema futbolístico. Y al margen del gane o pierda el proyecto tiene como destino final la selección mayor.

En los últimos tiempos se produjo un vacío que pocos visualizaron poniendo el ojo en el manido tema del recambio. Entonces, cuando se repiten las convocatorias, se llega a decir de que algunos van a tomar mate a la concentración.

Y no se mide que, por ejemplo, hay generaciones que de pronto no reúnen la calidad de otras.

Esta historia de Tabárez se inició en 2006 y recién pudo comenzar a tomar jugadores del equipo Sub 20 que fue al Mundial en 2007.

Aquella fue una generación productiva desde el punto de vista de los profesionales que dejó como legado para la selección absoluta.

Del grupo que conducía en aquel entonces Gustavo Ferrín salieron para la mayor las dos piezas más codiciadas de este mercado de pases en Europa: Luis Suárez y Edinson Cavani.

Suárez se vio impedido de jugar el Sudamericano debido a que su equipo, Groningen de Holanda, no lo cedió.

Otros que se sumaron fueron Martín Cáceres, pilar de la defensa del equipo de Tabárez, y Emiliano Alfaro que contó con escasas posibilidades debido a la calidad de delanteros que reúne la celeste.

En 2009 la selección Sub 20 de Uruguay es dirigida por Diego Aguirre.

Los celestes volvieron a clasificar al Mundial de la categoría y como aporte quedaron cuatro jugadores que pasaron a formar parte del proceso mayor.

Los dos primeros en sumarse fueron Nicolás Lodeiro y Sebastián Coates.

Con el primero Tabárez se jugó la patriada de hacerlo debutar en el repechaje por un lugar en el Mundial de Sudáfrica ante Costa Rica en San José. Coates se sumó en ese entonces también al grupo.

Los otros dos jugadores contaron con pocas chances: Matías Aguirregaray y Abel Hernández.

El tema es que, después de 2009, se produce un vacío. La generación que jugó el Sudamericano de 2011 apenas aportó a su capitán Diego Polenta, citado en alguna reserva.

Entonces ganó la preocupación. Se subió a Gastón Ramírez, de la generación 2009, y se debió esperar por una nueva cosecha.

Debieron pasar dos años para encontrar un grupo que, en el mero juego de las especulaciones, pueda aportar soluciones futuras a la selección de Tabárez.

Acá se debe tomar en cuenta que en poco tiempo se producirá un proceso de recambio natural. Por razones de edad hay algunos  futbolistas que comenzarán a perder peso. Es lógico.

De pronto no se apunta al Mundial de 2014 pero los juveniles que conduce Juan Verzeri y que el sábado juegan la final del Mundial, serán quienes apuntalen el proceso de 2018.

A la hora de analizar futuros candidatos para conformar el plantel de la celeste mayor se pueden destacar los nombres de Nicolás López, Sebastián Cristóforo, José María Giménez, Emiliano Velázquez, Guillermo Varela, Felipe Avenatti, Diego Rolan, Gianni Rodríguez, Diego Laxalt y Gastón Silva entre otros.

¿Por qué ellos? Las condiciones de López están a la vista. Juega al más alto nivel en la Roma y demostró ser desnivelante. Claro que no es sencillo ganarse un lugar en la ofensiva de la absoluta. Miren Abel Hernández que espera hace tiempo su oportunidad.

En la zaga los centrales demostraron ser proyectos de buenos jugadores.

Para el lateral derecho, una zona que quedó renga por las lesiones de Fucile, apareció Guillermo Varela vendido a Manchester United. Gianni Rodríguez puede ser otra opción para la izquierda.

Sebastián Cristóforo se presenta como un pichón de Ruso Pérez.

Felipe Avenatti se puede transformar en el futuro Abreu que este plantel perdió.

El proyecto de Uruguay, luego de impasse, puede volver a encontrar la cosechar de su siembra.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios