La fórmula del éxito

Diego Forlán y Luis Aguiar son los motores del equipo aurinegro y ya comienzan a jugar de memoria
El gol de Luis Aguiar tras la gran jugada de Diego Forlán para el 2-1 de Peñarol ante Liverpool el pasado domingo mostró en acción a los motores encargados de encender el juego de los aurinegros.

Si bien el equipo aún no ha logrado la regularidad que el entrenador Pablo Bengoechea pretende, llegó a la punta de la tabla junto a Nacional, en gran parte gracias a los impulsos de ambos jugadores.

Antes de que empezara el Apertura, en el partido presentación de la nueva figura carbonera, Aguiar tuvo su primer guiño con Forlán al cederle un penal. "Pablo nos designó al 'Canario' y a mí para los penales y que entre nosotros decidiéramos. Yo por respeto y porque llegaba recién al club, donde otros jugadores lo estaban haciendo antes, pregunté si quería pegarle él. Él me dijo que lo pateara yo y traté de ponerme lo más tranquilo posible para que se diera el gol", contó el 10.

De a poco, ambos referentes del equipo han mejorado el entendimiento entre ellos en el campo de juego. "Yo estaba seguro que la iba a jugar atrás, son jugadas que no se hacen mucho, no solo por el dribling sino por el pase atrás", dijo el volante mirasol sobre la maniobra del atacante para el gol del domingo en Belvedere.

Ambos jugadores ya habían protagonizado otra gran jugada colectiva en la fecha 6, cuando le ganaron 3-1 a Racing. Marcelo Zalayeta se la pasó a Forlán, quien de taco habilitó a Aguiar para el segundo tanto aurinegro.

Con el correr de los partidos, la adaptación del dos veces Pichichi de la Liga Española con sus nuevos compañeros ha crecido, y viceversa. "Es jugar, entrenar. Con los partidos y con bastante fútbol, el entendimiento hace que yo los vaya conociendo y ellos a mí, y obviamente hablando dentro de la cancha", decía el 10 mirasol tras el partido en el que golearon por 4-1 a Sud América en la quinta fecha.

El diálogo de Forlán con los compañeros también ha sido clave, así los destacó Aguiar tras el partido de Belvedere al hablar de la jugada de su gol. "Él está acostumbrado a jugar afuera donde esas jugadas se hacen. En la semana habíamos hablado del tema, estaba seguro que la iba a tirar atrás", señaló.

En la cancha, ambos son de los que más hablan. Forlán se encarga de ordenar a los delanteros para que estén atentos cuando él reciba la pelota. En la cancha de Liverpool, el argentino Martín Luque fue a quien más le habló, incluso con rezongos.

En tanto, Aguiar es la voz cantante con todos sus compañeros, incluso con su nuevo compañero, a quien poco le ha importado todos los pergaminos del delantero y le ha pedido ayuda en la marca.

A nivel táctico, Forlán tiene total libertad para moverse por el frente de ataque y el Canario también llega con frecuencia al área rival, tanto es así que ha aprovechado sus incursiones para anotar cuatro goles, con dos asistencias del 10, y ser el goleador carbonero en el Apertura.

"Se dio la casualidad de que habíamos estado hablando del pase atrás y él justo hizo esa jugada", agregó Aguiar sobre la jugada que protagonizó con Forlán, su nuevo socio, con quien comienza a jugar de memoria.


Populares de la sección

Acerca del autor